El servicio de Gardacostas de Galicia protagonizó nuevos operativos de lucha contra el furtivismo en las diferentes rías gallegas durante los últimos días. En ellos fue capaz de intervenir nada menos que 8 kilómetros de artes de enmalle, es decir, las redes que, como los “miños”, se emplean para pescar especies tan preciadas como el centollo.

La recuperación de tales aparejos es, quizás, el aspecto más reseñable de las últimas operaciones contra el furtivismo, aunque no el único. Y es que igual de llamativo resulta que los funcionarios del servicio de vigilancia dependiente de la Consellería do Mar recuperaran más de 2.000 kilos de distintas especies de pescado y marisco, así como 300 útiles empleados para su captura ilegal, tales como nasas y cacharros de pulpo.

15

Los 'hombres pájaro' custodian las Rías Baixas

Arousa y Muros-Noia

En el caso concreto de la ría de Arousa, puede decirse que las actuaciones llevadas a cabo en días pasados se saldaron con la retirada del mar, en la zona de Castiñeiras, de 1.500 metros de “miños” y cinco nasas. Se recuperaron, igualmente, 145 kilos de centollo, 15 de choco y uno de abadejo.

También en las Rías Baixas, cabe decir que los controles efectuados en la ría de Muros-Noia permitieron requisar 106 cacharros y otros útiles ilegales, además de 40 kilos de distintas especies.

Pontevedra y Vigo

A su vez, en la ría de Pontevedra se sacaron del mar 69 útiles y se decomisaron 46 kilos de distintas especies, mientras que en la de Vigo fueron 68 nasas y dos kilos de pulpo.

Así trabajan los Gardacostas de Galicia Manuel Méndez

En cualquier caso, esta vez los operativos más importantes se localizaron en las rías de A Coruña y Ferrol, donde “los agentes decomisaron cerca de 370 kilos de distintos productos del mar y se incautaron de 20 útiles y más de 6.500 metros de artes de enmalle”, resaltan en la Xunta.

Ferrol y Lorbé

De esas redes, 4.400 metros estaban siendo empleados de manera irregular, es decir, fuera del horario permitido, en aguas de Ferrol y Lorbé, donde con el decomiso de tales aparejos los efectivos de Gardacostas se toparon alrededor de 80 kilos de centollo, además de tres kilos de pintos, 3,5 kilos de choco y 800 gramos de maragota, todo ello devuelto al mar. 

En las inmediaciones, en un punto situado entre el islote Castelo y la ensenada de Lousada, los agentes se incautaron de “400 metros más de redes de enmalle, tres nasas, un fusil, un par de zuecos, un saco y una línea”, además de decomisar 95 kilos de centollo y medio kilo de nécoras, todo ello sin identificar.

26

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, participa en un operativo contra el furtivismo en Vilagarcía Faro de Vigo

Sin salir de la ría de Ferrol, la lucha contra el furtivismo permitió requisar una nasa, cuatro salabardos, 80 kilos de centollo, 10 kilos de vieira, cinco de nécora, dos de zamburiñas, otros dos de carnaza y un kilo de almeja babosa sin identificar y también devueltos al mar.

Buque “Ría de Vigo”

Junto a ese operativo, desplegado con apoyo de buceadores del buque “Ría de Vigo”, se llevó a cabo otro en el que se incautaron 800 metros más de artes de enmalle y dos nasas, al igual que se decomisaron 21 kilos de centollo y siete kilos de vieira, también sin identificar.

Ya en la ría de Camariñas, el balance de Gardacostas es de 18 kilos de producto decomisados y cuatro nasas incautadas. 

Gardacostas de Galicia se entrena con la Armada española en la ría de Arousa GARDACOSTAS DE GALICIA

Controles en carreteras, puertos, depuradoras y lonjas

A los diferentes operativos desplegados en las rías se sumaron otros desarrollado en tierra firme, y más concretamente en establecimientos depuradores, lonjas, puertos y similares.

Te puede interesar:

Fruto de tales intervenciones, los guardacostas decomisaron cerca de 1.400 kilos de pescado y marisco. La actuación más importante se desarrolló en el interior de una depuradora en la que fueron requisados más de 1.350 kilos de almeja japonesa que carecía de los documentos que avalaran su trazabilidad.

Ante este tipo de situaciones, los agentes de Gardacostas de Galicia levantan la correspondiente acta de infracción y trasladan el producto para su destrucción; al igual que se hace con las redes decomisadas.