Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “Evrima”, a punto de navegar por sí solo

Saldrá del dique este sábado para salir a pruebas

El crucero, ya pintado, en el dique seco de Astander. FDV

Los trabajos de construcción del crucero ultrapremium Evrima, que inició Hijos de J. Barreras, continúan en las instalaciones de Astander. Las tareas de pintura exterior (obra viva, obra muerta y superestructura) se han completado ya, sin que hayan arrancado, eso sí, las de habilitación. La hoja de ruta del equipo que comanda Brian Swensen pasa por bajar del dique seco (o drydock) este sábado, para realizar a continuación las pruebas de propulsión. El crucero abandonó Vigo el 15 de marzo, con la promesa –del entonces presidente ejecutivo de Barreras, Douglas A. Prothero– de retornar a Barreras en el plazo de un mes tras el diqueado. Aquel traslado en Santander, que no tendrá retorno a la ciudad, tuvo que hacerse con remolque (el Hispania), ya que la sala de mandos no estaba conectada con la de máquinas. El Evrima no ha realizado tampoco, de momento, las pruebas de estabilidad.

El "Evrima" abandona Barreras y pone rumbo hacia Santander R.V.

El velo de incertidumbre acerca del siguiente destino del buque no se ha despejado, sin más noticias que la intención de abandonar Cantabria antes de final de año. La mayoría de las auxiliares y proveedoras ya no son las mismas que las contratadas cuando el Evrima estaba en Vigo, con lo que la mano de obra de la industria gallega es casi testimonial ahora.

Compartir el artículo

stats