Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El final de la moratoria dispara un 58% los concursos en Galicia: uno cada día

Industria, comercio, construcción e inmobiliaria, sectores más golpeados una vez finalizado el “paraguas COVID” | Ourense, única provincia gallega que cierra julio sin ningún proceso

Vista aérea del astillero Hijos de J. Barreras, en fase de liquidación tras la declaración de concurso. Ricardo Grobas

Nueva normalidad para lo bueno y para lo malo. El fin de la última prórroga de la moratoria de los concursos de acreedores supuso un incremento de un 57,89% de estos procedimientos en julio con respecto al mismo mes del año anterior. En concreto, el séptimo mes de 2021 registró 19 de estos procesos, mientras que el de 2022 se cerró con 30. Así se desprende del informe Concursos y disoluciones. Julio 2022, elaborado por la firma Informa D&B.

Los sectores más afectados en la comunidad son la industria (con ocho concursos), la construcción y las actividades inmobiliarias (seis), el comercio (otros seis), la hostelería (cuatro) y los servicios empresariales). La educación, la sanidad y las comunicaciones registraron un concurso cada uno. El resto de los sectores (las industrias extractivas, la energía, los transportes, la intermediación financiera, la administración y otros servicios) cerraron julio sin activar estos procesos.

El resultado es desigual por provincias. La más afectada es Lugo, con 16 (cuatro en comercio, tres en industria, otros tres en construcción y actividades inmobiliarias, dos en hostelería, uno en servicios empresariales, otro en educación, otro en agricultura y otro en sanidad). A bastante distancia se sitúa Pontevedra, con ocho (tres en industria, dos en construcción y actividades inmobiliarias, otros dos en comercio y uno en comunicaciones), seguida de A Coruña, con siete (dos en industria, otros dos en hostelería, otros dos en servicios empresariales y uno en construcción y actividades inmobiliarias). El verso suelto es aquí Ourense, donde ninguna empresa inició este proceso.

El pasado julio fue el primer mes, desde que en abril de 2020 entrara en vigor la moratoria de los procesos concursales para empresas en situación de insolvencia, que las compañías ya no disfrutaban de ese colchón de seguridad para protegerlas de la obligatoriedad de los concursos de acreedores. La medida la tomó el Gobierno central para salvar de la quiebra a aquellas empresas en situación de insolvencia por cuestiones coyunturales derivadas de la pandemia, pero con proyectos lo suficientemente sólidos como para salir a flote una vez terminado el chaparrón.

“El porcentaje supone una cifra altísima pero, a la vez, también me parece razonable”

Ramón Ozores - On Tax & Legal

decoration

El aumento gallego es consecuente con las previsiones que distintos expertos hicieron a FARO en el momento en el que entró en vigor el fin de la última prórroga de la moratoria, a finales del pasado junio, que daban por hecho que se produciría un aumento de concursos. De hecho, solo cuatro comunidades, Madrid, La Rioja, Canarias y Baleares, experimentaron menos concursos en julio de este año que en el anterior, algo acaso no tan sorprendente en el caso de los archipiélagos, toda vez que en ellos tiene mucho peso el sector turístico y hostelero, muy golpeado por la pandemia, pero que precisamente ahora, sin las restricciones de los veranos anteriores, vuelve a remontar.

“La ley concursal no está finalizada: estamos en un momento de ‘impasse’"

Tomás Santodomingo - Viana Abogados

decoration

Aun reconociendo que este aumento del 57,89% es “una cifra altísima”, a Ramón Ozores, de On Tax & Legal, también le parece “razonable” porque venimos, cuenta a FARO, de un año especialmente atípico, tanto por la vigencia de la moratoria como por el acceso a liquidez mediante los créditos ICO. Sí espera, eso sí, una “avalancha de concursos de aquí a seis meses”, ya no solo por el fin de la moratoria, sino porque en septiembre entrará previsiblemente en vigor la nueva ley concursal, que amplía el abanico de mecanismos preconcursales. “Cuando las empresas se empiecen a familiarizar con estos nuevos instrumentos preveo una avalancha de procedimientos aún mayor”, cuenta.

“A final de año habrá más concursos porque han subido los costes de las empresas”

Jaime Carrera - Baltar Abogados

decoration

También Tomás Santodomingo, de Viana Abogados, alude al fin de la moratoria, a la probablemente inminente entrada en vigor de la ley concursal y a la finalización de los créditos ICO para explicar el aumento experimentado. “Estamos en un momento de impasse”, cuenta. A la vez, explica que “a final de año veremos una cifra más real” del efecto del fin de la moratoria.

También Jaime Carrera, de Baltar Abogados, concuerda con que las cifras de julio son solo un preludio de lo que está por llegar. “El último trimestre de este año o el primero del que viene empezaremos a ver más concursos porque las empresas han aumentado mucho sus costes”, advierte.

La autonomía lidera la caída de las disoluciones

Si bien Galicia es la octava autonomía donde más aumentaron los concursos de acreedores en julio con respecto al mismo mes del año pasado, también es la comunidad española donde más disminuyeron las disoluciones en términos porcentuales comparando los mismos dos meses. El séptimo mes de 2021 se saldó con 118 disoluciones de empresas entre las cuatro provincias, cifra que el mes pasado cayó a las 67, es decir, 51 procesos menos (una caída del 43,22%). En términos absolutos, eso sí, Cataluña supera lidera la caída de estos procedimientos, al experimentar 82 disoluciones menos en julio de este año (122) que en el de 2021 (204), lo que representa una disminución de un 40,20%.

La disolución, a diferencia del concurso de acreedores, se activa cuando para la empresa en cuestión no resulta inviable saldar sus deudas (en caso de que estas existan) con los acreedores. Su finalidad es liquidar la sociedad, por ejemplo, por no ser ya capaz de soportar un aumento de los costes de producción.

Compartir el artículo

stats