Balonmano | Liga Asobal Plenitude

Nacho Moyano: “El equipo es todo fe y ganas”

El técnico del Balonmán Cangas subraya que “no puedo achacarle nada en el duelo con el Benidorm”

Forns, Javi Fernández, Vilanova, Brais y Del Arco en la sesión de pesas de ayer en O Gatañal. |  // SANTOS ÁLVAREZ

Forns, Javi Fernández, Vilanova, Brais y Del Arco en la sesión de pesas de ayer en O Gatañal. | // SANTOS ÁLVAREZ / César Collarte

El entrenador del Frigoríficos del Morrazo, Nacho Moyano, glosó ayer el espíritu mostrado por su equipo en el duelo ante el Benidorm y que le permitió sumar un valioso punto de cara a la lucha por la permanencia. El técnico madrileño hizo referencia al momento del choque en el que los cangueses estaban tres goles abajo a falta de cinco minutos y fueron capaces de remontar. “La sensación que daba es que cualquiera podría pensar que hasta ahí habíamos llegado y se bajarían los brazos, pero fue todo lo contrario”, señala, antes de añadir que “arriesgamos, por fin marcamos a puerta vacía, Jenilson robó un buen balón, Rares anotó el primer penalti...”. Moyano reconoce que “este equipo es todo fe y ganas, y la verdad es que ante el Benidorm no puedo achacarle absolutamente nada”.

Del duelo le quedan sensaciones encontradas. “Fue un partido raro, con un tramo largo jugando muy bien, pero después por errores propios nos salimos de partido, o mejor dicho, nos metieron en el suyo”, afirma. O lo que es lo mismo, ”los primeros 20 minutos de partido fueron muy nuestros y después jugamos a lo que ellos querían”.

En el apartado positivo Moyano destaca el rendimiento defensivo de los suyos en un duelo especialmente exigente en este sentido. “Sobre todo brillamos en la primera parte en el seis contra seis, y en el siete contra seis en muchos ataques los llevamos varias veces al pasivo”, señala. Es más, destaca que “a diferencia del partido de la primera vuelta, en el que nos marcaban casi en su primera acción, aquí defendimos bien la primera, la segunda, la tercera y a veces hasta la cuarta, pero acababan encontrando solución”. También manifiesta el preparador madrileño que “con otro arbitraje los hubiésemos llevado más veces al pasivo”. Y se muestra molesto con que esa permisividad con los ataques largos se convirtiese en exceso de celo en el último ataque del Cangas, cuando los colegiados apercibieron de pasivo tan solo 12 segundos después de que marcase el Benidorm. “Esa última acción es de broma”, se limitó a decir.

Nacho Moyano en una acción del partido entre Frigoríficos del Morrazo y Benidorm.

Nacho Moyano en una acción del partido entre Frigoríficos del Morrazo y Benidorm. / SANTOS ALVAREZ

Pero también apunta que “ellos tienen una paciencia infinita y en algún tramo de la segunda parte nos desesperamos algo, pero creo que más debido a los errores en ataque que a otra cosa”. Los errores a puerta vacía –hasta tres– también mermaron la confianza de los locales. “Y eso que estuvimos toda la semana entrenándolos”, recuerda Moyano.

El balance de estos dos partidos en casa ante conjuntos con vitola europea como Bidasoa y Benidorm es más que positivo, con tres puntos que, no obstante, no permiten al Cangas escaparse de la zona baja. Y es que el Sinfín lleva una segunda vuelta perfecta, con seis puntos de seis posibles. “No miramos lo que hace el de al lado. Seguimos en la misma tónica, en fijarnos solo en lo nuestro y no agobiarnos con lo de los demás”, asegura Moyano, que justifica esta postura en que “restan 12 jornadas y seis de ellas son en casa. Queda tanto por delante que mirar otros resultados es perder el tiempo”.

Pendientes de Aizen y Moisés

Por otra parte, el cuerpo técnico está pendiente de la evolución de Lucas Aizen y Moisés Simes, los dos jugadores que arrastran problemas físicos en el equipo, más allá de los lesionados Alberto Martín y Santi López. La intención es que ambos puedan entrar en la lista para Torrelavega y disfrutar de unos minutos de los que carecieron ante Benidorm.

Finalmente, Asier Iríbar ha entrado en la convocatoria de los Hispanos Júnior para el Torneo Internacional de Hungría ante los magiares, Eslovenia y Portugal.