El techo de cristal del rural: solo uno de cada cuatro vecinos cuenta con estudios superiores

En los distritos del centro casi la mitad posee títulos universitarios, máster o doctorado | En algunas partes de Coia, Teis, Bembrive o Lavadores el 20% no ha llegado a finalizar la primaria | El 41% tiene la secundaria

Foto de fondo: vista general de Vigo.

Foto de fondo: vista general de Vigo. / Marta G. Brea/FDV

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

Vigo ya destaca entre las grandes ciudades de España por su nivel educativo al ser la séptima con una mayor proporción de titulados superiores. Sin embargo, dentro del término municipal existe una importante frontera que hace que ese 31% de graduados, licenciados o doctores se concentre en los barrios del centro y solamente uno de cada cuatro vecinos del rural haya completado estos estudios. Así se desprende del censo del Instituto Nacional de Estadística que, en su última actualización con los datos del 2021, detalla calle a calle diversos indicadores económicos y demográficos como la profesión, nacionalidad o nivel de estudios.

En la parte más baja de esta pirámide académica se encuentran los analfabetos y aquellos que tienen los estudios primarios incompletos o solamente cuentan con el título de la educación primaria. Apenas suponen el 14,45% del total de la ciudad al alcanzar las 42.690 personas, pero su distribución está más asociada a la edad que a la renta. En todo el barrio de Teis ronda el 20%, una cifra que se replica en el interior de Coruxo, Oia o Comesaña. En el centro de la ciudad solamente la zona de Santa Marta con Torrecedeira, Don Bosco, Pizarro y calle Coruña muestran valores que duplican a su entorno. El número de personas que no saben ni leer ni escribir alcanza los 219 vecinos, una cifra residual pero sorprendente en 2023.

En la “zona media” se incluyen a aquellos que cuentan con la primera etapa de educación secundaria y similar, la segunda etapa de educación secundaria con orientación general o profesional o la educación postsecundaria no superior. Las sucesivas reformas educativas la convierten en la clasificación más numerosa con el 41,69% de sus 294.651 habitantes hace dos años dentro de ella. De esta forma, puede oscilar entre el 24,31% de los vecinos de la Praza de Compostela al 56,20% de la parroquia de Matamá. Al igual que los técnicos e ingenieros que proliferan alrededor de los polígonos, plantas como la de Stellantis o el Parque Tecnológico y Logístico se nutren de una mano de obra que supera en el 50% en Valladares, Coruxo, Zamáns o Beade.

Sin embargo, las mayores desigualdades llegan con la educación superior. En los estudios universitarios se incluyen las enseñanzas de formación profesional, artes plásticas, diseño y deportivas de grado superior, títulos propios de 2 o más años posteriores al bachiller, grados y licenciaturas, diplomas y títulos propios. Estos 82.311 vigueses se concentran principalmente (un 41%) en los tres primeros distritos electorales que conforman el centro urbano. Y aunque los graduados y licenciados se han acabado extendiendo por casi todo el municipio –su valor más bajo es del 18,32% en el octavo distrito– las titulaciones pos siguen siendo una ‘rara avis’ para la mayoría del rural vigués, donde apenas superan el medio millar de doctorados.

Apenas un 12% de escolares

El INE recuerda que para garantizar el secreto estadístico todos los datos están redondeados aleatoriamente a múltiplos de tres. En este detalladísimo censo electoral también se incluye a los menores de 15 años en sus datos, aunque los considera como “no aplicables” al estar todavía en edad de escolarización obligatoria. Son los barrios de Navia –con entre el 24 y 30% de sus habitantes– Barreiro (20%) o Pereiró (17%) los que cuentan con más escolares. El valor más bajo se da en el Barrio do Cura, ya que apenas el 7,56% de sus vecinos son así de jóvenes. No obstante, la futura urbanización podría revertirlo notablemente.

niveles de estudios en la ciudad

Los barrios más envejecidos concentran los estudios básicos

Esta franja de la población está muy ligada a la edad al ser obligatoria actualmente la escolarización hasta los 14 años.

Su porcentaje más bajo se da en el barrio más joven: Navia. En este polígono apenas supera el 3,3% frente al 28,64% que apunta a entre las calles Marín y Cangas en Coia, a menos de un kilómetro. En el centro de la ciudad solamente la zona de Pizarro se aproxima al 20% de vecinos con esta titulación, cifra que se replica en la zona de Teis limítrofe con Chapela y las inmediaciones de la A-55 en Bembrive y Lavadores.

La mano de obra no formada domina las parroquias

Dos de cada cinco vigueses apenas continuó su formación más allá de la etapa obligatoria hasta la secundaria. Esta población se constituye como el sustento de la clase obrera para industria y servicios, superando el 50% de los vecinos en todas las parroquias del rural vigués.

El triángulo conformado por Pi y Margall, Gran Vía y la zona baja de Areal son las secciones donde su porcentaje cae por debajo del 30%. Curiosamente, donde su porcentaje es más cercano a la media de la ciudad el resto de clasificaciones también se equilibran, convirtiendo a estos barrios en los más representativos.

García Barbón y Rosalía triplican a los graduados de Coia y Bouzas

Si el centro de la ciudad ya destacaba por ser el que concentraba un mayor número de profesores, sanitarios y abogados, la suma de todos los titulados universitarios o con ciclos superiores posteriores al bachiller llega a convertirse en el grupo más numeroso en los tres primeros distritos.

De esta manera, el eje de García Barbón tiene más de un 45% de graduados y licenciados y ni siquiera otras zonas de rentas altas como Canido (37%) y Alcabre (33%) se acercan a este dominio. Su proporción más baja llega entre Coia y Bouzas, con apenas el 15% de sus habitantes con esta titulación.

Los estudios posuniversitarios eligen zonas particulares

Los titulados en máster y doctorado son los que muestran una distribución más irregular a pesar de representar solamente el 3,73% de los vigueses. En zonas como Hispanidad o López Mora se producen concentraciones de esta población altamente cualificada debido a las edificaciones sin haber un efecto barrera.

Entre Colón, la zona portuaria, Urzáiz y Oporto se roza el 10% de vecinos con máster o doctorado en su haber, triplicando la media de la ciudad. Por el contrario, en algunas calles de Cabral, Candeán y Coruxo no llegan a representar ni al 1% del vecindario.