Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La planta fotónica viguesa tiene ya clientes y creará de inicio hasta 90.000 chips al año

La producción alcanzará las 1.500 obleas anuales | Los impulsores cierran la base de los socios inversores y tecnológicos | De nombre Sparc, comenzará con 60 empleos directos

Ejemplo de una “sala limpia” como la que tendría la planta de Vigo. CEDIDA

El pasado marzo de 2021 supuso el punto de partida para un proyecto que se antoja clave para Vigo y su área. Concello, Zona Franca, Deputación y Universidad de Vigo presentaban entonces el proyecto para crear la primera fábrica de microchips fotónicos del sur de Europa (con un laboratorio de investigación asociado). Un año y tres meses después, aquella iniciativa que contaba con mucho trabajo detrás es hoy “un proyecto maduro” con la intención de hacerse con una porción de los fondos del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) anunciado por el Gobierno para desarrollar una industria de semiconductores en el país. Para ello, fuentes conocedoras de la evolución de Sparc, como se denominará la futura empresa, explican que la planta ha cerrado ya la base de los socios inversores y tecnológicos que respaldarán el proyecto, para el que ya existen clientes finales y objetivos: la fábrica producirá unas 1.500 obleas anuales cuando inicie su andadura a finales de 2024, lo que equivale a colocar en el mercado entre 75.000 y 90.000 chips fotónicos al año.

Sparc (siglas en inglés para Semiconductor III-V Foundry and avanced research center) engloba tanto la planta como el laboratorio de I+D+i que tendrá asociado y que, según ha ido adelantando la Zona Franca, se situará en el edificio de la calle López Mora. La idea es que tras la primera inversión, que como publicó FARO será de 66 millones de euros, la fábrica comience la producción en dos años o, como mucho, a comienzos de 2025.

Para ello, sus impulsores cuentan con una base de socios iniciales ya cerrada y el apoyo de administración necesario, incluyendo la presencia de Vigo Activo, sociedad de capital riesgo de la Zona Franca de Vigo. De igual forma, cuentan con un socio industrial de renombre en el sector de los chips fotónicos, si bien todavía no puede ser desvelado. Así, cuentan con: socios de perfil puramente industrial nacionales, inversores puramente financieros nacionales, socios tecnológicos e inversores regionales.

Francisco Díaz, Abel Caballero, David Regades y Carmela Silva, con los chips en 2021. Ricardo Grobas

El comienzo de la fábrica, cuyo emplazamiento en Vigo tampoco ha sido desvelado, contará con 60 trabajadores (se estima que podría llegar hasta los 150 directos y más de 800 indirectos) y será con ellos con los que se iniciará la producción de las 1.500 obleas anuales. En caso de que el mercado de chips fotónicos siga creciendo al ritmo actual (de entre el 20% y el 26%), se calcula también que en solo un año se tendría que aumentar la capacidad de producción.

Se planea una nueva ronda de financiación privada el próximo año

decoration

Así, la idea es que en un plazo de tres meses se dé el pistoletazo oficial a la firma y el proyecto pueda concurrir al Perte de microchips de 12.250 millones, así como a otras líneas de financiación. En este sentido, las mismas fuentes resaltan el “espaldarazo” que supuso la declaración de la ministra de Industria, Reyes Maroto, en relación a las posibilidades de Galicia para acoger “uno de los ecosistemas que se pueden generar en torno al Perte”.

Junto a estos fondos de recuperación Next Generation, Sparc prevé seguir creciendo en el futuro. De hecho, ya se está pensando en abrir nuevas rondas de financiación privadas el próximo año. Hasta ahora la iniciativa logró captar 20 millones de euros de este tipo de inversores.

Los chips fotónicos, cuya producción en Europa la realizan solo la Smart Photonics de Eindhoven, Países Bajos, y el instituto HHI de Berlín, Alemania, podrían utilizarse a las comunicaciones del vehículo autónomo, el 5G, la seguridad, la sensorización de edificios o la medición de parámetros biológicos a partir de una gota de sangre, entre otras muchas aplicaciones.

Compartir el artículo

stats