Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta tumba el primero de los parques eólicos proyectados en la Serra da Groba

Tras 17 años de tramitación, emite un informe ambiental desfavorable por el impacto paixajístico de los 6 aerogeneradores de 125 metros que preveía en Baiona, Oia y Tomiño

17

Integrantes de la Plataforma SOS Groba celebraron ayer su primer triunfo en la cumbre de Baiona. Ricardo Grobas

La Serra da Groba se ha librado del primero de los cinco parques eólicos previstos en sus terrenos. El Albariño I colocaba 6 aerogeneradores de 125 metros de altura, 150 de diámetro de rotor y una potencia de 4,5 megavatios cada uno en los montes de Baiona, Oia y Tomiño, pero la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda publicaba ayer el informe negativo que da carpetazo definitivo al proyecto tras 17 años de tramitación.

El Diario Oficial de Galicia recogía la declaración de impacto ambiental desfavorable sobre el conjunto de molinos de viento que ha recibido más de 100.000 alegaciones en contra, fundamentada en otros dos informes previos. Por un lado, el que emitió el Instituto de Estudos do Territorio en noviembre, que alertaba del fuerte impacto ambiental sobre vías áreas de especial interés paisajístico del entorno. Y por otro, el firmado por la Dirección Xeral de Patrimonio Natural, que apuntaba a efectos negativos sobre ejemplares de fauna y flora incluidos en el Catálogo Galego de Especies Ameazadas.

Los 6 molinos de viento que pretendía colocar la sociedad Ceólica Hispania, participada en un 98% por Acciona, se distribuían por montes de Baiona, Oia y Tomiño. Cuatro de ellos situados en el llamado Alto da Groba, dos en la parroquia baionesa de Belesar y otros dos en la oiense de Mougás.

Ninguno de ellos se hará realidad, pero quedan todavía otros 21 repartidos en cuatro parques aún en diferentes fases de tramitación administrativa. El denominado Toroña es el que prevé 3 aerogeneradores en medio de las vistas panorámicas a la bahía desde miradores como el de O Cortelliño y otros 7 en montes ubicados en las fronteras entre Oia, Tomiño y O Rosal. El Torroña I es otro de los parques que la Xunta evalúa. Presenta 4 molinos en Oia, concretamente en las parroquias de Viladesuso y Burgueira. El llamado Merendón dibuja otros 5 entre Loureza (Oia) y O Rosal y el último parque, identificado como Rosal, lleva 2 aerogeneradores más a montes del municipio con el mismo nombre.

“Quedan 21 aeroxeneradores que tamén deben desaparecer”

É un primeiro paso moi importante e firme para acabar coa ameaza eólica da Groba, pero aínda hai moito que loitar”, sentenciaba ayer Bruno Centelles, portavoz de la Plataforma SOS Groba, en plena celebración del colectivo con motivo del informe que tumba el Albariño I. La coordinadora nació precisamente para combatir los proyectos eólicos que sus integrantes consideran un “ataque frontal” a un espacio de enorme riqueza natural, patrimonial y paisajística. La coordinadora ha impulsado un frente común en el Val Miñor de rechazo a los parques programados. La marcha que convocó junto con el Instituto de Estudos Miñoráns en mayo del año pasado congregó a más de mil personas.

“Algo de razón tiñamos”, manifestaban ayer sus miembros, concienciados de que queda mucho por hacer. Por eso volvieron a desplegar sus pancartas en el Alto da Groba y llamaron a la Xunta a la coherencia. “Seguimos en alerta porque quedan 21 aeroxeneradores que merecen o mesmo tratamento. Os mesmos argumentos para botar abaixo os do Albariño I serven para os demais. Todos teñen que desaparecer”, reivindicaban.

Compartir el artículo

stats