Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La bioacústica de los cetáceos estrena los cursos a distancia del BDRI

Alumnos del BDRI en una de sus expediciones. BDRI

Hace días se explicaba que, para reducir el impacto derivado de las limitaciones de movilidad y aforo que genera la pandemia, el Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI) preparaba una estrategia de divulgación online que, por ejemplo, iba a permitir asistir a cursos formativos de manera telemática.

Relacionadas

Pues bien, ahora puede avanzarse que el primero de ellos se celebrará los días 23 y 25, y que se centrará en la bioacústica de los cetáceos.

De este modo pretende “seguir acercando la ciencia a la sociedad y, en particular, dar a conocer estudios sobre ecología y comportamiento animal”.

Así lo anuncia quien ejercerá de profesor, el director en Ecología y director del BDRI, Bruno Díaz López. Aclara que esta introducción al estudio de la comunicación entre delfines, ballenas y marsopas aportará nuevos e importantes conocimientos a los asistentes, sea cual sea su nivel de formación en la materia.

El cartel del curso.

Con un coste de 30 euros, cada alumno, que recibirá todo el material necesario para disfrutar de la experiencia formativa, podrá asistir a dos clases teóricas en directo por videoconferencia, con una duración de 45 minutos a los que se sumarán 15 minutos más para preguntas; junto con una serie de ejercicios prácticos con sonidos reales y un test final para evaluar los conocimientos adquiridos. 

Los interesados, que ya pueden formular su inscripción, deben saber que “no son necesarios conocimientos previos” y que las clases se impartirán en castellano. La primera, el martes 23 a las 19.30 horas, centrada en la introducción a la bioacústica, el sonido en el medio ambiente marino y los mecanismos de producción y recepción de los sonidos emitidos por los cetáceos.

La segunda sesión formativa, el día 25, también a las 19.30 horas, mostrará a los alumnos las aplicaciones de la bioacústica en el estudio y conservación de los cetáceos, al igual que supondrá una introducción al uso de espectrogramas para identificar sonidos y permitirá identificar diferentes especies marinas a través de los mismos.

Una charla impartida en la sede del BDRI.

El lenguaje de los delfines

De igual manera, el BDRI, que en su momento ya difundió estudios tan importantes como el centrado en la comunicación entre ballenas, aprovechará esta segunda sesión para introducir a los participantes en el lenguaje de los delfines, proponiendo ejercicios prácticos como la visualización e identificación de sonidos de cetáceos mediante el uso de espectrogramas.

Bruno Díaz sostiene que los participantes en este “curso exclusivo” estarán colaborando así “en el estudio y conservación de los cetáceos”, ya que todo el dinero obtenido con la cuota de inscripción “irá destinado a los proyectos del BDRI”.

Una vez finalizado el curso, los asistentes recibirán un certificado de asistencia “con el sello oficial del BDRI, la firma del ponente y un número de identificación, para evitar su reproducción fraudulenta”.

Este será solo el primero de una serie de “cursos y seminarios de formación online únicos y especializados, creados tanto para apasionados sin estudios específicos en biología como para estudiantes y profesionales”, insiste Bruno Díaz.

El BDRI iniciaba su campaña formativa a mediados de enero.

Alumnos de todo el mundo

Ni que decir tiene que en este centro de investigación asentado en O Grove dan una enorme importancia a la acción formativa.

Y puede recordarse, al hilo de esto, que en los últimos años recibió a decenas de alumnos llegados desde multitud de países, sobre todo europeos y americanos.

Ayer mismo el BDRI dejaba constancia de que “una parte fundamental” de su equipo “está formada por alumnos universitarios que se forman profesionalmente en el estudio de los mamíferos marinos”.

Incluso citaba como ejemplo a Gaspard, “un licenciado en Ingeniería francés que, muy interesado en el comportamiento acústico de los cetáceos, llegó a O Grove a principios de febrero, donde se quedará hasta medianos de mayo para formarse en el campo de la bioacústica”.

Este joven en concreto “trabaja, principalmente, en un proyecto de detección acústica pasiva de cetáceos, que el BDRI lleva a cabo para intentar establecer patrones sobre la presencia y actividad de los delfines durante las 24 horas del día”.

Las mismas fuentes sostienen que “tras esta estancia de formación especializada Gaspard aspira a trabajar con acústica de mamíferos marinos y a seguir formándose para ser operador de detección acústica pasiva de cetáceos”.

El de este joven francés no es el único ejemplo, ni mucho menos. Hace unos días el BDRI felicitaba a dos de sus estudiantes, "que realizaron su tesis de máster sobre ballenas en Galicia como parte de su estancia de formación y que esta semana la presentaron para obtener el máster interuniversitario de Biología Marina en la Universidad de Santiago de Compostela".

Compartir el artículo

stats