Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estos son los 3.300 edificios llamados a pasar revista en Vigo

Revista a más de 3.200 edificios

Revista a más de 3.200 edificios

Vigo pasa revista este año a una porción considerable de sus edificios: los levantados a lo largo de la década de los 60, cuando la ciudad –impulsada por los vientos del Desarrollismo– vio cómo los bloques de viviendas brotaban como setas en algunas de sus principales avenidas.

El listado de construcciones que deberán presentar este año el informe de evaluación (IEE) abarca 3.268 propiedades repartidas por la ciudad. En el catálogo se incluyen los edificios levantados entre 1960 y 1969 y los de 1971. La mayoría –los construidos de 1960 a 1969– ya habían afrontado en su día la Inspección Técnica de Edificaciones.

En 2021 deberán presentar Informe de Evaluación (IEE) los bloques residenciales levantados entre 1960 y 1969 y en 1971

El listado ayuda a visualizar cómo creció Vigo a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado. De los casi 3.300 edificios, una parte considerable se reparte por puntos como Coia o Teis. Entre Travesía y Camelias, por ejemplo, superan el centenar. Destaca también Urzáiz, con 39 bloques, la avenida del aeropuerto, con 43; o Pizarro, Ramón Nieto y la calle Aragón, todos en torno a la treintena de bloques. Según recoge el Concello en su web, tienen la obligación de presentar el IAE los propietarios de inmuebles de “tipología residencial colectiva”, etiqueta en la que se incluyen tanto bloques con viviendas como inmuebles que acogen hoteles o residencias.

El catálogo de inmuebles a los que el Concello requiere la entrega del IEE en 2021 se extiende sin embargo a lo largo y ancho de la ciudad, a puntos como la calle Salgueira, Sanjurjo Badía, Venezuela, Numancia, Castelao, Camposancos o Castrelos. El período que se abarca este año –la década de 1960 y 1971– coincide con un período de expansión notable en Vigo, que pasó de 145.000 habitantes en 1960 a alrededor de 258.700 en 1981. En 2020 debieron entregar el informe los inmuebles construidos entre 1950 y 1959, que habían presentado con anterioridad el ITE, y las levantadas en 1970.

Loading...

Accesibilidad y eficiencia

El IEE, o IAE, plantea un examen en profundidad de las edificaciones. Además de comprobar su estructura, valora cuestiones como la accesibilidad o la eficiencia energética. A finales de enero la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda envió el decreto al Consello Consultivo para someterlo a su valoración. La previsión entonces pasaba por que la Xunta lo aprobase de forma definitiva a finales de febrero para que pudiese entrar en vigor ya en abril. A partir de ese momento comenzaría a contar el plazo de un año del que disponen las comunidades de propietarios y vecinos para responder a su obligación. En el conjunto de Galicia deberán afrontar la nueva inspección obligatoria 360.000 edificios.

La medida se notará de forma especial en los municipios menos poblados de Galicia. En aquellos que superan los 25.000 vecinos –como Vigo– ya existe una inspección técnica. Su validez se mantendrá y no será necesario repetirla salvo que expire su vigencia, pero los propietarios deberán completarlo con el análisis de accesibilidad y eficiencia energética.

Los últimos datos que maneja el Concello muestran que la ola de rehabilitaciones en las viviendas de la ciudad se han notado de forma directa en la Inspección Técnica de Edificios (ITE). La obras para mejorar fachadas, estructuras, accesos, aislamientos... explican que de las cerca de 400 evaluaciones de edificios realizadas a lo largo del año pasado a inmuebles levantados entre 1950 y 1959, la inmensa mayoría hubiesen logrado un resultado positivo. Apenas una veintena recibieron un balance negativo, lo que representa apenas el 5% del total.

El dato se suma a las casi 800 construcciones en las que Urbanismo anotaba mejoras pendientes de ejecutar. A lo largo del casco urbano de la ciudad –más allá de la zona histórica o el barrio viejo de Bouzas– se reparte un buen puñado de edificios que superan ya el medio siglo de historia.

Precisamente para ayudar a sus propietarios a modernizarlos, reforzar su eficiencia energética y accesibilidad, el Concello ha impulsado programas públicos como el de las Áreas de Rehabilitación Integral (ARI), que ofrece subvenciones a los propietarios para rehabilitar sus viviendas con el respaldo de fondos públicos. Por Vigo se reparten varios núcleos incluidos en el mapa de ARI, como los conjuntos de apartamentos de Santa Clara o el de las edificaciones situadas entre las calles Bueno y Moaña, en Coia.

Compartir el artículo

stats