Elegir el momento del día en el que entrenar es determinante en los resultados. Para ello conviene analizar varios factores entre los que intervienen los ritmos circadianos del cuerpo, que son los procesos naturales que rigen el organismo en función de la luz durante las 24 horas del día. Son fundamentales en las respuestas físicas y psicológicas más animales. Influyen en la energía de la que dispondremos, en las horas de sueño y en las principales funciones del organismo.

Pero teniendo en cuenta el acelerado ritmo de vida actual es más importante incorporar el deporte en el hueco que mejor se adapte al ritmo de vida de cada uno teniendo en cuenta las obligaciones laborales y familiares. Sólo de esa forma conseguiremos constancia, la clave primordial en un entrenamiento ya se practique éste en un gimnasio, en la calle o se haga ejercicio en casa.

El hecho de que se haga ejercicio por la mañana, a mediodía o por la noche interviene de diferentes maneras en nuestros resultados, pero el tiempo libre escasea por eso el factor en el que todos los entrenadores se ponen de acuerdo es en que entre las comidas y el deporte haya un espacio de tiempo considerable porque hacer deporte justo después de comer provoca flato, náuseas e incluso vómitos. El último consejo consiste en que se practique más menos ejercicio, se procure mantener un equilibrio en los entrenamientos.

Muchos estudios científicos avalan que a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde son los mejores momentos porque la temperatura muscular llega a su pico. Cuando ésta es más elevada, los procesos metabólicos y el metabolismo energético de los músculos se ven incrementados. Pueden conseguirse efectos similares calentando antes del entrenamiento.

Entrenar por la mañana

Entrenar por la mañana alivia el estrés y ayuda a organizar el día Pexels

Ventajas:

  • Terminar el entrenamiento por la mañana incrementa la energía para rendir el resto del día.
  • Sólo apto para madrugadores, si no es así no se conseguirá el hábito deportivo.
  • La mayoría de los gimnasios están prácticamente vacíos a esta hora del día, así que no tendrás que esperar para usar el equipamiento.
  • Algunos estudios han revelado que los niveles de testosterona son más elevados por la mañana. Esto puede ser muy útil en los entrenamientos de fuerza.
  • Ayuda a establecer horarios y el hecho de que se consiga hacer ejercicio siempre a la misma hora y establecer los mismos horarios a lo largo del día favorece el sueño.
  • El día comienza sin estrés dado que el deporte es el mejor aliado contra éste.
  • A primera hora de la mañana hay menos contaminación, por lo que el entrenamiento se realiza en la calle será más saludable que en cualquier otro momento del día.

Inconvenientes

  • Se necesita un buen calentamiento previo porque a primera hora de la mañana los músculos están todavía agarrotados y fríos.
  • Lo habitual es que las personas tengan menos energía por la mañana, por lo que llevará más tiempo llegar al punto álgido del entrenamiento.
  • Si el deportista no cuenta con ritmo apropiado del sueño y no descansa se desaconseja que el ejercicio se realice a estas horas.
  • Los músculos pueden agotarse por la tarde, el deportista tendrá molestias y no conseguirá completar el día de forma eficiente

Entrenar a mediodía

Reseteo en mitad de la jornada laboral Pexels

Ventajas

  • Entrenar en el trabajo durante la pausa para comer libera la mente del estrés acumulado por la mañana y optimiza el rendimiento durante el resto de la jornada.
  • Si se practica con compañeros de trabajo aumenta la motivación y este matiz favorece la constancia.

Inconvenientes

  • El tiempo de descanso a la hora de comer puede ser insuficiente
  • Cabe recordar que el entrenamiento debe espaciarse con la hora de comer

Entrenar por la tarde-noche

Los resultados físicos son eficientes y ayuda a limpiar la mente y ordenar ideas después de la jornada Pexels

Ventajas

  • La temperatura muscular llega a su pico por la tarde, mejorando, así, tu rendimiento.
  • Puedes entrenar más duro porque luego tienes tiempo suficiente para la recuperación.
  • Es una buena forma de desahogarte del estrés del trabajo y poder disfrutar de una noche relajante.
  • En verano, las temperaturas son más agradables durante este momento del día.

Inconvenientes

  • Mucha gente no está motivada después de un día duro de trabajo.
  • Si haces entrenamientos intensos justo antes de irte a la cama puede que te cueste más dormirte.
  • Tu sistema nervioso autónomo necesita tiempo para volver a estabilizarse.
  • Por eso, deberías terminar el entrenamiento al menos entre una y dos horas antes de irte a la cama.

Entrenar en ayunas, ¿sí o no?

Esta tendencia tiene tantos adeptos como detractores Pexels

Ventajas

Estos entrenamientos suelen dar resultados si se hacen de manera controlada y sin abusar, es decir, el entreno en ayunas lo que va a favorecer es que el metabolismo del organismo se acelere y provee una mayor eficiencia energética, pues el cuerpo es capaz de utilizar más grasas como combustible y no ser tan dependiente de la glucosa. También mejora la flexibilidad metabólica, el colesterol y triglicéridos en sangre.

Te puede interesar:

Inconvenientes

El cuerpo no ha ingerido nutrientes para poder tener energía y aguantar el esfuerzo. Incluso puede responder con bajones de azúcar, ya que no tienes nivel de glucosa suficiente y eso puede provocar un desmayo