Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nécora y el bogavante piden paso

La flota vuelve a largar las nasas de nécora y camarón.

La flota vuelve a largar las nasas de nécora y camarón. FdV

Como avanzaba FARO DE VIGO hace días, a raíz del cierre de la temporada del centollo, los amantes del buen marisco no deben desesperar, ya que el jueves comienza la campaña de la nécora, que además llega acompañada del bogavante.

Así pues, con el buey de mar este año autorizado también hasta finales de agosto, las plazas de abastos, pescaderías y restaurantes van a disponer de buen producto que ofrecer a sus clientes, al tiempo que la flota de bajura dispone de otra buena oportunidad para diversificar su actividad y seguir obteniendo importantes ingresos.

Sobre todo, porque se espera que, como sucedió con el centollo, y como está sucediendo con el buey, sea un año de abundancia también en el caso de la nécora y el bogavante, dos de las especies de mayor valor comercial en Galicia.

Se reproduce entre enero y abril y vive en fondos rocosos o entre bateas

La Consellería do Mar toma la decisión de abrir una nueva temporada de pesca de nécora en base a los informes emitidos por los técnicos en relación con esta preciada especie, un crustáceo que “vive en fondos rocosos, desde el nivel infra litoral hasta 70 metros de profundidad”, aunque puede encontrarse, también, en fondos de arena y fango, especialmente bajo las bateas de cultivo de mejillón, donde encuentra sobrado alimento.

Su ciclo reproductivo abarca desde enero hasta abril. Es entonces “cuando se alcanzan los índices máximos de hembras ovadas, observándose un segundo período, aunque de menor intensidad, a principios del verano”.

De ahí que, tas superar una veda que comenzaba a principios de enero, ahora llegue el momento de capturar de nuevo esa nécora que tanto reclaman los turistas que llegan a Galicia y se pesca, fundamentalmente, con la popularmente conocida como nasa de nécora y camarón, la cual se larga en horario nocturno, y tanto dentro como fuera de las rías.

37 millones de euros desde 2001

Prueba de ello es que desde el año 2001 se vendieron en las lonjas gallegas casi 2.238 toneladas de nécora por valor de 37 millones de euros, junto a 1.534 toneladas de camarón, que generaron unos ingresos de 45 millones, y 123 toneladas de bogavante, en este caso con unos ingresos totales de tres millones de euros. 

En ese mismo período la primera especie marcó cotizaciones máximas de hasta 145 euros el kilo, mientras que el camarón, del que hay que hablar ahora porque la nasa empleada para la nécora también sirve para esta especie, se elevó hasta los 270 euros. El bogavante llegó a topes de 99 euros por kilogramo. 

Como recuerda la Consellería do Mar, las descargas anuales de nécora “oscilaron en la serie histórica 2010-2021 entre los valores máximos de la campaña 2017-2018, 146 toneladas, y los mínimos de la campaña 2013-2014, casi 92 toneladas, obteniéndose cerca de 133 toneladas en la 2020-2021”.

Subasta de nécora en la lonja de O Grove. M.M.

134 toneladas el año pasado

Si se toman como referencia los años naturales, destacan las cerca de 134 toneladas de nécora obtenidas en 2020 (2,2 millones de euros), y las 149 toneladas de 2017 (2,3 millones de euros).

Por su parte, entre los mejores años para el camarón estuvieron 2019, con 92 toneladas (2,4 millones de euros), y 2011, cuando se rozaron las 91 toneladas (2,5 millones de euros). El año pasado fueron algo más de 86 toneladas de camarón, vendidas en las lonjas por valor de dos millones de euros tras marcar un tope de 229 euros por kilogramo.

Un barco repleto de nasas de nécora y camarón en la ría. Noé Parga

En cuanto al bogavante, el año pasado fue el mejor, situándose por encima de las 17 toneladas y los 443.000 euros.

Horarios para manejar la popular nasa de nécora y camarón

La nasa de nécora y camarón que se emplea ahora que comienza la campaña de la primera especie es una popular arte que se deposita, sobre todo, en la zona rocosa del litoral, hasta llegar a unos cincuenta metros de profundidad, aunque concentrándose en los primeros veinte, y también en el entorno de los polígonos mejilloneros, además de capturarse, en menor medida, con artes como el “bou de man” y el “bou de vara”, en este caso en la zona media-externa de las rías y con horario diurno.

Abundando en ello, y tomando como referencia los diferentes decretos firmados por la conselleira Rosa Quintana, para regular este tipo de campaña extractivas, los horarios de trabajo nocturno y diurno son excluyentes entre sí.

En el caso de los lances nocturnos de las nasas de nécora y camarón se establecen varias modalidades. Una de ellas lo permite desde dos horas antes del ocaso del domingo hasta dos horas después del orto del viernes, mientras que otra lo hace desde dos horas antes del ocaso del lunes hasta dos horas después del orto del sábado.

Rías de Arousa, Vigo y Pontevedra

Hay una tercera modalidad expresamente referida a las rías de Arousa y Vigo que permite calar los aparejos en zonas muy concretas desde dos horas antes del orto del lunes hasta dos horas después del ocaso del viernes, advirtiéndose de que las embarcaciones despachadas en esta modalidad no podrán capturar pulpo.

La última categoría establecida alude a la ría de Pontevedra, dejando claro que hay una zona en la cual el calado de las nasas podrá ser diurno, desde dos horas antes del orto del lunes hasta dos horas después del ocaso del viernes, y que las embarcaciones despachadas en esta modalidad tampoco podrán capturar cefalópodo.

Plan Xeral 2021-2023 y características de las nasas

Sea como fuere, la principal especie a partir del día 1 será la nécora, que de acuerdo con el Plan Xeral de Explotación Marisqueira para el período 2021-2023 podrá pescarse hasta que el 6 de enero de 2022 comience su nueva veda, mientras que el bogavante estará en los mercados hasta el 30 de marzo.

Las bateas de mejillón constituyen un espacio idóneo para la pesca de nécora. FdV

El plan experimental para la gestión de la pesca de la nécora determina que las nasas empleadas deben tener forma cilíndrica o poliédrica, con una longitud máxima de 550 milímetros, una altura máxima de 350 y una boca de entrada en su diámetro mayor de, como mucho, 160 milímetros.

Cuando esté recubierta con red, la dimensión de malla mínima será de 16 milímetros, mientras que si lo está de otro material, el lado del cuadrado de los huecos que formen no será inferior a 10 milímetros.

Número de aparejos por embarcación

Como siempre, aunque en este plan experimental permitiéndose una cifra mayor que otras campañas anteriores, el número máximo de nasas de nécora y camarón permitido varía en función del tamaño de la embarcación y del número de tripulantes enrolados y a bordo.

Así las cosas, las naves tipo I y tipo II –menos de 2,49 toneladas de registro bruto– pueden disponer de un máximo de 75 nasas por embarcación, y 75 más por tripulante a bordo, hasta un máximo de 225 nasas, mientras que las embarcaciones tipo III, que son las que tienen entre 2,50 y 4,99 toneladas, tienen permiso para un máximo de 125 nasas por embarcación y otras 75 por tripulante, hasta un máximo de 350 nasas.

Asimismo, a las embarcaciones de tipo IV y V se les permite un máximo de 200 nasas por embarcación y 75 por tripulante, hasta un máximo de 450 nasas, y las de tipo VI y VII pueden largar 250 nasas y 75 más por marinero hasta llegar a las 550 nasas.

En todos los casos las nasas de nécora y camarón deberán ser levantadas y llevadas a puerto diariamente, una vez cumplido el horario de trabajo.

No está de más recordar que los extremos o cabeceras de cada una de las caceas (conjunto de nasas) que se mantengan caladas deberán ser balizadas e identificarse adecuadamente indicando de forma clara y visible la matrícula y el folio de la embarcación, así como la letra “N”.

Para que nada falle, se crea una comisión de seguimiento del plan experimental para la gestión de la nécora y del camarón formada por representantes de la Consellería do Mar, Gardacostas de Galicia y cofradías de pescadores gallegas.

Compartir el artículo

stats