Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio autoriza la segunda fase del astillero de Banda do Río, que podría estar lista durante el verano

El astillero y la playa de Banda do Río, en el centro de Bueu. Gonzalo Núñez

El proyecto para la segunda fase de la recuperación del astillero de ribera de Banda do Río, en Bueu, ya tiene el visto bueno de la Consellería de Cultura. El documento acaba de recibir el informe favorable de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural y desde el gobierno local de Bueu confían en poder preparar los pliegos de contratación durante las próximas semanas para licitar cuanto antes las obras. El objetivo es que la intervención pueda estar concluida a lo largo de los meses del verano.

El presupuesto de esta segunda fase asciende a 112.000 euros y la financiación procede íntegramente del Plan Concellos 2020, con fondos aportados por la Diputación de Pontevedra. El proyecto abarca dos frentes y se divide en dos lotes. Por un lado, la urbanización exterior y los remates pendientes y, por el otro, el contenido museológico del espacio. La primera fase concluyó en el verano de 2018 y también se costeó con cargo al Plan Concellos.

La propuesta para la musealización de la carpintería ha sido elaborada por el responsable de la empresa Renovatio SL y experto en la recuperación y conservación de patrimonio artístico, Guillermo Rodríguez, y por la conservadora e historiadora Asunción Terroso. En el documento de intervención abogan por una actuación “discreta”, en la que se reduce al mínimo la presencia de elementos construidos para que “toda la fuerza y protagonismo” recaigan sobre el propio astillero. “Interesa que la carpintería se conserve como pieza de museo en sí misma, sin desvirtuar su valor histórico y auténtico”, exponen en la memoria.

El acto inaugural de la primera fase del astillero de Banda do Río, en septiembre de 2018, con Félix Juncal y Carmela Silva. Gonzalo Núñez

El plan museológico incluirá como cuestiones más destacadas la recuperación de la sierra de cinta y del foso en el que se trabajaba con esta máquina; restauración de la sierra circular regruesadora; dotación de tres bancos de trabajo de carpintero; exposición de las herramientas, partes de barcos y plantillas; colocación de un tramo de la rampa de botadura; montaje de una mesa de trabajo y planos; disposición de embarcaciones; y los textos y gráficos explicativos. Este material interpretativo se dispondrá en forma de vinilos aprovechando el cierre perimetral de vidrio que se construyó durante la primera fase de la rehabilitación.

Un momento del espectáculo acrobático en la inauguración de la primera fase del astillero. Gonzalo Núñez

La intervención museológica se fija entre sus objetivos recuperar cuatro áreas fundamentales en una construcción de estas características. La primera es la parte de la carpintería en sí, donde se podrán ver las máquinas y las herramientas de mano que se empleaban. La segunda es la oficina, donde se tramitaban los encargos, contratos y había maquetas modelo. La tercera es el área de montaje de los barcos, en la que se propone ubicar un banco de carpintero y una embarcación tradicional a medio construir. Finalmente se plantea un espacio en el que estarían los botes ya concluidos. Aquí habría que incorporar instrumentos relacionados con las fases de careado, calafateado, sí como elementos como timones o remos. Y para ayudar a visualizar como era el proceso de botadura se reconstruirá un tramo de la rampa.

La carpintería de ribera de Banda do Río, conocida popularmente como la de Purro, estuvo operativa hasta 2003, cuando su último responsable, Manuel González “Purro”, se jubiló.

Una intervención “pionera” que sirve de ejemplo en otros puntos de Galicia

Desde la Alcaldía de Bueu confían en que durante las próximas semanas se pueda licitar el proyecto, que cuenta con un periodo de ejecución estimado de tres meses. El regidor municipal, Félix Juncal, agradeció la implicación y colaboración de colectivos como la Asociación de Amigos das Embarcacións Tradicionais Os Galos, que contribuyeron a “enriquecer” el proyecto de musealización. Juncal reconoce que la intervención sobre la carpintería fue “cuestionada” e “incomprendida” a pesar de que, tal como recordó, contó con el visto bueno y supervisión de la Dirección Xeral de Patrimonio. “Fuimos pioneros a la hora de apostar por conservar y rehabilitar la única instalación de estas características de la ría de Pontevedra y es una satisfacción ver que otros ayuntamientos promueven una propuesta de actuación y soluciones muy similares”, explica en alusión a la intervención que promueve en la actualidad el Concello de Outes, en A Coruña.

Imagen de la zona del astillero después de su polémico desmontaje.

Desde el ejecutivo bueués defienden que la obra en Banda do Río es un “compromiso firme y decidido no solo con la conservación del patrimonio, sino también con su puesta en valor y recuperación”.

Compartir el artículo

stats