Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo lidera la investigación en el área de Pesquerías del IEO cuya sede el Gobierno le niega

El oceanográfico de Cabo Estai copa el 35% de los proyectos científicos, mientras que Santander, lugar elegido por el Ministerio para ubicar la nueva jefatura, apenas el 10%

Vista general de la sede del IEO en Cabo Estai. | // ALBA VILLAR

El argumentario expuesto por la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, para cederle a Santander la nueva sede del área de Pesquería del Instituto Oceanográfico Español (IEO) en detrimento de Vigo, se va deshaciendo a medida que pasan los días. “Aquí [en Santander] se concentran el trabajo de asesoramiento e investigación científica más importante en términos de pesca. (…) Es de justicia que esta sede del IEO se haga aquí”, sostenía la ministra el miércoles de la semana pasada ante la mirada complaciente del presidente cántabro Miguel Ángel Revilla. Pero nada más lejos de la realidad. Como ya ha analizado este periódico, en ninguno de los potenciales criterios científico-técnicos que habrían motivado la decisión, Santander supera a Vigo. Ni en su flota, la gallega representa hoy casi la mitad (49%) de los buques que hay en España; ni en su tejido empresarial asociado a la pesca, las empresas gallegas produjeron peces y moluscos por valor de 183,7 millones de euros solo en 2020; y, por supuesto, tampoco en el potencial investigador de su Academia: el Campus do Mar suma más de 6.000 proyectos de investigación a lo largo de solo los últimos cinco años.

Pero es que ni siquiera esos “criterios científicos-técnicos” que la titular del Ministerio de Ciencia e Innovación mencionó de forma etérea se corresponden a la actividad investigadora real de los nueve centros que el IEO tiene repartidos por todo el Estado español. Si se analizan los proyectos de investigación firmados por el IEO en su información oficial del área de Pesquerías, el oceanográfico vigués copa algo más del 35% de los proyectos científicos, mientras que Santander, lugar elegido por el Ministerio para ubicar la nueva sede de la jefatura de este área, no llega al 10%.

El trabajo de Pesquerías

La tarea principal de Pesquerías es mantener actualizada la base de datos que controla la información sobre el stock de peces, moluscos y crustáceos que son relevantes para la flota española. “La investigación se dirige al conocimiento de la biología de las especies, a la evaluación de sus poblaciones, a los factores bióticos y abióticos que influyen en ellas y a la propia actividad pesquera”, reza su declaración de intenciones.

Y es que el Instituto Español Oceanográfico de Vigo es puntero, precisamente, en este área. Según la propia información pública del IEO, en los últimos años, esos proyectos que tienen como epicentro las instalaciones de Cabo Estai han sido fundamentales para el área. De hecho, desde Vigo se ha capitaneado el seguimiento y análisis de las pesquerías españolas en el Atlántico Nordeste. La flota pesquera española que faena en aguas europeas del nordeste atlántico desarrolla un variado número de pesquerías en caladeros del oeste de Escocia, suroeste de Irlanda, golfo de Vizcaya y aguas ibéricas, también cantábricas. Su principal objetivo es proporcionar datos de la actividad pesquera de la flota con la calidad requerida para uso científico.

Además, el IEO de Vigo ha desarrollado proyectos de investigación de todo tipo dentro del área: estudios sobre la población de pez espada; sobre todo tipo de recursos marinos en el Atlántico; sobre la biología de especies de fondos marinos; sobre biodiversidad de los ecosistemas marinos; y un largo etcétera de estudios asociados al medio.

Valencia quiere entrar en el reparto de jefaturas

El Gobierno valenciano también quiere entrar en el reparto de sedes del Instituto Español de Oceanografía. El equipo del socialista Ximo Puig ha sido uno de los que más ha bregado en esta legislatura por esa descentralización que parece haber arrancado modestamente. En vista de que el Ministerio de Ciencia e Innovación seguirá sus planes de adjudicar la sede de Medio Marino y Protección Ambiental del IEO a otra ciudad que no sea Madrid, la Administración valenciana ha aparecido en escena, pero de forma tímida: son conscientes de un potencial conflicto en el seno de su propio partido. Puig ha sido uno de los principales adalides que han luchado por acabar con la centralización de las instituciones, repartiendo sedes oficiales por todo el Estado. “¡Si está en Madrid hasta el Instituto Oceanográfico! Oiga, pues que esté en Vigo o en Cádiz, pero ¿también tiene que estar esto en Madrid?”, fue uno de sus ejemplos más sonados. Aunque no llegó a reclamar nunca este organismo, sí lo hizo abiertamente con la sede de Puertos del Estado. Petición que hizo al presidente Pedro Sánchez por carta. El objetivo del área que le interesa a Valencia es la de Medio Marino y Protección Ambiental, radicada de momento en Madrid, y tercera pata del IEO es el conocimiento de la dinámica marina y los procesos oceanográficos. También el estudio de la influencia de la variabilidad de los mismos en el ecosistema, la biodiversidad, y los recursos marinos y la interacción del océano y el clima. Mantiene un programa de seguimiento de la contaminación marina de cuyos resultados se informa a los organismos nacionales e internacionales pertinentes.

Compartir el artículo

stats