El maquinista que el 24 de julio de 2013 conducía el tren Alvia que descarriló en Angrois se subió hoy al estrado dispuesto a poner en evidencia las supuestas carencias de seguridad de la línea. "El accidente sirvió de análisis de riesgos, para desgracia de las víctimas y mía", aseveró Francisco José Garzón Amo durante su declaración en la segunda jornada de la vista oral del juicio.

Estaba previsto que a continuación declarase el otro acusado, el exdirectivo de Adif Andrés Cortabitarte, pero la jueza aceptó un aplazamiento a la próxima semana. Su abogado esgrimió que está afectado por el incidente de ayer, cuando el familiar de uno de los 80 fallecidos en el siniestro le propinó un golpe en la cabeza. También apuntó que la comparecencia sería más larga que la del empleado de Renfe.

Garzón, que se derrumbó al comienzo y al final de su intervención, contestó durante unos 55 minutos a las preguntas de su abogado, Manuel Prieto, y luego declinó responder al resto de partes. Las cuestiones de su letrado estuvieron encaminadas a enfatizar que cumplió en todo momento la normativa vigente y que ningún elemento de seguridad impedía que entrase en la curva de A Grandeira a una velocidad muy superior a los 80 kilómetros por hora marcados. "Se podía llegar a la curva a 200 km/h sin incumplir la señalización y el libro horario", aseveró el maquinista.

En directo

Última actualización 16:33

El juicio se retomará el próximo martes 29 de noviembre con tres nuevos convocados: el responsable de seguridad de Thales (empresa integrante de la UTE AVE Ourense-Santiago) para la instalación de ERTMS en la vía de la línea 082; el director de seguridad en la circulación de Renfe Operadora en el momento del accidente; y un tercer testigo sin especificar.

Emilio Martín Lucas finaliza su testimonio y con él la jornada de comparecencias en la Cidade da Cultura de Santiago.

Dice el testigo que no se colocaron balizas en la curva de Angrois antes del accidente porque no estaba en la reglamentación y porque no se había detectado el riesgo. "Porque para tomar una medida extraordinaria de mitigación se tiene que identificar antes el peligro y hasta entones no estaba detectado", asegura en su testimonio

"No sé qué clase de evaluación de riesgos hacen si era la misma para todos los sitios ya que ASFA funciona igual en todas partes", recrimina la jueza.

"No se puede separar el equipo de la persona. Es tolerable si la persona cumple. Si se puede equivocar la persona, pasa lo que pasó", dice.

Dimetronic implantó el sistema ASFA en las proximidades de las estaciones de Santiago y de Ourense, pero como este sistema no tiene protección por exceso de velocidad, entonces la empresa instaladora exporta este riesgo, algo que hace Adif aunque haga referencia al maquinista. Pero el riesgo, como dice Martín Lucas y antes Olmedilla, se traslada a Adif, que es quien contrató las obras.

Inicia su declaración Emilio Martín Lucas, responsable de seguridad de Siemens-Dimetronic para la señalización de los enclaves de Ourense y Santiago.

Concluye su testimonio Olmedilla, que asegura que por norma general y desde siempre, se avisa del riesgo del exceso de velocidad en las líneas ferroviarias.

Expone que Adif indica la ubicación de las señales y las velocidades por tramos y que la UTE se limita a ejecutar los planes, que no tiene ninguna capacidad de decisión sobre estos elementos.

En sus análisis asegura que no tienen en cuenta las curvas, solo los tramos de velocidad. "En sí mismo las curvas no entrañan riesgo, lo que importa es la velocidad", dice a preguntas del fiscal.

Dice que trabajaba para la UTE y que su trabajo consistía en compilar los análisis de riesgo de las empresas que conforman la UTR, darle un formato común, y trasladar la documentación, con copia a Adif, a Ineco, el evaluador independiente.

Comienza la declaración del testigo-perito Juan Eduardo Olmedilla, coordinador de seguridad de la UTE AVE Ourense-Santiago para la instalación de enclavamientos, señalización, ERTMS y ASFA.

Descanso de media hora. Concluye el testimonio de Rebón.

"Si no hay identificación de ningún riesgo, como en el caso de la línea Santiago-Ourense, ¿qué medidas vas a tomar?", declara Fernado Rebón, que insiste en que a su gerencia nunca llegó ningún aviso o alerta de seguridad

Sostiene el testigo que el descenso de velocidad en la entrada en la curva de Angrois no tiene nada de anormal y que en Galicia existen otras curvas similares con incluso un descenso de velocidad más acentuado.

La Abogacía del Estado, con sus preguntas, quiere dejar claro que la gerencia de seguridad en el Noroeste no intervino para nada antes de la puesta en servicio de la línea. Solo actuó cuando recibieron la línea.

Le pregunta un abogado si el objetivo final en seguridad es que los maquinistas acaben conduciendo con los ojos cerrados. "A eso tendemos, me gustaría llegar a ese punto y ser los primeros en la lista, eso sería lo ideal. Cuanto menos factor humano, mejor para todos", responde el testigo.

Ver más

El abogado empezó su interrogatorio tratando de evidenciar las carencias en la formación que Renfe impartió al maquinista. Las prácticas las realizó en la vía 2, que cuenta con una señalización algo más detallada que la 1, en la que ocurrió el siniestro. También recordó, como ya hizo anteriormente, que un jefe de maquinistas había traslado la peligrosidad de la curva, una percepción que él compartía.

Otro de los puntos sobre los que se centró la defensa —Garzón está acusado de 80 homicidios por impudencia profesional grave— fue el de aclarar que estaba obligado a atender la llamada del interventor. Esa comunicación está en el origen de la "desorientación" del maquinista: "En ningún momento dejé de prestar atención a la vía, seguí respetando todas las señales [...] La llamada me desubicó, creía que estaba en el túnel anterior".

13

El juicio del Alvia vive su segunda sesión con la declaración del maquinista EFE Lavandeira Jr / Xoán Álvarez

Al acabar la comparecencia, los letrados de la Abogacía del Estado y de la Fiscalía reclamaron que se incorporen las dos declaraciones judiciales de Garzón en la fase de instrucción, ya que apreciaron "contradicciones" con lo que afirmó hoy. La jueza no admitió la solicitud, de modo que la Audiencia resolverá la cuestión.