Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La variante ómicron tensiona la sanidad gallega: un millar de bajas en el Sergas

Feijóo advierte de que la Atención Primaria está “saturada” y que seguirá en la misma situación tras la pandemia si no se toman decisiones para aumentar el número de médicos

Usuarios del centro de salud Rosalía de Castro en Vigo ALBA VILLAR

Con entre 7.000 y 8.000 bajas al día tramitadas en Galicia, fundamentalmente por COVID, tampoco se libra el Sergas, el departamento encargado precisamente de gestionarlas y cuyo número no se había alcanzado antes en la historia de la comunidad. La variante ómicron ha generado una intensísima actividad, sobre todo en Atención Primaria, y ha llegado en un “momento complicado” para el Servizo Galego de Saúde, según sostiene la Consellería de Sanidade, pues casi un millar de profesionales sanitarios se encuentran de vacaciones, permiso o bajas laborales causadas por el coronavirus, siendo médicos la mayoría de este personal que no está en su puesto de trabajo.

“La variante ómicron afecta a todas las empresas y servicios y el Sergas, obviamente, no es ajeno a esta situación”, indica Sanidade, que precisa que a pesar de esta “importante merma” de profesionales, no ha cerrado ningún centro de salud, aunque en algunos se ha restringido la actividad ordinaria para priorizar la atención urgente.

Los ingresos hospitalarios se mantienen en niveles aceptables y no generan intranquilidad. La preocupación se centra en la Atención Primaria, como ayer reconoció el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, dado que a la asistencia sanitaria en sí se añade la ingente tarea administrativa para tramitar entre 7.000 y 8.000 bajas médicas, más que la pasada semana, cuando el récord diario alcanzaba las 6.000.

“Tienen un trabajo burocrático enorme”, indicó Feijóo, a lo que se suma que no hay recursos “para cubrir jubilaciones, enfermedades o vacaciones de médicos y pediatras”, como viene sucediendo en los últimos años.

“La Atención Primaria está saturada y seguirá igual después de la pandemia si no se toman decisiones para aumentar el número de plazas de facultativos”, advirtió el presidente gallego. Para paliar esta deficiencia de personal médico, recordó que la Xunta demanda una convocatoria MIR extraordinaria y crear la especialidad de urgencias hospitalarias. “El objetivo es que podamos tener dos destinos MIR, el de médico de familia en Primaria y los que quieran hacer urgencias para hospitalaria ya que ahora hay muchos médicos de familia que, finalizada su formación, se van posteriormente a los hospitales, y se sigue descapitalizando la Primaria”, dijo.

Pero a corto plazo, el Sergas busca cómo aliviar la carga burocrática. La principal solución es que en un solo acto el médico se tramite la baja y el alta. Este sistema se iba a implantar entre ayer y hoy, pero ha habido problemas en el protocolo para programar de forma automática la alta médica a los siete días.

Según contaron Feijóo y Comesaña, el Ministerio de Seguridad Social les ratificó que el Sergas lo puede hacer así, pero solicitó que no se le remita el alta “hasta el día siete”, lo que requiere “modificar” los sistemas de información autonómica para que “esa alta que se produce en un único acto quede retenida y no se envíe hasta el día siete” a la Seguridad Social.

“Tardaremos el menor tiempo posible en poder implementarlo; esta misma semana si es posible quedará habilitado ese sistema para que se pueda notificar en un acto único”, dijo el conselleiro.

Por otra parte, Galicia se sitúa como la quinta comunidad autónoma más denunciada el año pasado por supuestas negligencias sanitarias, con 709 casos, un 28% más, de los que 44 han sido con resultado de muerte, según los datos de la Asociación del Defensor del Paciente. Esta asociación, que ayer presentó su memoria anual, recibió 13.156 denuncias en toda España relacionadas a la sanidad pública y privada en 2021, 2.647 más que el año anterior (un 20%), aunque ligeramente inferior a los 13.454 casos de 2019, año anterior a la pandemia.

Compartir el artículo

stats