Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rozalén y Tanxugueiras confluyen en Bueu

Rozalén con las tres integrantes de Tanxugueiras y los músicos Ismael Guijarro e Iago Pico, en Bueu | .

Dicen que cuando el río suena agua lleva. Aún no se sabe cómo continuará la historia de amistad que empezó este fin de semana entre Tanxugueiras y Rozalén, una historia con punto de encuentro en Bueu. Ya lo dice el propio disco publicado por la artista albaceteña en 2017, “Cuando el río suena”. La cantautora, que es una de las artistas más conocidas y premiadas de la escena musical española, estuvo el domingo en el Pazo da Cultura de Pontevedra para asistir al concierto de fin de gira de Tanxugueiras, en el marco del Culturgal. Una relación que continuó el lunes y ayer en Bueu, donde las artistas continuaron conociéndose y conviviendo. No hay nada seguro, pero si en el futuro se materializa una colaboración entre ellas la génesis habrá que buscarla en la localidad de O Morrazo.

La propia Rozalén compartió una imagen en sus redes sociales con las integrantes de Tanxugueiras –Olaia Maneiro, Aida Tarrío y Sabela Maneiro– tomada en Bueu, con la playa y el entorno de Agrelo-Portomaior de fondo. La elección de Bueu como punto de encuentro fue por una cuestión de logística: allí tiene la sede PlayPlan, la productora que se encarga de la representación de Tanxugueiras y de organizar, entre otros, el Festival SonRías Baixas.

La presencia de Rozalén –ganadora de un Goya en 2020 por la canción “Que no, que no” de la película “La boda de Rosa” y en 2021 del Premio Nacional de Músicas Actuales– no pasó desapercibida en el concierto del domingo ni estos días en Bueu. Cuando subió su mensaje a las redes sociales lo acompañó del siguiente texto: “Hoy comienza un viaje en el que llevo mucho tiempo deseando embarcarme… Será largo. Y difícil. Pero ojalá me traiga mucho aprendizaje y muchas personas bonitas a mi vida. En Galicia empieza… Buena señal”.

Un post que generó muchos comentarios de ánimo y aplausos, el primero de ellos de uno de uno de los grupos con más seguidores a nivel nacional, La Pegatina. La banda, con fuerte relación con la villa de O Morrazo, escribió que “si el viaje empieza en Bueu es buena señal”.

La admiración entre Rozalén y Tanxugueiras viene de hace tiempo, de antes de que el trío de cantareiras se erigiese como una de las principales apuestas para representar a España en el próximo festival de Eurovisión. “No hay que olvidar que Rozalén comenzó en el mundo de la música tradicional y tiene un amplio conocimiento al respecto”, cuentan algunas de las personas presentes estos días en ese encuentro. El objetivo es conocerse, convivir, compartir experiencias y dejar un camino abierto para que en el futuro pueda surgir de una manera natural una posible colaboración entre ellas.

Un momento del concierto de fin de gira de Tanxugueiras en el Pazo da Cultura, dentro de Culturgal. | // ROCÍO CIBES

La experiencia también le ha servido a Rozalén para conocer mejor las Rías Baixas, en especial Bueu y la comarca de O Morrazo, donde ha podido disfrutar de los paisajes y de la gastronomía local. La cantautora permaneció hasta primera hora de la tarde de ayer en Bueu y después de una comida conjunta en establecimientos de la Praza Massó emprendió viaje de regreso. Un viaje que a lo mejor tiene un trayecto de vuelta en el futuro o que se puede plasmar en forma de música.

Habrá que estar atentos a para ver, o más bien escuchar, si el río suena.

Compartir el artículo

stats