Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Golpe del Gobierno a Galicia: desmembra el IEO y deja a Vigo sin sede

El Gobierno traslada ambas referencias institucionales a Cantabria y Murcia, aunque el de Vigo es el principal centro de toda España y pionero en la cría de nuevas especies

Panorámica de las instalaciones del IEO en Cabo Estai. | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Octubre de 2021. La ciudad de Valencia acoge la celebración del 40º Congreso del Partido Socialista. El barón territorial Ximo Puig capitanea una reclamación a la que se adhiere el grueso de las comunidades autónomas, para disgusto de la popular Isabel Díaz Ayuso: que las sedes de organismos estatales se repartan por todo el territorio español y dejen de estar concentradas únicamente en Madrid. Moncloa tomó nota y puso la maquinaria en marcha, y empezó a considerar ese ejercicio de descentralización una señal de “patriotismo”.

Fue ahí cuando en Galicia, y Vigo en particular, se alimentó la expectativa real de albergar la sede central del Instituto Español de Oceanografía (IEO), que hoy se asienta en la calle Corazón de María de la capital. Esa descentralización no solo se fue descafeinando poco a poco –para limitarla a entes de nueva creación–, sino que ha dado la espalda por completo a la ciudad que acoge el mayor centro de la red del IEO en todo el país. La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, anunció ayer que las sedes de pesquerías y acuicultura del Instituto dejarán Madrid, pero a destinos exóticos: Cantabria y Murcia, respectivamente.

“Es de justicia que la sede esté en Cantabria”, apuntó la ministra en referencia a esta área de investigación, en una decisión que justificó por “criterios técnicos y científicos”. La de pesquerías es, junto con la de acuicultura y medio marino, una de las tres patas que sostienen la tarea científica del IEO en España. No detalló esos criterios “técnicos y científicos”. En Vigo tienen como puerto base los dos principales buques oceanográficos de la entidad, Ángeles Alvariño y Ramón Margalef, amén de que en este centro gallego trabajan alrededor de un centenar de personas, la mayoría de ellas en investigación. Es el del mayor tamaño de la red del IEO, que tiene otros ocho repartidos por el litoral español.

El Ángeles Alvariño es el mejor dotado técnicamente, con ecosondas multihaz, que son las que aportan mayor información científica del fondo marino. En mayo iniciará, desde Vigo, una nueva campaña para explorar los fondos rocosos; el Ramón Margalef acaba de iniciar, desde el mismo puerto, un nuevo estudio para la monitorización de especies y hábitats marinos.

Ecosistema privilegiado

El potencial del IEO de Vigo no se queda dentro de las paredes del centro de Cabo Estai, ya que se dispara si se tienen en cuenta las sinergias con el Instituto de Investigaciones Marinas-CSIC de Bouzas, el Oceanográfico de A Coruña y toda la investigación marina que se desarrolla en las universidades y otras instituciones gallegas. Aspectos que no han contado dentro de los “criterios técnicos y científicos”, ni siquiera teniendo en cuenta la diferencia entre las capacidades pesqueras de Galicia y Cantabria.

La flota cántabra cuenta con 132 barcos registrados, como consta en el censo oficial de la Secretaría General de Pesca, frente a los casi 4.300 gallegos. Al margen del aspecto cuantitativo, la flota gallega representa más del 40% de todo el músculo extractivo de España; la de Cantabria no llega al 2%. Tampoco el hecho de que el naval vigués sea el único de toda España especializado en la construcción de buques oceanográficos: Armón Vigo tiene cuatro unidades de este tipo en cartera; Freire Shipyard se ha adjudicado otro para Estados Unidos, y está reformando un offshore en un buque investigador de élite para el expatrón de Google.

Fue la Universidad de Vigo la que enarboló este potencial para impulsar la creación del Campus del Mar, que aúna a 6.000 investigadores gallegos y del norte de Portugal en el ámbito de las ciencias marinas. Y que tienen en la ETEA la posibilidad de contar con un recinto privilegiado y único en el mundo. Vigo es también el primer puerto de Europa en pescado fresco y acoge las sedes de la Agencia Europea de Control de la Pesca y la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados (Anfaco-Cecopesca). La propia FAO pretende disponer de una oficina en la ciudad.

No en Santander o Murcia. Y será en Mazarrón donde se ubicará la sede del área de acuicultura, pese al liderazgo del IEO vigués en el desarrollo de especies en cautividad. Fueron sus investigadores, de hecho, los que sellaron un “hito científico internacional” al conseguir la reproducción de pulpos tras más de veinte años de investigación. Múltiples entidades de todo el mundo habían fracaso repetidamente. Los primeros ejemplares serán comercializados a partir del próximo año.

El fracaso con el laboratorio de bivalvos, primer golpe al sector

En mayo de 2017 la Comisión Europea decidió suprimir el laboratorio de referencia para los contaminantes virales y bacteriológicos de los moluscos bivalvos, que tenía su sede en Reino Unido. Galicia aspiraba a hacerse con él y, aunque ya no tenía ninguna opción, hizo campaña durante mese (la decisión de la CE de suprimirlo se tomó en mayo de ese año).

Sí lo sabían en el Ministerio de Pesca (entonces con Isabel García Tejerina al frente) pero, aparentemente, nadie informó a la Xunta, como destapó FARO. Entonces el Partido Socialista, en Santiago y Madrid, arremetieron con dureza contra la ministra y la conselleira do Mar, Rosa Quintana. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez dio después por buena la gestión de la predecesora de Luis Planas.


Compartir el artículo

stats