Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación marítima en Vigo: ¿Quién chocó contra el supervelero "A"?

Los representantes del gigante denuncian la colisión de una pequeña embarcación contra su flamante casco

Un velero daña el megayate del magnate ruso por acercarse demasiado R.V.

La concentración de barcos alrededor del supervelero “A” registró este fin de semana un incidente que los representantes del propietario, el ruso Andrey Milichenko, se han tomado muy en serio. Llegó a Vigo solo para unos días, el tiempo justo para relevar a parte de la tripulación y hacer algunos ajustes técnicos, pero de esta escala rutinaria se despedirá con una muesca en su casco. ¿La causa? La colisión de un barquito que mide bastante menos que el submarino que lleva dentro el coloso de 143 metros y tres mástiles.

Ocurrió el pasado domingo, cuando animadas por la jornada soleada, numerosas embarcaciones se acercaron al imponente “A”. Como se puede observar en el vídeo que ilustra esta información, un velero de pequeño porte con cuatro personas a bordo se acerca al costado de babor del megayate. Por la maniobra del patrón, mientras se dirige hacia el gigante uno de los acompañantes iza la vela de proa y al menos en este momento todavía mantiene el gobierno de la embarcación. Pero la placentera escena tardó poco en cambiar.

Al aproximarse tanto al “A”, esta descomunal superestructura anuló casi por completo el escaso viento del que disponía el pequeño para lograr virar solo con el apoyo de la brisa. Perdido el control del barco, la colisión era inevitable. Por mucho que intentó virar acabó golpeando el imponente casco, rayándolo a lo largo de unos diez metros. Y los daños pudieron ser mayores de no ser porque al final el timonel consiguió separarse del “A” tras encender el motor fueraborda y acelerar a toda velocidad marcha atrás.

Pero los afectados no están dispuestos a perdonar este incidente. La consignataria del buque, Joaquín Davila & Cia, ha presentado ante Capitanía Marítima una denuncia contra la embarcación deportiva. Desde esta agencia confirman a este periódico que el “rayón” provocado en el costado del supervelero es “importante”.

Sanción de 500 euros como mínimo

Por esos hechos, la pequeña embarcación se expone a la apertura de un expediente sancionador “por colisión” que dependiendo de la gravedad tipificada podría derivar en una multa no menor a 500 euros. Como primer paso de su investigación, la autoridad marítima deberá identificar al causante del choque. Esta labor que pudiera parecer fácil por los numerosos vídeos que circulan en redes tropieza, en cambio, con una problema documental: la matrícula que luce este casco de apenas cinco metros de largo está incompleta.

Tarde lo que tarden las pesquisas en dar con el paradero de esta embarcación, todo indica que el "A" no esperará por el resultado. Hasta hace unas horas mantenía su intención de abandonar la ría rumbo al norte de Europa a lo largo del día de mañana, así que también se da por seguro que se llevará de recuerdo de "Vigo" la muesca en su babor.

Compartir el artículo

stats