Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amazon tendrá nuevo casero en Porriño

El centro logístico de Amazon en Porriño, Pontevedra

El centro logístico de Amazon en Porriño, Pontevedra

El mercado inmobiliario en el polígono industrial de Porriño cotiza al aza y dan fe de ello los movimientos en ciernes. El centro logístico de Amazon cambia de dueño. La nave, ubicada en el polígono de industrial de Prado Budiño, se encuentra inmersa en una operación de compraventa que implicará un cambio de manos de la propiedad en la que opera el gigante del ecommerce, según avanzaron fuentes del mercado a FARO.

La operación, todavía en pendiente de confirmación, implicará que Amazon tenga un nuevo casero en la localidad pontevedresa. No obstante, el grupo estadounidense continuará con su funcionamiento habitual en estas instalaciones y, por tanto, como inquilina de este espacio logístico.

La compañía de Jeff Bezos desembarcó en O Porriño en 2019 con el que se convertiría en su primer centro de distribución para el noroeste de España. Amazon hace uso y disfrute de las instalaciones del polígono de Porriño pero, como sucede en muchos otros casos, no es la propietaria de la nave, tan sólo la arrendataria.

El codiciado centro de distribución de pedidos de Amazon está localizado en el ramal R-14 del polígono porriñés, en la parcela que anteriormente ocupaba la multinacional del acero Arcerol Mittal. El gigante del ecommerce se asentó en una superficie de 4.661 metros cuadrados donde ha reformado las instalaciones previas para dar luz a un almacén de 4.000 metros cuadrados.

La operación no es sino muestra de empuje que experimenta el canal online y, en consecuencia, la demanda de espacios logísticos. Las firmas buscan almacenes en el centro o en las inmediaciones de las ciudades para poder satisfacer las demandas de un cliente, cada vez más exigente, una tendencia que se viene mascando desde hace unos años en las grandes ciudades y que se deja sentir en Galicia.

La inmediatez se configura como un valor clave a la hora de comprar por internet, motivo por el cual cada vez más compañías buscan espacios logísticos que les permitan satisfacer los requisitos de la última milla. Una tendencia que no ha hecho más que acentuarse con el empuje que ha experimentado el comercio electrónico con la pandemia.

A ello se suma el apetito inversor. Tras un año de gasto contenido por el coronavirus, los almacenes y naves se articulan como un activo apetecible. De hecho, desde hace cuatro años Socimis y fondos internacionales posan su mirada sobre un pujante sector logístico, principalmente en las grandes ciudades, por su rendimiento entre los activos inmobiliarios. A lo que cabe sumar que Amazon es, también, un inquilino interesante por su perfil económico y la estabilidad que confiere a largo plazo.

El centro de Amazon de O Porriño abrió sus puertas con la promesa de crear cuarenta empleos en la zona. Actualmente, esta base de operaciones cuenta con 260 trabajadoras, entre 70 empleados asalariados y otros 190 empleos indirectos, que son conductores de tres empresas de reparto de la provincia de Pontevedra.

Amazon vio la oportunidad de instalarse en Porriño para acelerar las entregas de pedidos en el noroeste de España. Desde la otra persepectiva, Galicia se sitúa quinta entre las comunidades españolas con más exportaciones a través de Amazon, más de 10 millones de euros entre un total de 400 empresas según los datos de la compañía de Jeff Bezos a cierre de 2019. Desde que aterrizó en España en 2011, Amazon ha desembolsado 2.900 millones de euros en infraestructuras, transporte y salarios.

Compartir el artículo

stats