Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Caen nuestras defensas justo después de vacunarnos?

No es cierto que tras el pinchazo se produzca una inmunodepresión, simplemente la respuesta protectora suficiente puede llevar tiempo

Una mujer recibe una dosis de vacuna en el Ifevi, en Vigo, el pasado lunes. | // ALBA VILLAR

Usuarios de redes sociales han planteado que, justo tras la vacunación anti-COVID, se produce una especie de inmunosupresión inmediata por la que cae el nivel de defensa inmunitaria, y que por eso es recomendable vacunar cuando la incidencia está baja y no escalando, como ahora.

Se sabe que el cuerpo suele tardar algún tiempo –una o dos semanas– en producir linfocitos T y linfocitos B después de la vacunación, pero ¿está el cuerpo especialmente indefenso tras el pinchazo? El investigador gallego Federico Martinón-Torres, jefe de Pediatría del Hospital de Santiago y uno de los mayores expertos españoles en vacunas, lo niega rotundamente. “De ser así, no sería con una vacuna, sino con todas, y nuestro sistema inmune estaría todo el rato inmunodeprimido, porque estamos permanentemente expuestos a diferentes antígenos y reaccionando –razona–. Una cosa es la ventana de respuesta, es decir, el tiempo que pasa desde que recibes la vacuna a tener una respuesta protectora, y otra cosa es la inmunodepresión”.

Martinón, que acaba de participar en un congreso de enfermedades infecciosas en Washington, explica que nuestro sistema inmune responde a cualquier estimulación antigénica por la ruta que sea: por la nariz, piel, intramuscular, exposición natural o a través de una vacuna. Y lo hace “desde el mismo primer segundo, lo que pasa que ese proceso hasta la consecución de una respuesta efectora protectora suficiente puede llevar tiempo”, recalca. Si esa inmunodepresión tras el pinchazo fuera cierta, “iríamos muriendo por la calle inmunodeprimidos perdidos”, ironiza el experto.

Los casos y hospitalizaciones siguen en ascenso en Galicia

Mientras la vacunación de refuerzo sigue su curso, y ayer comenzó la 4ª dosis contra el COVID en los centros de salud, los casos y hospitalizaciones continúan en ascenso en Galicia, según el último parte de la Consellería de Sanidade, con datos recabados hasta las 18.00 horas del lunes. El número de pacientes con infección activa ingresados en uci se duplicó (de tres a seis) en las últimas 24 horas, en las que se detectaron 212 positivos. La cifra de uci es la más alta desde el pasado 21 de septiembre. En planta hay 160, mismo número que el día anterior. Galicia encadena 3 días sin reportar fallecimientos. La comunidad registra 1.987 casos activos, 42 más que en el balance previo. Los contagios aumentaron un 16% desde el martes anterior, y los ingresados con el virus aumentaron un 24%. En hospitalización convencional, el área sanitaria de A Coruña continúa con el mayor volumen de pacientes COVID con 58 (2 más), mientras que Vigo está a la cola con 10 (1 menos).

Compartir el artículo

stats