Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armón entra en la nómina de “interesados” para comprar las instalaciones de Barreras

Entrada a las instalaciones principales de Hijos de J. Barreras, en proceso de venta.

Los terrenos de Beiramar reciben esta semana la visita de posibles postores, entre los que hay firmas foráneas

Si lo que estaba sobre la mesa era una compañía limpia de deuda y contingencias futuras –y tiene mucho de ambas cosas–, habría ofertas por Hijos de J. Barreras. Era la clara premonición del sector y que va camino de cumplirse, a escasos tres días de que se cierre el plazo para que los interesados formulen una propuesta de compra, no vinculante de momento. Existe una terna inicial en la que figuran sociedades españolas y extranjeras, a las que se ha distribuido un teaser –documento que describe las principales características de una empresa en venta–, bajo compromiso de confidencialidad. Para recibir ese escueto resumen solo era preciso manifestar un “interés” por el proceso; la propiedad del astillero, en manos todavía de Cruise Yacht YardCo (dependiente de Oaktree y que utiliza The Ritz-Carlton Yacht Collection como marca comercial), lo remitió por doquier a través de la consultora que ha contratado, Kroll. Y entre esa nómina de “interesados”, como han constatado fuentes oficiales conocedoras de los contactos, figura el grupo de capital asturiano Armón. Cuenta en Galicia con uno de sus principales puntales, Armón Vigo, con –como figura en su último informe anual– “una alta ratio de liquidez y solvencia, con una cartera de producción equilibrada y diversificada”.

Entre las empresas españolas de este grupo, un total de nueve, también se encuentra Marina Meridional, división naval de Argos, que comanda el veterano José Alberto Barreras. Trató, con la adquisición de la desaparecida Vulcano y el intento de quedarse con La Naval de Sestao (Construcciones Navales del Norte), de constituir un gran holding sectorial enfocado hacia la eólica offshore. Un tribunal del Supremo le retiró la concesión de la antigua factoría de Teis. Desde el entorno de Argos inciden en que no es probable que planteen una oferta final, aunque hay tiempo para decidirse. En unos días arrancará la second round (segunda ronda), en la que se podrá clarificar hasta qué punto las empresas que dijeron estar interesadas barajan realmente la compra de las instalaciones.

En este caso, trasladarán al equipo de Kroll el contenido de su oferta indicativa (no vinculante), con las condiciones que están dispuestas a asumir, como complementan otras fuentes familiarizadas con el proceso. Esto es, número de pasivo laboral, si asumen alguno de carácter financiero o la delimitación de los activos. Es un proceso a medida, en el que los postores pueden determinar si pretenden quedarse con la sociedad –muy poco probable, dadas las contingencias derivadas del litigio la noruega Havila Kystruten o el nonato ferri de Armas– o con equis partes de las instalaciones. En la industria dan por hecho que la transacción incluirá solo la unidad productiva, a través de un sistema como el prepack concursal, y que la matriz irá a concurso de acreedores.

En ese segundo round, y en función de las propuestas que aporten esas nueve firmas “interesadas” inicialmente, el equipo que gestiona a día de hoy el astillero marcará cuáles prosperan y cuáles no. A partir de ahí el procedimiento se complica, con la aportación de documentación más sensible a los postores o la ejecución de las due diligence. Entre las compañías que han barajado la operación figuran la todopoderosa Damen y Royal IHC. Esta última fue rescatada por el Ejecutivo holandés el pasado verano, pero al margen de las ayudas COVID regladas por la Comisión Europea. Como esos fondos públicos no fueron escrutados por Bruselas, IHC sí podría realizar lo que se denomina una operación inorgánica (compra de otra empresa). La lusa West Sea (antigua Estaleiros Navais de Viana) se habría borrado de esta terna.

Instalaciones de Hijos de J. Barreras están vacías desde el 15 de marzo. FDV

Hijos de J. Barreras ocupa dos terrenos en concesión, de casi 65.000 metros cuadrados, donde concentraba el grueso de su actividad. La Autoridad Portuaria de Vigo deberá autorizar, sea cual sea, la operación de venta. Cuestión distinta son los terrenos privados de la sociedad, ubicados entre avenida Beiramar y Tomás Alonso. El grueso se agrupa en cuatro fincas registrales que fueron gravadas, en 2019, en favor de la propia Cruise Yacht 1, del mismo grupo de Oaktree y propietaria del último barco que empezó Barreras (el crucero de lujo Evrima). Son más de 22.000 metros cuadrados, con un valor de tasación superior a los 10,6 millones. Esta hipoteca se levantaría “sin dificultad”, como han incidido personas familiarizadas con el caso.

Compartir el artículo

stats