Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia llega al pico de la sexta ola con la menor ocupación hospitalaria de España

Los expertos explican los buenos datos por la alta vacunación y el cumplimiento de las restricciones | Los enfermos COVID ocupan el 6% de las camas, una cifra que contrasta con la asfixia de Primaria

Personal sanitario en la unidad de cuidados intensivos de Povisa MARTA G. BREA

La ómicron ha llevado a Galicia a coleccionar récord de contagios en un día y de casos activos de toda la pandemia. Nunca la comunidad sumó tantos infectados ni tantos contagios nuevos en una jornada como durante la sexta ola. Y a la espera de llegar a su pico, prevista para la próxima semana o la siguiente, la buena noticia es que Galicia es la comunidad con menos infectados de COVID en sus centros sanitarios. Y con diferencia con respecto a otras comunidades. De hecho, contrasta la asfixia a que está sometida la Atención Primaria en este sexta ola en la comunidad con el ‘oxígeno” que tienen los hospitales.

Madrid cuadriplica la ocupación hospitalaria gallega

¿Por qué Galicia es la autonomía donde más pacientes tienen un COVID leve que les permite pasar la dolencia en casa sin necesidad de ingresar en un hospital? Una de las principales razones apuntadas por los expertos, incluido el propio Sergas, es el alto grado de vacunación de la población (94% de los mayores de doce años tienen la pauta completa), pero también el mantenimiento por parte de las autoridades y el cumplimiento por parte de la población de las medidas de distanciamiento social.

  • La explosión de la ómicron lleva al 98% de los gallegos a vivir en concellos con riesgo muy alto

La comunidad tiene el 6% de las camas de los hospitales ocupadas por enfermos con coronavirus, cuando la media estatal es del 14%. Todas las comunidades registran dos dígitos en este índice, menos Galicia y Extremadura (7%). El peor dato lo tiene Aragón y Madrid con un 20%. Si en vez de tener en cuenta las camas, comparamos la tasa de ocupación hospitalaria por cada cien mil habitantes, Galicia vuelve a anotarse la cifra más baja, un 18,69, frente al 36, 75 de media. El dato más elevado se lo lleva de nuevo Aragón (64), y por detrás Cataluña y Madrid (49).

Sucede lo mismo si solo nos fijamos en las camas uci, a donde van los enfermos más graves. La ocupación más baja es la gallega con un 6,54%, mientras la media estatal casi es cuatro veces más: 23,62. El peor dato se lo lleva Cataluña: 43. Ninguna otra comunidad tiene un dato con un solo dígito. La autonomía con la segunda cifra más baja es Extremadura y es el doble (12,54%).

Vuelve a pasar lo mismo si observamos la tasa de ocupación por cada cien mil habitantes y no por camas. En este caso, la tasa es del 1,81 en Galicia, y en cambio más del doble en España (4,69). La segunda comunidad con mejor registro es Extremadura, con 2,16. El peor dato es para Baleares (7,77). 

El epidemiólogo Juan Gestal explica las buenas cifras de hospitalización de Galicia así: “La alta tasa de vacunación es quizás la principal razón, junto con una gestión más acertada de la pandemia en cuanto a las medidas de distanciamiento social, y un mayor cumplimiento de estas medidas por la población, en especial los más vulnerables y mayores”.

En la misma línea se pronuncia la Consellería de Sanidade. “La vacunación está siendo fundamental. Es lo más importante y luego las medidas que ha tomado la Xunta,propuestas por el Comité y subcomité clínico, y el comportamiento de la población”, expone.

Un médico internista y miembro de la Sociedade Galega de Medicina Interna apunta otras razones, aparte de la vacunación, que también considera clave: “Influye la incidencia de la infección. Durante casi toda la pandemia hemos estado entre las cinco comunidades que menos incidencia hemos tenido”. Ahora somos la décimo tercera comunidad con la incidencia más elevada: 3.248 casos por cada cien mil habitantes.

Otra posible causa puede ser el funcionamiento de Atención Primaria en Galicia, que con todos sus déficits, ha atendido a muchos enfermos de COVID. “Aquí, hasta ahora se ha hecho un seguimiento telefónico muy potente, en otras comunidades quizás los criterios de ingreso en hospital eran y son más laxos”, expone.

También puede ayudar la dispersión poblacional. “No tenemos grandes núcleos de población ni medios de transporte en los que haya grandes aglomeraciones como el metro de Madrid o Barcelona. No puede ser lo mismo infectarte comiendo en un restaurante o en casa de unos amigos que viajando una hora en un metro abarrotado lleno de gente infectada. La carga viral con la que te infectan ahí es enorme y la presentación clínica tiene que ser más grave a la fuerza”. 

Compartir el artículo

stats