Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expectativas tan altas como los precios en el regreso de la nécora

La subasta de nécora en la lonja de O Grove generó gran expectación.

La subasta de nécora en la lonja de O Grove generó gran expectación. Iñaki Abella

El centollo, para muchos “rey de los mariscos”, está en veda. Sin este preciado crustáceo en los mercados es la nécora la que quiere reinar. Ayer comenzaba la temporada en Galicia, de ahí que los primeros pescadores participantes en la campaña largaran sus nasas al amanecer para llevar a lonja las primeras y, de momento, escasas capturas.

Los primeros días de actividad nunca son buenos, para ninguna especie, ya que primero es necesario encontrar las zonas de pesca más idóneas.

En este caso el arranque tampoco ha sido tan positivo como sería de desear, también debido a que, por coincidir la apertura casi en fin de semana, fueron muchos los armadores que decidieron esperar al lunes que viene para iniciarla temporada. En cualquier caso, las previsiones son optimistas, teniendo en cuenta que en los últimos meses se detectó una llamativa abundancia de otros crustáceos, como el centollo y el buey.

Un pescador de nécoras grovense. FdV

Sea como fuere, y a la espera de acontecimientos, es una gran noticia para el sector pesquero, la restauración y los amantes de la buena mesa que la campaña de la nécora y el bogavante –la segunda especie con una presencia casi testimonial en Galicia– esté lanzada.

Una especie importante en Galicia

La nécora es una especie que genera una intensa actividad en Galicia. FARO ya explicó hace días que desde 2001 se vendieron en las lonjas de la comunidad casi 2.238 toneladas, por valor de 37 millones de euros, junto a 1.534 toneladas de camarón, que generaron unos ingresos de 45 millones, y 123 de bogavante, por tres millones de euros.

Esto es así después de que la flota de bajura largara los primeros aparejos, siendo de nuevo los más utilizados las conocidas como “nasas de nécora y camarón”.

Fue una jornada inaugural, cabe resaltar, de enorme expectación, pocas capturas y precios elevados, alcanzándose los 41 euros por kilo –más impuestos– en la lonja de O Grove.

Un marinero muestra una caja de nécoras. Iñaki Abella

Se subastaron allí 89 kilos, de los cuales prácticamente la mitad cotizaron por encima de los 30 euros.

Después el precio fue bajando poco a poco, a medida que la nécora presentaba peor calidad, hasta situarse la más barata en 12 euros por kilo.

Es un mínimo también digno de destacar, sobre todo teniendo en cuenta que lonjas como Bueu (30 kilos) el tope no pasó de los 10 euros y el mínimo cayó hasta situarse en 8.

Un momento de la subasta en la lonja meca. Iñaki Abella

Sin apenas bogavante

Lo cierto es que poco pescó la flota en esta inauguración de campaña, tal y como indican los propios marineros. Aún menos en el caso del bogavante, con solo 15 kilos en O Grove, vendido todo a 30 euros.

“Los primeros días siempre son malos, y lo cierto es que nos hemos encontrado con muy poca nécora”, explicaban desde sus barcos y a pie de puerto los naseiros.

Uno de los participantes en la campaña, en aguas de O Grove.

Uno de los participantes en la campaña, en aguas de O Grove. FdV

De todos modos, siguen siendo optimistas y confían en que se repitan campañas históricas como las vividas con el centollo –ahora ya en veda– y el buey de mar, que aún puede pescarse hasta finales de agosto.

Quieren retomar la buena senda del año pasado

Después de seis meses de veda, el sector que se dedica a la pesca de la nécora quiere reverdecer los laureles del año pasado, cuando se alcanzaron unos espectaculares registros.

Fueron 134 toneladas de nécora vendidas por 2,2 millones de euros. Cifras que se acercaron al techo de 2017, cuando 149 toneladas aportaron 2,3 millones de euros.

Castigada por el furtivismo

Por eso esperan que la nécora, una de las especies más castigadas por el furtivismo y/o la pesca ilegal, aumente su presencia de manera notable en las próximas semanas, y sobre todo, a medida que se incorpre más flota a la actividad.

Nécoras en la lonja, ayer. Iñaki Abella

Cabe apuntar que si bien las capturas iniciales son escasas, esto se debe, en gran medida, a que la mayor parte de la flota decidió esperar. Muchos largarán los aparejos desde el lunes, y otros esperaron a hacerlo durante la pasada madrugada, por lo que será a lo largo de la jornada de hoy cuando lleven sus capturas a puerto.

Diferentes modalidades para los lances nocturnos

En el caso de los lances nocturnos de las nasas, la Consellería do Mar brinda varias opciones. Una de ellas los permite desde dos horas antes del ocaso del domingo hasta dos horas después del orto del viernes, mientras que otra lo hace desde dos horas antes del ocaso del lunes hasta dos horas después del orto del sábado.

En las rías de Arousa y Vigo se permite calar los aparejos en zonas muy concretas desde dos horas antes del orto del lunes hasta dos horas después del ocaso del viernes, advirtiéndose de que las embarcaciones despachadas en esta modalidad no pueden capturar pulpo.

Las nasas se depositan tanto en la zona rocosa del litoral, hasta unos cincuenta metros de profundidad –aunque concentrándose en los primeros veinte– y en el entorno de los polígonos bateeiros, dado que la nécora tiene querencia por los viveros de mejillón, donde encuentra fácilmente su alimento.

También hay que tener presente que la nécora se mueve, sobre todo, durante la noche. De ahí que sea entonces cuando se concentre la actividad de la flota. Hay algunas excepciones en las que se permite pescar de día, pero son muy pocos los marineros que optan por esta fórmula, y son muchos de ellos los que faenaron ayer, de ahí que la nécora escaseara.

Uno de los barcos que ayer largaron las nasas de nécora y camarón. FdV

2.359 barcos en Galicia con posibilidad de usar la nasa de nécora y camarón

Aunque también pueden emplearse otras artes, como el “bou de vara” y el “bou de man”, la nasa de nécora y camarón es la más utilizada para la captura de la primera especie citada. Y en toda Galicia, con 4.282 barcos censados, hay nada menos que 2.359 a los que se ofrece la posibilidad de emplear ese útil de pesca.

Blanca Cao, que vende en la plaza de abastos de O Grove, seleccionando la nécora en la lonja, ayer. Iñaki Abella

Esto da una idea de lo importante que resulta este crustáceo que muchos consideran “la reina del verano”, dada la fuerte demanda de nécora que se registra cuando la afluencia de turistas se dispara, como es el caso.

La ría más importante, no cabe duda, es la de Arousa, que con 1.055 embarcaciones autorizadas, alcanza casi la mitad de los permisos posibles en Galicia. Le siguen la de Muros-Noia, con 339 naves, y la de Vigo, donde son 297 las que pueden “despachar” para el empleo de nasa de nécora y camarón.

Un millar de naves en Arousa

De las 2.359 naves autorizadas en Galicia para el manejo de nasa de nécora y camarón, algo más de un millar se localizan en los puertos arousanos.

Se concentran, sobre todo, en A Illa, con 334 naves, y O Grove, que con 109 barcos dispone de una lonja que alcanza mejores rendimientos con este crustáceo, ya que en ella se vende el producto capturado por embarcaciones de otros municipios.

Junto a estos puertos arousanos puede citarse al de Ribeira, con 146 barcos autorizados para dichas nasas, al igual que destacan Cambados, con 113, Rianxo (78), Cabo de Cruz (79) y A Pobra (70).

La relación se completa con los puertos de Carreira-Aguiño (32 barcos con permiso para nasa de nécora y camarón), Carril (18), Palmeira (14), Pontecesures (1), Vilanova (40) y Vilaxoán (14).

Nécoras a bordo. FdV

Por su parte, en los puertos de la ría de Pontevedra están censados 214 barcos con permiso para ello, por encima de los 167 localizados en la zona pesquera Coruña-Ferrol y los 132 que se sitúan en la Costa da Morte.

Se completa la relación con 63 barcos que amarran en la zona de Fisterra, 49 en Mariña Lucense y 43 en Cedeira, según consta en el Registro de Buques Pesqueros de Galicia.

La cantidad de nasas en cada barco varía

Dependiendo del barco de que se trate, puede largar más o menos nasas. Así las cosas, los de tipo I y II –menos de 2,49 toneladas de registro bruto– pueden disponer de un máximo de 75 nasas por embarcación, y 75 más por tripulante a bordo, hasta un máximo de 225 nasas, mientras que las embarcaciones tipo III, que son las que tienen entre 2,50 y 4,99 toneladas, tienen permiso para un máximo de 125 y otras 75 por tripulante, hasta un total de 350 nasas.

A las de tipo IV y V se les permiten 200 nasas y 75 por tripulante, hasta un máximo de 450, y las de tipo VI y VII pueden largar 250 nasas y 75 más por marinero hasta llegar a las 550 nasas.

Estas cifras están muy por encima de las manejadas para el “bou de man”, con 61 barcos autorizados en Galicia, y el “bou de vara”, con 86.

Un marinero largando sus nasas, ayer. FdV

Vigo, A Coruña, Ribeira, O Grove y Burela

Ahora que está en marcha el plan experimental para la gestión de la pesca de la nécora, quizás sea el momento de decir que, a pesar del furtivismo, se trata de una de las especies económicamente más rentables para la flota de bajura, especialmente en puertos como Vigo, A Coruña, Ribeira, O Grove y Burela.

La subasta de nécora en la lonja de O Grove, ayer.

La subasta de nécora en la lonja de O Grove, ayer. Iñaki Abella

El año pasado, sin ir más lejos, se vendieron en toda Galicia 134 toneladas por importe de 2,2 millones de euros. Pues bien, casi 28 toneladas y 518.000 euros corresponden al puerto vigués, 25 toneladas y 324.000 euros forman parte del balance en la ciudad herculina y más de 20 toneladas, por valor de 302.000 euros, constituyen las credenciales de la rula ribeirense.

Un vendedor de la plaza de abastos de Vilagarcía observa las nécoras que va a comprar, en la lonja de O Grove.

Un vendedor de la plaza de abastos de Vilagarcía observa las nécoras que va a comprar, en la lonja de O Grove. Iñaki Abella

O Grove, por su parte, consiguió 237.000 euros tras vender nueve toneladas de nécora, mientras que Burela superó las ocho toneladas y los 108.000 euros.

Los compradores seleccionan el producto en la lonja meca.

Los compradores seleccionan el producto en la lonja meca. Iñaki Abella

También pueden destacarse los 88.000 euros facturados en Cangas por la venta de cuatro toneladas de este crustáceo, al igual que los 63.500 euros generados por una cantidad similar de producto en Pontevedra (Mercado).

Con unos 51.000 euros aparecen lonjas como Muros y Vilanova, mientras que lonjas como Cambados, Cedeira, Celeiro y Portonovo se situaron el año pasado entre los 40.000 y los 45.000 euros

Un marinero grovense muestra una nasa.

Un marinero grovense muestra una nasa. Iñaki Abella

Características de las nasas

En todos los casos, la flota empleó, de forma abrumadoramente mayoritaria, las nasas de nécora y camarón, las cuales deben tener forma cilíndrica o poliédrica, con una longitud máxima de 550 milímetros, una altura máxima de 350 y una boca de entrada en su diámetro mayor de, como mucho, 160 milímetros.

Cuando esté recubierta con red, la dimensión de malla mínima será de 16 milímetros, mientras que si lo está de otro material, el lado del cuadrado de los huecos que formen no será inferior a 10 milímetros.

Compartir el artículo

stats