El avance imparable de la sexta ola de la pandemia

La “crítica” situación en Primaria lleva al Sergas a suprimir consultas en 14 centros de salud del área

Se restringe al menos esta semana la actividad asistencial ante el déficit de facultativos

Paciente, ayer, en la entrada del centro de salud de Beiramar, uno de los que restringirá su actividad asistencial a partir de ahora.  / Alba Villar

Paciente, ayer, en la entrada del centro de salud de Beiramar, uno de los que restringirá su actividad asistencial a partir de ahora. / Alba Villar / Carolina Sertal

Carolina Sertal

Carolina Sertal

Preocupados y sorprendidos, aunque no mucho, puesto que llevan meses lanzando un “SOS” que “nadie ha querido escuchar”. Profesionales de la red de Atención Primaria del área sanitaria de Vigo acogían con estas sensaciones la noticia de que el Sergas suprimirá hasta el próximo 10 de enero la actividad asistencial programada en un total de 14 centros de salud de la zona, a los que a partir de ahora solo se podrá acudir en caso de urgencia o para atención COVID.

Fuentes de la Gerencia del área sanitaria reconocían ayer que “esta semana está sendo de gran dificultade para substituir ao elevado número de facultativos ausentes por diversas causas dada a absoluta carencia de médicos nas listas de contratación”. En este sentido, desde la dirección sanitaria de Vigo se aseguraba que existen en la actualidad unidades de Atención Primaria en las que las ausencias incluso llegan a superar el 50% de las vacantes, es por esto que la Gerencia ha optado por anular las consultas en los centros de salud que atraviesan esta “crítica” situación.

En concreto, la supresión de actividad no urgente afecta a los centros de salud de Navia, Nicolás Peña, Beiramar, Casco Vello, Matamá y Teis, este último en horario de tarde, y también se extiende a las unidades de Atención Primaria de O Rosal, A Guarda, Oia, O Porriño, Ponteareas, Tomiño y Cangas y Moaña (ambas en horario de tarde).

Si bien muchos se enteraban de esta reorganización asistencial a través de la prensa, las primeras reacciones de los sanitarios no se han hecho esperar y la presidenta de la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec) y también profesional del centro de salud de Beiramar, la doctora Susana Aldecoa, apuntaba que “los bloqueos de agendas de pacientes no urgentes ya se venían haciendo porque era imposible soportar la carga asistencial que estábamos asumiendo. Algunos llegamos a atender a 70 pacientes diarios y ya el pasado viernes se nos advirtió de que la situación era insostenible”.

“Con esta medida se reconoce que hay centros con un 50% de ausencias”

Susana Aldecoa

— Doctora en Beiramar

Esta sanitaria comentaba que “con esta medida el Sergas está reconociendo que hay centros de salud con hasta un 50% de ausencias. Eso es una barbaridad y ya la semana pasada fue peor, con un pico de demanda asistencial elevadísimo, pero no se anuló la actividad. En Primaria no se pueden hacer estas cosas porque se le está cerrando la puerta a los pacientes y hay patología más allá del COVID. La solución pasa por contratación de personal y en buenas condiciones, por un empleo digno y por dar competencia a los jefes de servicios de los centros de salud”.

“No hay recursos y no damos abasto. Hay que dedicarse a lo más urgente”

Luis López

— Jefe de servicio en Teis

Desde otro de las unidades afectadas por la restricción de actividad, el jefe de servicio del centro de salud de Teis, Luis López, indicaba que “de tarde estamos dos de nueve profesionales y de mañana, cuatro de nueve. No hay recursos, no hay gente y no damos abasto. Es momento de dedicarse a los más urgente porque no podemos con todo. Nuestra guerra tiene que ser la pandemia y tenemos que frenar esta situación, por lo que hay que priorizar”.

“En nuestro centro de salud hay tres cupos sin médico asignado”

Esther López

— PAC de Ponteareas

Desde el PAC de Ponteareas, otro de los centros que verá restringidas las consultas, la doctora Esther López señalaba que “los profesionales de Urgencias asumimos esta situación preocupados, porque solo en la última semana triplicamos la actividad normal de nuestro servicio. El COVID no está dejando casos graves ahora, pero los casos leves nos suponen una sobredemanda tremenda. Es más, es que en el PAC estamos asumiendo tareas que corresponden a los compañeros de las consultas. En nuestro centro de salud hay tres cupos sin médico asignado, a lo mejor son unos 6.000 o 7.000 pacientes a los que nadie ve. Soportamos agendas diarias de 70 pacientes y, ahora mismo, de 15 médicos faltan casi la mitad”.

Los pacientes sin patología grave no serán atendidos en otros centros

Desde los sindicatos, Manuel González, de la CIG, destacaba que la única alternativa de los pacientes sin patología grave será la de esperar a que se reabran las agendas de los facultativos para consultas programadas y criticaba que “esta restricción de actividade tan só vén a constatar a grave problemática que atravesa a Atención Primaria e a perda dunha asistencia de calidade”.

Por parte de la presidenta del comité de empresa de toda el área sanitaria, María José Diéguez, apuntaba que “los profesionales se están dejando las pestañas en la sexta ola y nadie mueve ficha. Los profesionales están asumiendo jornadas larguísimas, saliendo dos horas más tarde de su puesto de trabajo y a coste 0 para el Sergas, solo por humanidad y por profesionalidad. Los pacientes tienen que recibir la mejor asistencia, pero los profesionales también tienen que poder trabajar en las mejores condiciones”.

Incorporación de jubilados

Con el objetivo de aliviar la sobrecarga asistencial en la red de Atención Primaria, el conselleiro de Sanidade, Julio Comesaña, anunció ayer la reincorporación de un total de 86 médicos jubilados que se repartirán en las diferentes áreas sanitarias para asumir consultas telefónicas de seguimiento COVID y tareas administrativas relacionadas con la pandemia.

Una veintena de médicos jubilados se reincorporan para aliviar la sobrecarga

En el caso de Vigo, se destinarán una veintena de facultativos especializados en Medicina Familiar y Comunitaria, de los cuales ocho iniciarán hoy mismo su labor. Según indicaron fuentes de la Gerencia, los profesionales no superan los 70 años de edad y el objetivo es que refuercen la teleasistencia y trámites administrativos, asumiendo así los cupos de aquellas zonas más deficitarias en cuanto a personal.

Desde el Sergas ya se baraja también la reincorporación de personal de enfermería jubilado que, en este caso, asumirían tareas de vacunación. Esta alternativa todavía se está estudiando, pero supondría dotar al área viguesa de hasta 25 profesionales de enfermería.

Suscríbete para seguir leyendo