Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grupos Photonics y Alter se adhieren al proyecto de la planta viguesa de microchips

La multinacional polaca es el principal fabricante europeo de materiales para fotónica mientras que la empresa sevillana proveerá los servicios de ingeniería | Lograr encaje en el Perte estatal, objetivo clave de cara a 2024

Ejemplo de una “sala limpia” como la que tendría la planta .

La carrera de Vigo por albergar la que será la primera fábrica de microchips fotónicos del sur de Europa (con un laboratorio de investigación asociado) está más viva que nunca. Impulsada por Zona Franca, Concello, Diputación y Universidad, tiene en su punto de mira hacerse con una porción de los fondos del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte), dotado con 11.000 millones, anunciado por el Gobierno para desarrollar una industria de semiconductores en el país.

Un proyecto que tras año y medio de reuniones, trabajo y estrategias empieza a madurar, pero que cuenta todavía con varias incógnitas. Quizás la más importante era la de sus socios, que cuentan con un perfil puramente industrial como del sector tecnológico e inversores nacionales y regionales. Uno de estos nombres es el de VIGO Photonics, principal fabricante europeo de materiales e instrumentos para fotónica que, coincidencias a parte con su nombre, tiene su sede en Polonia y opera a nivel mundial con filiales en Estados Unidos y Taiwán.

La reunión mantenida esta semana en la que participaron Regades, Caballero, Reigosa y Carmela Silva, entre otros.

Su primer vínculo con la ciudad se forjaría como socio industrial de esta futura planta, a la que aportaría su experiencia de décadas en el sector de la producción de materiales y dispositivos semiconductores para aplicaciones fotónicas en la industria (control de potencia y calibración láser), en la protección del medio ambiente (análisis de gases, control de calidad del agua), medicina (análisis de sangre no invasivos), defensa y seguridad.

VIGO Photonics se pone como objetivo para 2023 desarrollar proyectos de I+D en el campo de las tecnologías fotónicas, circuitos integrados y tecnologías de fuentes infrarrojas. A este respecto hay que recordar que la iniciativa de la planta viguesa incluye también un laboratorio de I+D+i –que según ha ido adelantando la Zona Franca, se situará en el edificio de la calle López Mora–, por lo que la sinergia entre ambos proyectos es total.

Junto a este potente socio estratégico se enmarca también Alter Technology, una empresa nacional (con sede en Sevilla) proveedora de servicios de ingeniería, calidad, pruebas y embalaje de componentes para aplicaciones en entornos hostiles. Se trata de una entidad de referencia para la mayoría de las agencias espaciales internacionales y grandes integradores que se sumará también al proyecto vigués.

Esta futura planta de chips contará además con el apoyo inversor de una empresa familiar viguesa vinculada a los sectores de la pesca y el mar, cuyo nombre prefiere mantenerse de momento sin desvelar

Esta futura planta de chips contará además con el apoyo inversor de una empresa familiar viguesa vinculada a los sectores de la pesca y el mar, cuyo nombre prefiere mantenerse de momento sin desvelar.

De igual modo, la parte económica pública que necesita la iniciativa vendrá de la mano del nuevo Perte. Por ello, esta misma semana, los impulsores de esta planta empresarial fotónica –entre ellos, el alcalde Abel Caballero, el delegado David Regades, la presidenta provincial Carmela Silva y el Rector de la UVigo, Manuel Reinosa– mantuvieron una teleconferencia clave para la financiación del proyecto, en la que participó Jaime Martorell, comisionado para el Perte de Semiconductores, Guillermo Gómez Fontecha, coordinador de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales y representantes del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Los objetivos iniciales para esta fábrica, que funcionará bajo el nombre de Sparc, es la producción de unas 1.500 obleas anuales al cabo de cinco años, fijando en 2024 su punto de partida, lo que equivale a colocar en el mercado entre 75.000 y 90.000 chips fotónicos al año. Arrancaría con una primera inversión aproximada de 66 millones de euros.

Un sala limpia de 1.600 m2

Su localización todavía no está definida, pero sí contará con una denominada “sala limpia” de 1.600 m2 de última generación para la fabricación de volúmenes medios y altos de chips de semiconductores, así como un centro de I+D. La futura factoría ya se ha puesto manos a la obra en la captación de clientes a nivel europeo, contactando con una treintena de firmas y rubricando cartas de intenciones de 17 clientes.

Sparc incluirá un programa de formación de recursos humanos, vínculos con las universidades gallegas para acceder al talento, internarse en el ecosistema de fotónica europea, así como fomentar un ecosistema de empresa demandantes de soluciones fotónicas en Galicia y España, entre otras competencias.

Porto do Molle acoge un curso de pilotaje de drones para agentes de los cuerpos de seguridad

Las instalaciones de Porto do Molle, en Nigrán acogieron un curso de formación de la empresa viguesa Vig-Sec Drone, de pilotaje de drones en operaciones de seguridad y emergencias, como por ejemplo la lucha contra los incendios para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El curso se clausuró en el parque empresarial donde los pilotos realizaron una prueba práctica final. A la clausura asistieron el delegado del Estado en la Zona Franca, David Regades; el alcalde de Nigrán, Juan González Pérez; el Inspector Jefe de Operaciones de la Policía Nacional, José Manuel Fernández Lago; la Inspectora Delegada de Formación de la Policía Nacional, Ruth Martín Martínez; y el Comandante Jefe de Operaciones de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, Óscar Graña.

En este caso, David Regades explicó, “el apoyo se concretó en la disposición de las aulas del Consorcio en Vigo, para que Vigo-Sec Drone pudiera impartir la formación teórica de este curso, y espacio al aire libre en el parque empresarial de Porto do Molle, para la formación práctica con los drones”. El delegado del Estado subrayó “la importancia de este tipo de formación para los agentes que cada día se enfrentan a situaciones en las que la tecnología les puede ayudar”.

Compartir el artículo

stats