Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Comesaña | Cantante y compositor

“Me gustaría que en mi epitafio pusiesen que fui un gran compositor de canciones eróticas"

El artista vigués confiesa que volver a los escenarios junto a su expareja sentimental, Cristina del Valle, para celebrar el 30 aniversario de Amistades Peligrosas ”significa también cortar de una vez por todas con una serie de malos rollos y con errores que ambos cometimos y que ahora estamos dispuestos a entender y arreglar entre nosotros”

“ME GUSTARÍA QUE EN MI EPITAFIO PUSIESEN QUE FUI UN GRAN COMPOSITOR DE CANCIONES ERÓTICAS”

“ME GUSTARÍA QUE EN MI EPITAFIO PUSIESEN QUE FUI UN GRAN COMPOSITOR DE CANCIONES ERÓTICAS”

Alberto Comesaña (Vigo, 1961) vela sus armas y, otra vez, aunque esta solo por razones profesionales, con Cristina del Valle, con quien formó el proyecto más exitoso de su carrera, Amistades Peligrosas. El vigués y la asturiana se pondrán de gira cuando la pandemia lo permita y, si no, no descartan realizar conciertos en streaming que lleguen a todo el mundo. Con Alberto, que reside en Madrid desde 1989, echamos un vistazo hacia atrás, y hacia adelante, sobre una trayectoria singular cuajada de variadas ocupaciones y alguna que otra sorpresa.

-En medio de esta pandemia surge la noticia de que usted y Cristina del Valle deciden reiniciar la trayectoria de Amistades Peligrosas y la primera pregunta que se me ocurre es por qué.

-No creo que reiniciar sea la palabra correcta. Lo que ocurre es que, un poco antes del confinamiento, como se acercaba la fecha del 30 aniversario de la formación de Amistades Peligrosas, Cristina me planteó que quizás valdría la pena hacer algo, así que me propuso reconstituir el dúo. Al principio yo estuve un poco reticente pero, bueno, lo pensé mejor, porque llegué a la conclusión de que sí, de que valía la pena celebrarlo, y no ya solo por volver juntos al escenario en una gira, sino también porque me daría la posibilidad de echar un vistazo recopilatorio para escribir una biografía del grupo y montar un documental sobre su trayectoria, que es en lo que estoy ahora mismo.

Cristina del Valle y Alberto Comesaña fueron y son Amistades Peligrosas A.P.

-En esa biografía supongo que darán respuesta a muchas preguntas que se hacen sus seguidores sobre por qué se produjo la ruptura, tanto profesional como personal, entre usted y Cristina.

-Bueno, responderemos a muchas preguntas. La verdad es que empezar de nuevo con Cristina significa cortar con una serie de malos rollos y de errores que cometimos y que ahora estamos tratando de entender y de arreglar entre nosotros, y que con este regreso lo vamos a consolidar.

-¿El retorno es solo para esta gira o es otra etapa del dúo?

-Cristina es partidaria de que sea un retorno con todas las consecuencias, pero yo soy más cauto. Me lo tomo como un “Alto el fuego” (que es el título de la única canción nueva que vamos a interpetar), es decir, como un armisticio, un tiempo muerto. Vamos a tratar de hacer lo mejor posible este trabajo y, si la cosa camina bien, si fluye, seguiríamos adelante. Sino, se quedaría solo en esto: la celebración del 30 aniversario y el relato histórico de lo que han sido estas tres décadas.

-¿Cómo se conocieron Cristina y usted?

-Nuestros inicios fueron muy gallegos. Nos conocimos en un programa de fin de año de la Televisión de Galicia y, poco después, nos volvimos a encontrar en otro programa musical, “Auga de Verán”, que se rodaba en el hotel Samil. Recuerdo que, tras una noche loca por Vigo, decidí irme a Madrid ,vivir con ella, y así empezó Amistades Peligrosas.

Cristina del Valle y Alberto Comesaña

-¿Cómo será esta nueva etapa de Amistades? ¿ Va a cambiar algo de su estilo musical?

-Obviamente, lo mismo no puede ser, porque nosotros ya no somos pareja y además han pasado muchos años. Sin embargo, está claro que la gente querrá oír nuestras canciones de siempre, sobre todo los grandes éxitos, y en eso no podemos defraudarles: estarán sí o sí en el repertorio de los conciertos. Además, por supuesto, intentaremos seguir aportando la fuerza interpretativa de cada uno de los dos y esperamos que la gente lo disfrute aunque no sea exactamente igual que antes, si bien será inevitable que el punto de nostalgia siga estando ahí.

"Semen Up se integró en la movida de vigo, sí, pero nunca fuimos del núcleo duro: quizás fuese porque ninguno de nuestros músicos habia pasado por siniestro total”

decoration

-Antes de Amistades, por lo que usted era conocido era, sobre todo, por ser el cantante, y showman, de Semen Up. Dentro de la movida viguesa ¿se sentía plenamente integrado o siempre consideró que el suyo era un caso aparte?

-Sí, algo de eso hay. Para empezar yo llegué a Vigo con la movida ya en marcha. De todos aquellos músicos, al único que conocía bien era a German Copini, que fue digamos que mi enganche con todo aquello. Lógicamente, tuve que disolver a los Semen Up que había fundado en Lugo y, a su vez, fundar los Semen Up de Vigo que,en aquel momento, era el único grupo de la movida que no contaba en su formación con ningún miembro que hubiese pasado por Siniestro Total, como sí ocurría con Golpes Bajos, Aerolíneas Federales o Os Resentidos. De manera que se nos incluyó en la movida viguesa, y nosotros lo aceptamos, claro, pero sí que es verdad que no formábamos parte del “núcleo duro”.

-¿No le ha tentado (o no le han tentado) con la posibilidad de hacer carrera como actor de cine?

-No es que me hayan tentado, es que hubo una etapa de mi vida en yo quería ser actor de cine, más incluso que ser cantante. En1989, empecé a moverme dentro del mundo del cine y me encontré con un productor, que me puso en contacto con un director italiano que estaba buscando un actor que interpretase el papel de un futbolista en una serie que contaba la gesta de la selección italiana en 1932. Se ve que mi pinta le gustó al director italiano y, bueno, ahí quedó eso. Me fui a rodar a Italia.

30

Del Manco a Vanitas: así vivimos la 'movida' viguesa los que fuimos a la EGB Hilda Gómez

-En cambio, su carrera de actor casi se acabó nada más comenzar.

-Sí, porque no era tan fácil como yo pensaba. Lo del futbolista me salió por casualidad, tuve mucha suerte, porque después empecé a presentarme a castings y, aunque llegaba a las finales de todos ellos, nunca conseguí que me eligiesen, siempre había otro al que le daban el papel. Así que, claro, lo dejé de lado y volví a lo mío, a buscar consolidarme como cantante.

-Siendo un artista con carisma y con gran presencia escénica ¿por qué no acabó de cuajar como cantante en solitario?

-Yo lo atribuyo a razones coyunturales y estructurales. Por un lado, yo tenía la sensación de que, cuando alguien se iba de un grupo, en este caso de Amistades Peligrosas, los antiguos seguidores lo sometían a una especie de castigo, preferían recordarte por lo que estabas haciendo antes, y no por lo que hacías en tu nueva etapa.Notaba que, sin saber por qué, algo pasaba que no funcionaba bien. A esto hay que unir que, cuando yo publiqué mi primer disco en solitario, “Perversiones”, las discográficas estaban ya en el inicio de su proceso de destrucción, devoradas por Internet y la piratería. En aquella época, finales de los 90, cada día echaban a alguien de las compañías, y naturalmente a los artistas también nos iba tocando: a quien no alcanzaba una cuota mínima de ventas se lo cargaban. Por si fuera poco, entró a saco lo de “Operación Triunfo” que desplazó y fagocitó todo el espacio potencial que yo, y muchos como yo, teníamos disponible.

-Sin embargo “Perversiones” era un buen disco.

-Para mí, al margen de todo lo aportado en Amistades Peligrosas, y lo digo sinceramente, “Perversiones” es lo mejor que he hecho en mi vida, es mi trabajo más personal y en el que me sentí más a gusto y más satisfecho. “Perversiones”, que desgraciadamente pasó con más pena que gloria, es un disco que recoge mi auténtica esencia. Porque que si pasase a la historia, y lo digo pensando en lo que pondrían en mi epitafio, me gustaría que pusiesen que fui un gran compositor de canciones eróticas, y ahí creo que lo demuestro; ese álbum sí reúne ese espíritu, el de un Semen Up de la segunda etapa, con el porno pop más suavizado, y el erotismo elegante que fue la seña de identidad de Amistades Peligrosas.

-Esto de la pandemia a todo el mundo (sobre todo del mundo del espectaculo) le ha interrumpido algo ¿A usted qué le ha interrumpido?

-La verdad es que en mi vida personal yo soy un hombre muy casero y, desde ese punto de vista, no me ha interrumpido nada. Pero, claro, a nivel profesional lo ha desbaratado todo: no se pueden hacer viajes, ni giras, ni conciertos….Nosotros ya preferimos olvidarnos del 2020, que era cuando estaba previsto el comienzo de la gira, y centrarnos para lo que viene. Y por si acaso, en vista del panorama, no descartamos la vía streaming (conciertos on line) y con ellos llegar tanto a nuestro público español como al latinoamericano. Después de la suspensión de las fiestas de San Fermín, el verano, desde luego, ya lo damos casi por perdido en cuanto a conciertos con público.

-No me extraña que cite, además del español, al público latinoamericano. Allí Amistades fue todo un bombazo.

-Sí, sí y ¿sabes un cosa? Si de algo nos “arrepentimos” Cristina y yo es de no habernos proliferado más allí. En aquella época, había muchos países latinoamericanos con graves conflictos pero, claro, siempre nos queda esa duda o, si quieres, de asignatura pendiente, de haber tenido que estar más tiempo y más veces allí. Porque se trata de un público muy especial y con una singular diferencia con el español: mientras, en España, lo que más se admira es la canción, allí lo que se adora es al artista. Es decir, que si en América Latina triunfas con una canción, quienes te han seguido ya no te abandonan jamás, hagas lo que hagas… sin pasarse, claro.

Compartir el artículo

stats