DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo parque eólico “planta” un molino de 200 metros en las mejores vistas de Baiona

Recreación del aerogenerador previsto junto  al mirador de O Cortelliño, según  sus coordenadas y dimensiones.

Recreación del aerogenerador previsto junto al mirador de O Cortelliño, según sus coordenadas y dimensiones. IEM

La Serra da Groba suma ya siete proyectos con un total de 48 aerogeneradores en tramitación

Desde el mirador de O Cortelliño se divisa toda la costa sur de Pontevedra. Está a 540 metros de altitud en los montes de Belesar y allí se disfruta de la mejor panorámica de Baiona y de todo el Val Miñor, de la ría de Vigo y, en días claros, de las de Pontevedra y Arousa. Un balcón natural ante el que el último parque eólico presentado para la Serra da Groba coloca un aerogenerador de 200 metros de altura con palas de 71. Así lo denuncia el Instituto de Estudos Miñoráns (IEM), entidad que lidera la guerra contra la “amenaza” de los molinos de viento para la riqueza paisajística, ambiental, patrimonial e histórica de la zona.

No hay tregua para la lucha contra los parques eólicos en el Val Miñor. Apenas una semana después de la alegría de la retirada de los 13 aerogeneradores previstos en el Monte Galiñeiro, las movilizaciones de rechazo a los proyectos de la Serra da Groba se intensifican ante las últimas novedades.

No es que las reivindicaciones sean nuevas. Hace 16 años que las eléctricas rondan las cumbres que dividen las comarcas del Val Miñor y el Baixo Miño para colocar sus aerogeneradores. Entre 2005 y 2008 se tramitaron dos proyectos con 28 molinos que la crisis económica metió en el cajón. La fiebre eólica regresó a la comunidad en 2019 y ya son siete los parques que sociedades como Acciona impulsan en el entorno. El IEM sigue de cerca los proyectos que la Xunta evalúa ya. Hasta marzo eran seis los parques que distribuían 44 aerogeneradores de hasta 5 MW por la Serra da Groba, pero hace unas semanas que las webs de las consellerías de Industria y Medio Ambiente recogen uno nuevo, además de modificaciones en los existentes. En definitiva, son ya siete los parques y 48 los molinos “de gran potencia e envergadura”, asegura Bruno Centelles, experto en la materia del IEM.

El IEM alerta de la “amenaza” ambiental, paisajística y patrimonial

El parque desconocido hasta hace poco se llama Toroña. Comparte nombre con otro situado a unos kilómetros y es el que “planta” el molino en un montículo llamado Fonte das Pulgas, junto al Alto da Mata, a los pies del popular mirador de O Cortelliño. El impacto paisajístico queda claro en las recreaciones que Centelles muestra sobre fotografías, realizadas según las coordenadas que señalan los proyectos y las dimensiones de los molinos.

Recreación del parque eólico en la Serra da Groba / IEM

Es la muestra más palpable a simple vista de la afección de los parques eólicos sobre la Serra da Groba, pero “serán moitísimos máis os efectos negativos”, recuerdan los activistas del IEM, que convocan una marcha reivindicativa este domingo, día 16.

La cita será a las 11.00 en el Alto da Mata, en el kilómetro 9,7 de la carretera entre Baiona y Loureza, donde se sitúa la antigua fuente del Icona. Desde allí se realizará una ruta de 6 kilómetros hasta el Alto da Groba y O Montouto con regreso al punto de partida. 

“Por cada aeroxenerador constrúese unha explanada de 6.200 m2 e quilómetros de viais”

Bruno Centelles

decoration

Centelles señala el montículo donde está previsto el aerogenerador con mayor impacto paisajístico. Pablo Hernández Gamarra

Bruno Centelles es profesor de profesión y echa mano de sus dotes didácticas para llevar la información detallada sobre los proyectos eólicos a cada parroquia del Val Miñor y el Baixo Miño. Está en pleno ciclo de charlas por ambas comarcas. Este viernes ofrecerá una en el centro cultural de A Guarda a las 19.00. El sábado, a la misma hora, lo hará en el colegio público de Belesar, en Baiona. Cuanto más investiga en las webs autonómicas más “perigos” ve para el entorno natural de la Serra da Groba. “O destrozo que fará isto será terrible. Segundo os proxectos, por cada aeroxenerador constrúese unha explanada de 6.200 metros cadrados para asentar a base e quilómetros de viais que teñen que soportar vehículos pesados”, señala.

Y es que el ensamblaje de estas “tremendas máquinas”, indica, no solo requiere transportes especiales, sino “supergrúas que teñen que ter un chan firme para ensamblar as pás que pesan toneladas e se colocan a unha altura de 148 metros, onde están os motores dos muíños”.

La instalación de los molinos y las correspondientes subestaciones y conexiones a la red mediante torretas y cableado será “nefasta” para el territorio miñorano, subraya el experto. “Un desastre para uns montes nos que hai centos de xacementos prehistóricos e a reserva de cabalos salvaxes máis xenuina”. 

Compartir el artículo

stats