Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centollo se va, la nécora viene y el furtivismo continúa

Centollo a la venta en la plaza de abastos de Vilagarcía, ayer.

Centollo a la venta en la plaza de abastos de Vilagarcía, ayer. Iñaki Abella

La veda del centollo comienza en Galicia el sábado que viene. Es decir, que será el último día para vender este preciado producto, ya que los lotes finales de esta espectacular temporada –que arrancaba el pasado mes de noviembre– se obtendrán el viernes. Será entonces cuando se levanten por última vez los aparejos –sobre todo los populares miños–, los cuales ya no volverán a largarse hasta el 7 de noviembre.

Al menos no para capturar esta especie, de la que se vendieron en esta temporada que agoniza más de 640 toneladas, por importe de seis millones de euros, frente a las 388 toneladas y los 4,3 millones de euros obtenidos en la precedente.

Begoña Fidalgo, una de las vendedoras de la plaza de abastos de Vilagarcía, con un centollo, ayer. Iñaki Abella

Sin centollo en los mercados, los amantes de los buenos mariscos tendrán que esperar apenas un par de semanas para saborear la nécora, el otro crustáceo estrella de las rías y puertos gallegos

Piden al consumidor que rechace productos en veda

Se trata de un cambio de ciclo que se repite con la llegada de cada verano y obliga a Gardacostas de Galicia a reforzar la lucha contra el furtivismo, al tiempo que la Consellería do Mar pide al consumidor que rechace productos en veda.

Efectivos de Gardacostas "desenmallan" centollo en "miños" ilegales.

Hay que tener en cuenta que con la llegada de la temporada estival y la masiva afluencia de turistas a la comunidad, la demanda de marisco se dispara en las plazas de abastos, pescaderías y restaurantes.

Últimos días para adquirir un crustáceo que ya escasea y cuyas cotizaciones siguen siendo elevadas


Ya que el viernes se levantan por última vez los aparejos del centollo, los consumidores apuran las últimas jornadas para saborear este preciado producto que ahora ya escasea –buena parte del sector cambió de especie objetivo hace tiempo– y arrancó la temporada –en noviembre– con precios preocupantemente bajos.

Pero no es menos cierto que en dos o tres semanas empezó a cotizar al alza, situándose en unas tarifas elevadas y muy positivas para la flota de enmalle que, a grandes rasgos, se mantuvieron durante toda la campaña.

Especialmente en puertos como O Grove, que ha vuelto a lograr los mayores ingresos por esta especie, ya que despachó alrededor de 75 toneladas por importe de más de un millón de euros.

El viernes ya solo se subastaban 130 kilos en su lonja, lo cual indica que la campaña agoniza. Pero el precio siguió siendo bueno, con un tope de 25 euros por kilo y una cotización mínima de 9.

Algo parecido a lo que sucede en las pocas plazas de abastos que a estas alturas aún trabajan este producto. En la de Vilagarcía, por ejemplo, el centollo era ayer un bien escaso. Su precio rondaba los 15 y 22 euros el kilogramo.

Es por ello que algunos pescadores, aprovechando su actividad profesional, se dedican a la captura ilegal de las especies que, como las citadas, alcanzan los mejores precios.

Vigilancia contra el furtivismo en O Grove. FdV

Lo que hacen tanto estos profesionales del sector que actúan como furtivos como los pescadores deportivos y los buzos que se comportan igual, es capturar nécora en las semanas previas a la apertura de la campaña.

Ya la hay desde mayo

De este modo empiezan a colocarla en el mercado a medida que crece la demanda, o bien la guardan en salabardos, jaulas u otro tipo de vivero a la espera de empezar a vender la mercancía en cuanto esté permitido.

La plaza de abastos de Vilagarcía, ayer. Iñaki Abella

Tanto es así que la afamada “nécora de la ría” ya puede encontrarse en algunos puntos de venta desde el mes pasado, e incluso hay restaurantes que la ofrecen a sus clientes –fuera de carta– tras recibirla directamente de manos de los furtivos.

Es recomendable aprender a diferenciar entre el centollo autóctono y el foráneo. M.M.

Respecto al centollo, con el que sucederá exactamente lo mismo en octubre, antes de que se inicie la siguiente campaña, lo que va a pasar desde que el viernes próximo comience la veda es que los pescadores que actúan ilegalmente seguirán pescándolo y comercializándolo de forma clandestina.

El centollo llega con fuerza a las plazas de abastos Manuel Méndez

Contribuirán así a la esquilmación de las pesquerías y competirán de forma desleal con los compañeros de profesión que sí respetan las normas establecidas, y que son mayoría.

En Gardacostas de Galicia son conscientes de todo ello, de ahí que este departamento dependiente de la Consellería do Mar refuerce en fechas tan señalas como estas el trabajo de inspección que realiza habitualmente por tierra, mar y aire, con la importante participación del helicóptero Pesca 1.

Lucha contra el furtivismo desde el helicóptero Pesca 1. Iñaki Abella

Dicho de otro modo, que para evitar la extracción ilegal de producto, este servicio intensificará los controles de carretera –con ayuda de las fuerzas de seguridad–, en las lonjas, puertos y barcos, tratando de dar con partidas ilegales de marisco o con artes de pesca caladas ilegalmente.

Sardinas a la venta en el puesto de Rosi Martiñán (Vilagarcía), ayer. Iñaki Abella

El precio de la sardina de San Xoán ya está por las nubes

Se aproxima la festividad de San Juan y, con ella, el momento de las hogueras y las tradicionales sardinas asadas.

Peregrina Abad en un puesto con centollo, sardinas, xoubas y otros productos, ayer. M.M.

Como siempre, su precio sube en las lonjas y plazas de abastos a medida que avanza el mes de junio. En esta ocasión más si cabe, ya que el viento del norte que sopló el viernes hizo que se dispararan las cotizaciones, ya que dificultó las tareas de pesca.

Pesca de sardina del “xeito”. | // IÑAKI ABELLA

La sardina “de la motora” ya estaba ayer en la plaza de abastos de Vilagarcía a 8 y 10 euros el kilo, mientras que la del “xeito”, que es la mejor valorada y la más cotizada, marcaba esas mismas cotizaciones en lonjas como la de Vigo, donde ayer se pedían hasta cien euros por la caja.

“Todo parece indicar que este año la sardina volverá a estar por las nubes en vísperas de San Xoán”, indicaban ayer las vendedoras de la plaza de abastos vilagarciana.

Compartir el artículo

stats