El Puerto de Vigo, cada vez más líder en coches, pesca y... fruta

Interior de la nave de 
perecederos de Termavi
en Guixar. |   // G. DAVILA

Interior de la nave de perecederos de Termavi en Guixar. | // G. DAVILA / José Carneiro

José Carneiro

José Carneiro

El Puerto de Vigo es sinónimo de automóviles, pesca y… fruta. Este tráfico, prácticamente desaparecido durante más de una década, lleva dos años cosechando resultados récord y es una de las razones de la buena salud de la terminal de Guixar en medio de crisis como la pandemia o la subida desorbitada de fletes. De hecho, nunca en la historia se había movido tanta fruta en los muelles olívicos como ahora, ni siquiera en el bienio 2007-2008, justo antes del crack financiero internacional y de que Marín arrebatase este tráfico a Vigo (hasta 2020). El tráfico frutero, la mayoría procedente de Costa Rica, Brasil y Colombia, alcanzó el año pasado las 176.000 toneladas, un 16% con respecto al ejercicio anterior y un 1.128% en comparación con 2019.

¿Qué fruta importa Vigo? Banana, piña y melón, y cítricos, en mucha menor medida, de Sudáfrica. 2020 fue el año clave para este tráfico. La naviera CMA-CGM restablece la conexión con Sudamérica para el tránsito de fruta con una nueva escala semanal de la mano del mayor productor del mundo, el californiano Del Monte Foods. Un acuerdo de impacto en el sector portuario nacional que, en Vigo, comenzó a sustanciarse a principios de ese año con el atraque en Guixar de los buques de la armadora francesa para dejar los primeros contenedores con fruta sudamericana.

A pesar de que hacía una década que Vigo había perdido esa conexión con Sudamérica, el acuerdo alcanzado entre los sindicatos de la estiba viguesa y la entonces SAGEP (Sociedad Anónima de Gestión de Trabajadores Portuarios) para mejorar la productividad del puerto permitió a la terminal olívica recuperar competitividad frente a otras dársenas vecinas, lo que derivó, entre otras cosas, en el regreso a la terminal de contenedores de mercancía procedente de Costa Rica y Colombia, principalmente piña y plátanos, que hasta ese momento hacían escala en el puerto de Marín, donde esta operativa era más económica.

Desde entonces, esta línea marítima desde América con fruta de Del Monte ha catapultado las cifras de este tráfico en el puerto vigués. De hecho, el sector de la alimentación ha sido uno de los verdaderos protagonistas del tráfico portuario durante la pandemia, soportado bien esta crisis e incrementando su tráfico. La decisión de establecer Vigo como destino de la fruta procedente de Sudamérica ha dado un gran impulso al tráfico reefer contenerizado, al tiempo que ha contribuido notablemente a diluir las pérdidas de tráfico de otros grupos de mercancía.

Ranking nacional

Según el medio especializado Transporte XXI, basándose en datos de Puertos del Estado, Vigo se situó en 2020 en la sexta posición del ranking nacional, respecto a las 28 Autoridades Portuarias que gestionan los Puertos de Interés General de España. Los primeros puestos de la tabla fueron para Bahía de Algeciras, Valencia, Barcelona, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife.

El Puerto de Vigo cuenta con varias instalaciones especializadas para el intercambio modal de fruta, tanto en la importación como en la exportación, y situadas en las cercanías de la terminal de contenedores: DART (Davila Reefer Terminal), donde se gestiona la mayor parte de este tráfico de productos perecederos, y el PCF (Puesto de Control Fronterizo).

Davila cuenta con más de 5.000 m2 de instalaciones totalmente acondicionadas para el tratamiento de mercancías de temperatura controlada y sus correspondientes conexiones de frío, una docena de cámaras refrigeradas para conservar esta mercancía a temperaturas diferentes y cerca de una treintena de bocas de carga para el cambio de intermodalidad que pretenden aprovechar la estratégica situación que ocupa Vigo geográficamente, en ruta de todos los flujos marítimos norte-sur, cubriendo el norte de Portugal, la meseta y el resto del noroeste de España.

PIC

Además de estas modernas instalaciones, el Puesto de Control Fronterizo cuenta con laboratorios y oficinas para los funcionarios que intervienen en la inspección de esta mercancía perecedera procedente de países no comunitarios, desde pesca fresca y congelada, a conservas, desde donde se ofrecen las máximas garantías sanitarias.

[object Object]

La Autoridad Portuaria ha iniciado el pilotaje de la estructura que permitirá ampliar la explanada anexa al puerto pesquero. El objetivo es conseguir un espacio extra de 8.300 metros cuadrados en no más de seis meses para mejorar la operativa de los transportes pesados que a diario entran y salen del recinto para abastecerse de pescado con destino a todas partes de España. La compañía encargada de ejecutar esta fase del proyecto es Trabajos y Obras Sato, con un presupuesto de 316.000 euros (sin IVA), según la adjudicación firmada a principios de marzo. La obra cuenta con todos los permisos medioambientales posibles pero aún así ha levantado ampollas entre los colectivos ecologistas, algunos partidos políticos y la administración local, que lleva meses criticando esta ampliación frente al auditorio Mar de Vigo. Además de en O Berbés, el Puerto planifica otra ampliación en Bouzas para ganar línea de atraque para los buques Ro-Ro, un proyecto consensuado con los operadores de la terminal y que tendrá mucho menor impacto ambiental que las contempladas hace unos años.

Suscríbete para seguir leyendo