Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retraso de Costas para la segunda fase del astillero de Banda do Río pone en riesgo la subvención

Un acto en el interior del astillero de Banda do Río.

Un acto en el interior del astillero de Banda do Río. Gonzalo Núñez

Con incertidumbre, preocupación y hasta con un punto de molestia espera el Concello de Bueu la autorización de Costas del Estado para acometer la segunda fase de la rehabilitación del antiguo astillero de Banda do Río. La solicitud se presentó hace ya un año, en julio de 2020, y desde entonces el consistorio aguarda por un permiso que es imprescindible para poder licitar y ejecutar las obras. El Concello tiene una concesión administrativa sobre este espacio, pero la titularidad sigue siendo del Estado.

Esta situación pone en riesgo la financiación para este proyecto, que corre a cargo de una subvención del Plan Concellos 2020. La Diputación de Pontevedra aprobó una ayuda de 112.000 euros y las bases establecen que los trabajos deberían estar concluidos a lo largo del próximo mes de noviembre. “Confiamos en que haya una prórroga. En caso contrario nos veríamos obligados a renunciar a ese proyecto y presentar otro para no perder el dinero”, reconoce el alcalde de Bueu, Félix Juncal. La incertidumbre sobre esa posible prórroga ya obligó al gobierno local a renunciar a la compra de dos vehículos –una barredora mixta y un camión con grúa– debido a los extensos plazos de entrega, por encima de los 200 días.

La obra tiene un plazo de ejecución de entre tres y cuatro meses, aunque como se trata básicamente de cuestiones relacionadas con la musealización de la antigua carpintería, ese periodo se podría reducir. No obstante, desde el gobierno local de Bueu no ocultan su malestar por una demora que se prolonga ya un año. “Nos está molestando esta situación porque tenemos todo preparado para licitar los trabajos, solo a la espera de recibir la autorización por parte del Estado”, afirma. El regidor aprovecha para criticar que esta situación “es la consecuencia de que el ministerio que ordena, decide y dirige sobre la costa esté radicado en Madrid y desconoce la singularidad de nuestro litoral y de las rías”.

El interior de la antigua carpintería de ribera de Banda do Río, en Bueu. Gonzalo Núñez

Así las cosas, desde la administración se han fijado ya un plazo para tomar una decisión sobre esa segunda fase de la rehabilitación del astillero. “Si en los primeros 10 o 15 días de septiembre no sabemos nada nos veríamos obligados a renunciar y a buscar otra alternativa para ese dinero”, manifiesta el alcalde bueués. Si antes de esa fecha la Diputación decidiese prorrogar el periodo para la justificación de la subvención el Concello mantendría el proyecto y seguiría esperando. En el caso de que finalmente tenga que renunciar, lo más probable es que vuelva a incluir la segunda fase en una próxima convocatoria del Plan Concellos.

El proyecto necesita dos autorizaciones: la de Costas del Estado y la de la Consellería de Cultura, a través de su Dirección Xeral de Patrimonio Cultural. Este segundo permiso ya fue concedido en el mes de febrero sin mayores problemas por parte del departamento autonómico.

La presentación del último Encontro de Embarcacións Tradicionais de Bueu, organizado por Os Galos. Santos Álvarez

La demora ya provocó un encontronazo con Os Galos

La demora que se acumula con la licitación y ejecución de la segunda fase ya provocó un encontronazo con la Asociación Os Galos. El colectivo vinculado a las embarcaciones tradicionales presentó en el mes de mayo a través del Rexistro Xeral un escrito en el que anunciaba la suspensión de cualquier colaboración con el Concello de Bueu mientras no se ejecutase esta obra. Una ruptura que afecta, entre otros aspectos, a la reciente Semana da Cultura Mariñeira o al Encontro de Embarcacións Tradicionais. El proyecto museológico fue elaborado por la empresa Renovatio S.L. y por la conservadora e historiadora Asunción Terroso. La propuesta defiende una intervención “discreta”, en la que toda la “fuerza y el protagonismo” recaigan sobre el propio astillero. Las actuaciones previstas incluyen, entre otras acciones, la recuperación de la sierra de cinta y el foso; la exposición de herramientas, partes de barcos y plantillas; un tramo, a modo simbólico, de la rampa de botadura; y textos y gráficos explicativos sobre el funcionamiento de la antigua carpintería de ribera.

Compartir el artículo

stats