Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra activa una candidatura de unión en el PP: “Superar divisiones y no repetir errores”

Jesús M. González, Alfonso Marnotes, Elena Muñoz, Javier Guerra, Teresa Egerique, Diego Gago y Patricia López, en O Castro. Marta G. Brea

Sin fecha todavía para el congreso local, pero con (al menos) dos candidaturas calentándose en la cocina del partido. El PP de Vigo se despide de octubre con un escenario peculiar: sus afiliados no saben aún cuándo deberán acudir a las urnas para escoger a su nueva directiva municipal, de la que probablemente salga a su vez el aspirante las municipales de 2023; pero ya ven cómo toman forma dos candidaturas.

Diputados, senadores y ediles lanzan una propuesta para “sumar”: “Hay que presentarse fuertes, unidos, con raíces en Vigo y de abajo a arriba” | “No hay adalides ni salvadores”

La encabezada por la delegada de la Xunta, Marta Fernández-Tapias, que aunque no ha anunciado de forma pública y abierta su intención de optar a la presidencia del grupo, sí ha movido ficha y empezado a reunirse con militantes; y la promovida por Javier Guerra, senador, exconselleiro, exedil, un histórico del PP olívico y que ya en 2016 se presentó a unas primarias para liderar el partido, carrera que entonces ganó Elena Muñoz.

  • Fernández-Tapias ya se postula como candidata a liderar el PP vigués

Una y otra candidatura no están desde hoy en el mismo punto. Al menos de cara al público. Mientras Fernández-Tapias mantiene aún la incógnita de forma oficial; Guerra presentó ayer a FARO su propuesta, una fórmula que pivota sobre tres ejes claros.

Primero, la “unidad” –en una conversación de 30 minutos la palabra se repite casi una veintena de veces–. Segundo, la necesidad de constituir una lista “de abajo a arriba”, conectada con los militantes. Y tercero, la marca made in Vigo, el “enraizamiento” en la ciudad y la estructura del PP olívico.

De los tres conceptos, el acento se pone en el primero, escenificado ya en la propia puesta en escena. Por encima de sensibilidades y trayectorias, en la “iniciativa” activada por Guerra –reacio todavía a hablar de candidatura como tal– se han embarcado los principales rostros visibles del PP de Vigo: el actual portavoz municipal, Alfonso Marnotes; los concejales Teresa Egerique, Patricia López y Jesús Marco González; el diputado Diego Gago y la senadora Elena Muñoz, su contrincante en las primarias de hace cinco años. “No estoy con el retrovisor puesto. Lo pasado, pasado”, aclara Guerra. La lista, eso sí, recalcan sus integrantes, no está cerrada y aspira a seguir sumando fuerzas.

“Es un proyecto de unión, donde entra todo el mundo en el partido, sumando gente nueva, pero también con el conocimiento que tenemos, con toda la gente que está trabajando”, recalca Guerra. Unidad y –enfatiza el senador– una propuesta “construida en Vigo”, salida “de abajo a arriba”.

“Detrás hay mucha gente que nos pide que hay que presentarse fuertes, unidos, con un proyecto ilusionante y, si puede ser, surgido de las raíces de la ciudad, de la filiación"

decoration

“Todos los militantes tienen su sitio en el proyecto, todos y cada uno son imprescindibles. No es de ninguna manera un proyecto cerrado y está abierto para que todos sumemos”, incide Muñoz. “Mano tendida” por lo tanto a Fernández-Tapias, que a lo largo de las últimas semanas se ha reunido también con militantes del PP en la ciudad para –como ella misma explicaba hace días– “tomar el pulso y construir una alternativa”.

“Probablemente de esa toma de pulso llegará a la conclusión de que lo mejor es que planteemos una candidatura de unión”

Egerique

decoration

El objetivo: evitar un escenario como el de 2016, cuando llegaron a perfilarse hasta tres candidaturas en la pelea por la presidencia del PP de Vigo –las lideradas por Guerra, Muñoz y Lucía Molares. La fractura antecedió entonces al peor resultado electoral en la historia del partido y lo mantiene aún hoy, años después, con solo cuatro concejales en el pleno.

“Hay que superar las divisiones y no volver a repetir el error. Probablemente la división o distintos puntos de vista que no pudieron aunarse en su momento nos pudieron llevar a un resultado no querido. El camino correcto es el de la unión, desde Vigo”

Marnotes

decoration

La “falta de unión” es también uno de los problemas que explican para Egerique la deriva del PP a lo largo de los últimos tiempos. La propuesta impulsada por Guerra busca precisamente sumar diferentes “sensibilidades” y huir del “personalismo”. “No hay adalides ni salvadores que vengan a solucionar un problema”, incide la también diputada. “Tenemos la obligación de aunar un proyecto común desde Vigo, en Vigo y para Vigo. La unión es el único camino para recuperar el pulso de la ciudad –coincide Gago–. Lo que hacemos es asumir la responsabilidad de lo que nos piden los militantes y la dirección del partido: divididos el resultado electoral es peor; unidos, mejor. La división es peor para el PP y para Vigo”.

Jesús M. González, Alfonso Marnotes, Elena Muñoz, Javier Guerra, Teresa Egerique, Diego Gago y Patricia López, en O Castro. Marta G. Brea

La propuesta cocinada por Javier Guerra es novedosa y hace gala de una suma de fuerzas que –reconocen sus propios integrantes– es poco habitual; lo que no ofrece, sin embargo, son caras nuevas. El exconselleiro lleva décadas en la esfera pública, la mayoría de sus compañeros acumulan un buen puñado de años de gestión política y todos, de un modo u otro, han participado en la crónica popular reciente. En septiembre, en una entrevista con FARO, Fernández-Tapias abogaba por un cambio de estrategia y apostar por la “renovación”, la “regeneración de personas”.

Presente en el ruedo político local desde hace poco más de un año, cuando la Xunta la designó su delegada comarcal, Fernádez-Tapias iba incluso más allá y lanzaba un mensaje claro: “En el partido no sobra nadie y tampoco nadie es imprescindible. Hay que sumar gente que nos aporte lo que hace falta”. El mensaje se comparte solo a medias desde el entorno de Guerra, que anima a “combinar la experiencia y la frescura de la gente nueva”. La propia delegada –recuerda Muñoz– “lleva muchos años afiliada y ha ocupado cargos de responsabilidad”. “Todos hacemos falta. Nadie sobra”.

¿Y después del congreso? ¿Qué pasará en las locales de 2023? “Todo tiene su tiempo. El candidato que surja debe tener el respaldo de todo el partido”, desliza Guerra.

Compartir el artículo

stats