Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID dispara el uso de “cash”: hasta la mitad de los coches ya se pagan al contado

El COVID dispara el uso de “cash”: hasta la mitad de los coches ya se pagan al contado

El COVID dispara el uso de “cash”: hasta la mitad de los coches ya se pagan al contado

El pago con dinero contante y sonante sigue siendo una opción apetecible para el bolsillo de los gallegos. Tras un año de restricciones por el coronavirus, los consumidores han visto cómo se ha disparado su capacidad de ahorro hasta niveles récord en Galicia.

Los clientes, que han elevado su capacidad de ahorro con la pandemia, optan por liquidar la deuda pendiente o abonar una entrada mayor | Los concesionarios mejoran promociones

La incertidumbre de la pandemia deja, además, una demanda embalsada y consumidores ávidos por el gasto. Y los escasos clientes que frecuentan los concesionarios, en un escenario sin ayudas públicas a la compra, llega con la idea de comprar su vehículo en un único pago.

“Cada marca es un mundo, pero la gente que viene a nuestro concesionario viene con la intención de pagar al contado”

José Luis González. - Gerente del concesionario vigués Nipocar

decoration

El día a día del ejecutivo de este concesionario da fe de que, con la pandemia, “hemos ahorrado, la gente está deseosa de darse un capricho y, con la que está cayendo, mejor pago todo el coche ahora que puedo. Vienen con otra alegría”, añade.

Para ilustrar la situación los datos siempre ayudan. El pasado marzo, el 60% de los coches vendidos en Nipocar se cerraron con financiación bancaria, y el resto se pagaron al contado. La media de los últimos meses, teniendo en cuenta que diciembre marcó unas cifras optimistas para este concesionario de Toyota, se reparte en un 50% y 50% ente financiación bancaria y un único pago directo.

Lejos de constituir una anécdota, otros puntos de venta de vehículos atestiguan la misma tendencia en la comunidad. “Enero y febrero fueron meses de venta directa”, asegura el jefe de ventas de Rodosa en Vigo, Pablo Ogando. Hasta un 65% de las operaciones se efectuaron con dinero al contado en estos dos meses. Sin embargo, marzo rompió con tal directriz y le dio la vuelta, en gran parte por una promoción de financiación que redundó en que el 80% de las compras se realizaran con respaldo bancario.

Interior, esta semana, del concesionario de Rodosa en Vigo Pablo Hernández Gamarra

Es cierto que mucha gente quiere pagar al contado, la intención de compra directa alcanza un 60% en una primera vista, según explica Emma Lago, jefa de Ventas del concesionario vigués Louzao. “Finalmente, las condiciones de financiación son tan favorables que terminan optando por esta vía”, detalla la directiva del concesionario de Mercedes. Es una idea en la que coinciden todos los responsables de ventas de vehículos consultados. La financiación de las entidades bancarias, que buscan nuevas fuentes de ingresos en el escenario yermo que dejó el COVID para el sector, incluye paquetes adicionales de descuento, o garantía extendida a cinco años, o mantenimiento y reparación o incluso regala un seguro a todo riesgo, explican fuentes del sector. Lo que propicia que el cliente que llegaba con la idea de pagar al contado, le termine compensando financiar la compra.

Tendencia

Según los datos de la patronal Faconauto “los clientes que residen en Galicia y deciden adquirir un vehículo recurren en un 60% a la financiación, mientras que el 40% de las compras se realizan con pago al contando”, apunta Juan Luis Fernández, responsable de Asuntos Públicos de la organización. Con todo, matiza que la pandemia ha impulsado hasta el 70% el número de clientes que recurre a la financiación. “Es una tendencia que se aprecia en los últimos meses de 2020 y durante este primer trimestre de 2021”.

“El importe a financiar es más bajo, la gente tiene dinero ahorrado y se beneficia de los productos que ofrecen las financieras de la marca”

decoration

De hecho, los comerciales de los concesionarios tienen entre sus cometidos alentar a los consumidores a contratar la financiación a plazos. El 80% de las operaciones se realizan a través de un crédito explican fuentes del sector. “Hay promociones muy buenas porque el mercado está a la baja”. El 20% restante, corresponde con un modelo al alza, el de suscripción, por el que el cliente paga una mensualidad por el vehículo y al cabo de tres o cuatro años decide si se lo queda o lo cambia por uno nuevo.

Concesionario Rodosa en Vigo FdV

Aún así quien h escogido el modelo de financiación, trata ahora por liquidar su deuda lo antes posible. Lo hacen mediante el pago de la entrada máxima por el vehículo, o de la amortización del pasivo final en un solo pago. “Lo que sí se está notando es que la gente, tras estos meses de pandemia, tiene más dinero”, explica el director comercial de Mourente Motor, Pedro Pérez. El que antes pedía el crédito por 16.000 euros, ahora lo solicita por 10.000 euros. “El importe a financiar es más bajo, la gente tiene dinero ahorrado y se beneficia de los productos que ofrecen las financieras de la marca”.

  • La propuesta

    Gratuidad del viaje de vuelta para los vehículos ligeros con telepeaje
    Aplicar un descuento adicional del 25% en la ida para quienes regresen en un intervalo de 24 horas.

Si bien en Celtamotor la mayor parte de los clientes financian su compra, “se nota que ha habido capacidad de ahorro. Sobre todo, con los vencimientos finales. La gente quiere resolver su deuda”, aclara Begoña Alonso, asesora de Servicios Financieros del concesionario de BMW en Vigo. Así es que los clientes aprovechan su capacidad de ahorro. “Los que financiaron en su momento, quieren realizar amortizaciones”.

Desplome de las ventas en el primer trimestre

El sector automovilístico se resiente por el golpe de la pandemia. Las ventas de coches en Galicia en el primer trimestre del 2021 experimentaron un retroceso del 40%, respecto al mismo periodo de 2019, hasta los 5.554 vehículos entre turismos y todo terreno, según la información facilitada por la patronal de concesionarios, Faconauto.

Unos datos que se han traducido en un golpe económico para los centros de venta en el territorio gallego, que cerraron enero con una pérdida de facturación de 25 millones de euros,en el peor primer mes del año desde que se disponen de datos históricos mensuales, 1989. En toda esta coyuntura no solo ha tenido algo que decir la pandemia. El sector se topó ante un inicio de ejercicio en el que el plan Renove de ayudas a la compra de vehículos, que impulsó el Gobierno, llegó a su fin sin gastar el dinero presupuestado para ello. También sin plantear una prórroga a la concesión de estas ayudas como sí hicieron otros países vecinos. En la reticencia a la compra tiene que mucho que decir, también, la subida del precio medio de los vehículos a raíz de la entrada en vigor de del nuevo ciclo de homologación de emisiones, WLTP, que ha propiciado un crecimiento medio del 5% en el precio de los automóviles.

La cuota media que abonaron los vehículos en concepto de impuesto de matriculación durante enero, cuando entró en vigor el nuevo ciclo de homologación europeo WLTP, se situó en 792 euros. Una cifra representa un fuerte incremento del 48,4% en comparación con los 408 euros contabilizados en el mismo mes del año previo, según datos de la Agencia Tributaria.

Compartir el artículo

stats