Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sexo se enfría con el coronavirus

La incertidumbre y el miedo al contagio afectan al deseo sexual, mientras que las "app" de citas aumentan los usuarios

// Shutterstock

// Shutterstock

El coronavirus lo impregna todo. Hasta las relaciones más íntimas. Hasta qué punto es lo que no saben los expertos, ya que no hay precedentes en la literatura científica de cómo influye una situación de confinamiento como la que vivimos a la sexualidad. ¿Servirá este periodo de encierro para afianzar las relaciones íntimas o, por el contrario, las enfriará? Cualquier respuesta a esta cuestión, a tenor de la evidencia científica, sería especular. Así lo aseguran los sexólogos gallegos consultados. "Es muy difícil una respuesta genérica porque el abanico de situaciones es enorme: parejas con niños pequeños, con hijos mayores, en las que la intimidad puede verse afectada, parejas sin hijos,..", afirma Emilio López Bastos, vocal de la Federación Española de Sexología.

Además, aunque no se contagia a través de las relaciones sexuales, los expertos aconsejan tomar precauciones, como evitar besarse. Reconocen, por otra parte, que el deseo sexual puede decaer en una situación estresante como la actual.

La sexóloga Emma Placer sostiene que el confinamiento pone a prueba la capacidad de adaptación de la persona. "La teoría dice que lo primero que cambia es nuestra percepción de las necesidades, cubiertas las primarias, más fisiológicas, y las de seguridad, como no enfermar o tener comida, el siguiente paso ya sería nuestro propio placer, las relaciones con las otras personas o la sexualidad compartida", explica.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

En la primera semana de confinamiento, la sexóloga viguesa hizo una encuesta a 120 personas, preguntándoles si su vida sexual había aumentado durante el confinamiento. El 81% contestó que no. Por lo tanto, parece poco probable que pueda darse un nuevo "baby boom". "Hoy hay demasiada oferta de ocio pasivo y por otro lado, los 'baby boom' se daban cuando el control de la natalidad no era accesible a todo el mundo", opina la sexóloga.

Las parejas a las que el confinamiento les ha pillado separadas no tienen por qué ser las más perjudicadas por el confinamiento obligatorio. "Gracias al móvil y a intenet es posible que incluso muchas se hayan planteado experimentar nuevas formas de compartir el deseo", explica Bastos.

Lo que sí han experimentado un auge desde que se decretó el estado de alarma son las aplicaciones de citas, que se han reinventado, apostando por las funciones de videollamada ante la imposibilidad de citas en persona. "Muchas personas salen a bares y discotecas a divertirse y a conocer gente, pero no lo harían por redes sociales. Es un recurso más y, aunque no sea su favorito, supongo que es el que tienen", explica Placer.

Está aumentando también el sexting -mensajes de contenido sexual-, sobre el que Bastos advierte: "Cuando compartimos contenido dejamos de controlarlo. Hay que ser prudentes, aunque puede que esta situación invite a relajar las precauciones". Placer también incide en el riesgo de dejar expuesta la intimidad en la red.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats