Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres aerogeneradores gigantes acechan la panorámica de Baiona

Una nueva modificación en el entramado eólico previsto en la Serra da Groba mueve el molino localizado junto a O Cortelliño y coloca otros dos en montes de Baíña

Recreación de los molinos sobre Baíña, según las coordenadas del Rexistro Eólico de Galicia. | // SOS GROBA

Uno en el Alto dos Marcos, otro en el Alto da Mina y otro en un otero conocido como Noiteboa o Chan das Pías. Son las nuevas ubicaciones de tres de los 27 aerogeneradores proyectados en la Serra da Groba. Los tres aparecen colocados desde esta semana en el Rexistro Eólico de Galicia como torres vigías de Baiona, como una especie de línea de asedio a la panorámica de la villa real, dibujada entre los puntos que ofrecen las mejores vistas en los montes de la parroquia de Baíña.

La última modificación de uno de los cinco parques eólicos presentados ante la Xunta para su evaluación ha movido estos molinos hacia la costa baionesa. Se trata del proyecto denominado Toroña, promovido por Acciona, que prevé un total de diez aerogeneradores de más de 200 metros de altura cada uno. Inicialmente, el borrador situaba nueve en terrenos de Oia y Tomiño y tan solo uno en el término municipal de Baiona, a pocos metros del popular mirador de O Cortelliño. Ahora son tres los que el boceto endosa al territorio baionés, todos ellos concentrados en Baíña.

El parque eólico Toroña plantea 10 molinos en montes de Baiona, Oia y Tomiño

decoration

Son constantes los cambios que las eléctricas efectúan sobre los proyectos eólicos en trámite inicial. Este último afecta a las previsiones para la Serra da Groba y, sobre todo, a Baiona. La semana pasada el mapa del municipio recogía solo tres de los molinos proyectados en el entorno y ahora son ya cinco. El parque eólico más avanzado en la zona, el Albariño 1, sometido ya a exposición pública con más de 100.000 alegaciones vecinales en contra, plantea otros dos en los montes de Belesar.

Pendiente en todo momento de los movimientos respecto a los proyectos eólicos propuestos en el Val Miñor y el Baixo Miño, la plataforma SOS Groba alerta de las afecciones de este último cambio en el registro oficial. “Mantemos a alerta porque a ameaza non para e en calquera momento pode abrirse a exposición pública de calquera dos parques e temos que estar preparados”, señala Bruno Centelles, portavoz del colectivo.

Hai 5 parques con 27 aerogeneradores proyectados en A Groba, dos de ellos han sido ya expuestos al público y han reunido más de 180.000 alegaciones en contra

decoration

SOS Groba lidera la lucha contra los parques eólicos en las dos comarcas, por los daños que aseguran provocarán a la riqueza ambiental, patrimonial y paisajística del entorno. La plataforma organizó en mayo una marcha reivindicativa por los montes afectados en la que participaron más de un millar de personas, se ha encargado de asesorar a vecinos y administraciones a la hora de formular alegaciones y ha ofrecido innumerables charlas en diversos centros culturales para mantener a los vecinos informados con detalle.

Sus integrantes encabezaron la campaña masiva de alegaciones contra el Albariño 1 y el Merendón, que sumaron más de 100.000 y en torno a 80.000, respectivamente.

Ahora se preparan para documentar las próximas oleadas de alegaciones. La tramitación de urgencia que la Xunta aplica con este tipo de proyectos tan solo deja quince días a los interesados para estudiar cada proyecto oponerse por escrito de manera oficial. “Unha maneira máis de dificultar a participación cidadá e a presión social”, señala Centelles.

Se han ofrecido a colaborar con la comunidad de montes de Baíña para unir fuerzas contra la invasión de aerogeneradores y a retomar los encuentros para que los vecinos tengan información de primera mano.

“Esto es una destrucción total”

Hasta esta semana, los parques eólicos proyectados en A Groba habían pasado de largo por Baíña. Ninguno de los molinos de A Groba tocaba la parroquia. Tan solo el área de afección de uno del Albariño 1 en Belesar, en el límite entre las dos parroquias. Ahora son tres los que se dibujan en su mapa y la comunidad de montes calienta motores para posibles movilizaciones. Los comuneros están en contra de acoger aerogeneradores en su territorio, según afirma el presidente, Juan Domínguez, porque “esto es una destrucción total”. No solo se refiere a los efectos que los aerogeneradores en funcionamiento generarán sobre la fauna de la zona, sino sobre todo a los “destrozos” necesarios para su instalación y a las plantaciones de frondosas y pinos que se verán afectadas.

Compartir el artículo

stats