Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El buey (de mar) también se cuece en verano

Una subasta de buey de mar en la lonja de O Grove.

Una subasta de buey de mar en la lonja de O Grove. M.M.

El de este año es el verano del buey de mar. Y no solo porque esta especie, más escasa en Galicia de lo que pueda parecer, haya marcado registros de récord en las lonjas durante la primera mitad del ejercicio. También es su verano porque, por primera vez desde hace mucho tiempo, está permitido capturarlo y venderlo.

Tradicionalmente, la veda de este crustáceo decápodo coincidía con la de su “primo” el centollo, que está prohibido capturar desde el día 19 en las provincias de A Coruña y Pontevedra, así como desde el pasado fin de semana, en la de Lugo.

Un puesto de venta de buey de mar y otros mariscos en la plaza de abastos de Vilagarcía. Iñaki Abella

Permitido hasta el 28 de agosto

Pero este año se establecen periodos de veda diferentes, de ahí que el buey de mar pueda seguir llegando a las lonjas hasta el 28 de agosto, que es cuando comenzará su veda, la cual se extenderá hasta el 6 de noviembre, como en el caso del centollo.

"El buey constituye una especie acompañante capturada con artes que tienen como objeto la captura de otros crustáceos o bien en el caso de artes multiespecíficas”

Consellería do Mar

decoration

Así lo determinó la Consellería do Mar tras consultar a las cofradías de pescadores y revisar tanto los registros de capturas históricos como los informes de los biólogos en relación con estas dos especies “capturadas mayoritariamente por la flota artesanal que trabaja con aparejos de enmalle”, sobre todo los tradicionales miños, siendo muy inferiores las obtenidas con trasmallos, nasas y raeiras.

Blanca Cao, una conocida pescadera de O Grove, revisa el buey que acaba de comprar, en la lonja.

Blanca Cao, una conocida pescadera de O Grove, revisa el buey que acaba de comprar, en la lonja. M.M.

Movimientos migratorios

En el departamento que dirige Rosa Quintana subrayan que la gestión de la pesquería de centollo y buey “debe basarse en su ciclo vital”, teniendo en cuenta que “son especies migratorias que realizan desplazamientos a zonas más profundas para aparearse y, posteriormente, regresan a zonas menos profundas para realizar la puesta”.

Ya se explicó en otras ocasiones que los centollos adultos migran para aparearse durante los meses de septiembre y octubre, mientras que entre diciembre y enero regresan hacia la costa, siendo esa la época más intensa de las capturas.

Una subasta de buey en la lonja. FdV

Los periodos de desove

Los mismos informes determinan que las centollas presentan dos períodos de puesta a lo largo del año, siendo el más importante el que se produce entre febrero y junio, mientras que el segundo tiene lugar en septiembre, “justo al inicio del otoño, siendo este un período mucho más corto que el de la primavera”, de forma que en octubre “el porcentaje de hembras ovadas disminuye hasta el 10 %”.

73

Descargas y subasta de centollo y buey en la lonja meca Manuel Méndez

Los científicos saben menos del ciclo migratorio del buey, aunque resulta “muy semejante al del centollo”.

Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que es menos abundante en la costa gallega, que es capturado a mayores profundidades y que no es una especie objeto de una pesquería específica, sino que “constituye una especie acompañante capturada con artes que tienen como objeto la captura de otros crustáceos o bien en el caso de artes multiespecíficas”, detallan en Mar.

Subasta en la lonja de O Grove Manuel Méndez

Buen balance provisional: 17 toneladas y 134.000 euros

Como también se sabe que, aún siendo una especie escasa, el buey presenta un buen comportamiento este año, pues se subastaron más de 17 toneladas, por importe de 134.000 euros, en el conjunto de la comunidad.

Son cifras que superan claramente las de ejercicios precedentes y pueden sugerir cierta recuperación de la especie, dejando patente que, como le sucedió al centollo, está siendo un año excelente para ella.

Baste como ejemplo que en los seis primeros meses del año pasado se habían subastado cuatro toneladas menos, por valor de 100.000 euros; mientras que en el primer semestre de 2019 se rondaron las 14 toneladas y los 113.000 euros y en la primera mitad de 2018 se subastaron cinco toneladas menos que ahora, con un resultado económico de 34.000 euros menos que en el balance provisional actual.

El tirón del puerto meco

Un registro que, a imagen y semejanza de lo sucedido con el centollo, sitúa a las lonjas de O Grove, Ribeira, A Coruña, Burela y Vigo, por este orden, como las más importantes de Galicia en cuanto a facturación por centollo.

Dos marineros con sendos ejemplares de buey.

Dos marineros con sendos ejemplares de buey. M.M.

Según consta en la plataforma Pesca de Galicia, con resultados provisionales aportados por las propias cofradías, la lonja grovense despachó en lo que va de año 3.733 kilos de buey que le permitieron ingresar casi 33.000 euros.

Mejor cotización media

Como sucede con el centollo, aún siendo la que obtiene mayores ingresos, lo cual es fruto de las mejores cotizaciones que alcanza su producto, la meca no fue la lonja que más cantidad de buey vendió. Ese primer puesto corresponde a la de A Coruña, con casi 4.000 kilos desde el 1 de enero. En cualquier caso, la facturación total en la ciudad herculina estuvo por debajo, quedándose en unos 26.000 euros.

Cajas de buey durante una subasta. M.M.

Unos ingresos que también supera Ribeira, donde el primer semestre se completa con unos 28.000 euros facturados por la venta de 3.350 kilos de buey de mar.

En cuanto a la lonja de Burela, los datos provisionales hablan de 1.500 kilos de este crustáceo (10.400 euros), mientras que Vigo roza los 870 kilos y los 8.000 euros.

Subasta de buey de mar en la lonja de O Grove. Noé Parga

A 20 euros el kilo

Puede destacarse, igualmente, que el buey llegó a marcar durante el primer semestre del año un precio máximo de 20 euros en lonjas como las de Portonovo, Cedeira, A Coruña y O Grove.

En esta última cotizó la semana pasada por encima de los 13 euros el kilo, tanto el lunes como el martes, cuando se subastaron 33 y 39 kilogramos de producto, respectivamente.

Compartir el artículo

stats