Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelta a las aulas en Galicia con 13.000 positivos por COVID en la comunidad educativa

Vuelta al cole en Vigo tras las vacaciones de Navidad en el colegio García Barbón.

Los centros gallegos retoman la actividad tras el parón de las fiestas navideñas. Los menores han regresado este lunes a las aulas de escuelas e institutos de toda Galicia en un contexto marcado por la elevada incidencia de la COVID-19, que supera ya los 67.700 casos activos en la comunidad y el medio millar de hospitalizados.

Tal y como a apuntado esta mañana el conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, "estamos ante un reinicio de curso tremendamente complejo ya que estamos en una sexta ola con una variante nueva de la COVID que está generando un importantísimo número de contagios. En total tenemos unas 13.000 personas afectadas por COVID en el conjunto de la comunidad educativa, entre alumnos, profesores y personal de servicio", una cifra que multiplica por cuatro los datos a 21 de diciembre antes de las vacaciones.

El conselleiro también ha hablado más concretamente sobre las bajas en el profesorado. En este sentido ha asegurado que están "haciendo un gran esfuerzo para cubrirlas de inmediato". Según los últimos datos que comunican desde la Xunta, son 800 los docentes de baja "de los que ya hemos cubierto 700". Sin embargo, la presidenta de Foanpas, Iria Salvande, ha reprochado que la Xunta no haya cubierto todas las bajas de los profesores que ya informaron durante las vacaciones de que no podrían incorporarse este lunes y advierte de las dificultades de los padres que no pueden teletrabajar para poder cuidar de sus hijos en casa. Además, asegura que muchos escolares no han empezado las clases a la espera de recibir la primera dosis de la vacuna. "Hoxe faltan moitos nenos, sobre todo, os máis pequenos, porque unha parte importante van ser vacinados estes días e as familias prefieren esperar", explica.

En el caso de Vigo, los centros consultados apunta a una jornada dentro de lo previsto. En el IES Santa Irene no han registrado ninguna baja entre docentes y a lo largo de la mañana la directora recibió llamadas de 12 alumnos que no podían asistir a clase por ser positivos o contacto. En el IES Carlos Casares tampoco contaron con ninguna baja en la plantilla y tan solo un 2% de alumnos. En el CEIP Chans de Bembrive no acudieron en torno al 10% de los alumnos hoy.

Sin embargo, esta normalidad no evita que se mire de reojo la evolución de los contagios y el pico de la sexta ola. "Estamos poniendo todo en funcionamiento, con precaución y a la expectativa de cómo se gestionarán los casos y cuarentenas. Esta tarde hay una reunión de la junta autonómica de directores con la Xunta", apunta Juan Carlos Abalde, director del CEIP Chans de Bembrive y responsable de la Asociación de Directores de Colegios Públicos de Vigo.

Las familias por su parte han mostrado su confianza en la seguridad de los centros educativos tanto a través de los protocolos vigentes desde el inicio de la pandemia, el conocimiento y la experiencia de las medidas de control como del avance en la vacunación de la población escolar.

De hecho, Galicia lidera las cifras de vacunación infantil con casi el 54 por ciento de la población entre 5 y 11 años con la primera dosis administrada, situándose 20 puntos por encima del promedio estatal.

Mónica y Carlos, padres que residen en Santiago de Compostela, acudieron este lunes al colegio La Salle acompañando a sus hijos en este arranque del segundo trimestre escolar.

Mónica reconoció que hay incógnitas sobre la situación dado que la "incidencia está bastante alta", pero ha insistido en que ellos optaron por ser "un poquito responsables" y toman todas las precauciones posibles para garantizar la seguridad.

"Ayer nos hicimos test de antígenos para venir más seguros al colegio. Dio negativo y bueno, creo que nosotros fuimos un poquito responsables y venimos con tranquilidad. Espero que todo lo mundo fuese también responsable", ha destacado.

En todo caso, la progenitora ha defendido los colegios como "sitios seguros" y "nunca" se planteó no llevar a sus hijos a pesar del contexto actual, dado que las medidas están funcionando.

"Están dando resultado"

Mónica, con un pequeño recién vacunado y una hija adolescente con la pauta completa, defiende además que el proceso de vacunación "está dando resultados" y permite aminorar los efectos secundarios del virus.

"Sin embargo tengo un caso en la familia que no se vacunó y casi tiene que ingresar en el hospital, una chica joven", ha advertido, para hacer un llamamiento a la responsabilidad social respecto a la inmunización contra la Covid-19.

Carlos, con dos hijos en infantil y primaria, ha mostrado menos confianza en la inoculación de los menores puesto que "las vacunas no están funcionando para evitar contagios", aunque sí para "recudir complicaciones y los casos más graves".

En todo caso, ha mostrado tranquilidad a partir de las medidas que adoptan tanto "las familias, el colegio y la administración" para que "por lo menos se reduzca lo máximo posible" la incidencia y "no suponga complicaciones demasiado graves".

Ambos han defendido, además, la importancia de la presencialidad, sobre todo para garantizar la conciliación. "Lo necesitábamos por tema de trabajo, no era una opción no volver al colegio. Si no tendría que buscar alternativas, dejarlo con la familia, ludotecas"...., ha zanjado Carlos.

Garantizar la atención

Asociaciones de madres y padres, por su parte, asumen el regreso a las aulas "sin excesiva preocupación" dado que los centros nunca se situaron como "principal foco de contagio". "Los pequeños, si se van a contagiar, lo van a hacer tanto dentro como fuera de los centros", trasladó Fernando Lacaci, de la confederación Anpas Galegas.

Por ello insistió en que "lo preocupante" es garantizar la atención tanto a los alumnos que tengan que guardar cuarentenas como a los que se encuentran en los centros, para lo que será necesario contar con profesorado de sustitución "suficiente".

Así, ha apelado a una reunión celebrada el pasado viernes con representantes de la Consellería de Cultura, Educación e Universidade en la que se aseguró que los llamamientos se estaban realizando "de manera inmediata" en cuanto las direcciones comunican una baja docente.

"Lo que nos preocupa a nosotros es tener profesorado sustituto suficiente, que se llame a ese profesorado con celeridad y, sobre todo, que se atienda al alumnado, tanto a los que están en el aula como a los que se tienen que quedar en casa por ser contagios o contacto directo", ha zanjado.

Bajas pendientes

Los últimos datos facilitados por la Xunta indicaban que había más 200 docentes de baja pendientes por cubrir el pasado viernes, a los que habría que sumar las nuevas ausencias que se produzcan a partir de este lunes, con especial atención a aquellas que se registren por incremento de contagios.

"Hay que deducir que van a ser bastantes", ha considerado Lacaci, dado que las cifras en el sistema educativo siempre han avanzado en paralelo a las del resto de la sociedad.

En este sentido, el CIG-Ensino ha advertido de que la Xunta mantiene "inalterada su estrategia de reducir profesorado" para hacer frente a la pandemia a pesar de la evolución sanitaria y ha calculado en que las bajas sin cubrir ascendieron a unas 350 este lunes.

La central sindical ha instado a la Consellería a cubrir estas bajas y ausencias "inmediatamente" y a conceder permisos a aquellos docentes que lo necesiten por tener la obligación legal de custodiar a sus hijos en caso de tener que guardar cuarentena.

Compartir el artículo

stats