Adelgazar es un proceso que va más allá de sumar y restar calorías, hacer deporte a diario. Un equipo de médicos de la Universidad de Harvard ha desarrollado una teoría, según la cual, adelgazar va mucho más allá. Se basan en la ciencia, mucho más compleja que las dietas milagro un riesgo para la salud porque están diseñadas en muchas ocasiones por cuestionables profesionales_ y las recomendaciones del boca a boca.

Ellos parten del hecho de que no todas las calorías son iguales, la doctora JoAnn Manson ha explicado a Today por qué contar calorías no funciona a la hora de perder peso:

Al reducir el consumo de calorías, el cuerpo responde ralentizando el metabolismo: "La desaceleración del metabolismo sabotea el esfuerzo por perder peso o mantener un peso saludable. Entonces, cuando comes incluso la misma cantidad de calorías que comías antes, estás aumentando de peso más rápidamente. Esta es una de las razones por las que con tanta frecuencia las personas pierden peso brevemente con una dieta. Es posible que pierdan peso durante los primeros meses, pero luego lo recuperan".

Los médicos del equipo de la universidad más prestigiosa del mundo divulgan estas cinco recomendaciones:

1.  Eliminar de nuestra dieta las comidas poco saludables

Comida fresca, natural y local

Comida fresca, natural y local Pexels

Lo primero que se debe eliminar son los alimentos procesados, que además de dañar nuestra microbiota y ser el origen de muchas enfermedades, también que eliminan tanto su fibra como los nutrientes, lo que puede producir que "se absorban rápidamente en el torrente sanguíneo, lo que provoca un aumento repentino de la insulina". Resultado: tener hambre comer en exceso.

No es solo un problema de calorías, sino que se trata de alimentos que dañan a nuestro cuerpo: "Una dieta poco saludable provocará más inflamación, incluso en el cerebro, y efectos adversos sobre las hormonas que influyen en la función cerebral". Por ejemplo, puedes comerte una bolsa entera de patatas fritas y seguir teniendo hambre: en el fondo, terminarás consumiendo "muchas más calorías de las que necesitarías si tuvieras una dieta de calidad".

2. No eliminar todo lo que nos gusta

Darse un capricho puntual de vez en cuando está permitido Pexels

Si renuncias a todo lo que te hace sentir bien, antes o después terminarás abandonando cualquier proceso de adelgazamiento. Ése es el motivo de que por el que se considera importante mantenerse feliz y eso lo conseguiremos si podemos comer de vez en cuando aquello que realmente nos apetece, aunque sea calórico.

Una dieta saludable y equilibrada supone comer alimentos ricos en proteínas, carbohidratos complejos y grasas saludables. Pero, de vez en cuando, se puede sucumbir a la tentación y comerse una hamburguesa con patatas, una pizza o un helado. Lo importante en este caso es la moderación: se puede hacer de vez en cuando y, el resto del tiempo, seguir comiendo bien.

3. Hacer deporte

Hacer deporte a diario no es solo una cuestión estética Pexels

Introducir el ejercicio en nuestra vida diaria no solo nos hará envejecer mejor, sino que ayudará a adelgazar porque desarrollar masa muscular ayuda a acelerar el metabolismo.

El deporte, más allá de favorecer la pérdida de peso, mejora la calidad de vida porque fundamental para nuestra salud. JoAnn Manson señala que "es muy importante tener un estilo de vida físicamente activo para mantener un peso saludable y tener una salud óptima".

4.  Cómo medir tu progreso

El adelgazamiento es volúmen, no peso

El adelgazamiento es volúmen, no peso Pexels

Olvídate de la báscula, es demasiado fácil, a lo que le tienes que prestar verdadera atención es a la sensación de saciedad. Ver cómo nos queda la ropa y medir la circunferencia de la cintura cada cierto tiempo puede ayudarnos a lograr el objetivo, al mismo tiempo que nos ayuda a controlar posibles enfermedades cardiovasculares, la diabetes, etc.

5.  Escoger los alimentos adecuados

Te puede interesar:

Los médicos revelan los alimentos de los que no podemos prescindir

Los médicos revelan los alimentos de los que no podemos prescindir Pexels

Somos química y estamos formados elementos, lo que ingerimos equilibra unas sustancias y desequilibra otras, por eso es tan importante conocerse a uno mismo. Los médicos de Harvard especialistas en adelgazar recomiendan comer verduras que no contengan almidón, frutas bajas en fructosa como los frutos rojos (aunque casi todas las frutas se pueden comer siempre con moderación), carbohidratos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres, etc.), grasas saludables como el aceite de oliva, el aguacate o el pescado y proteínas de alta calidad como las que encontramos en el pollo, las lentejas, el salmón y el marisco son los mejores alimentos para adelgazar.