Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia deja en suspenso el empleo creado en Galicia en 4 años

Cerca de 14.000 empresas gallegas se han acogido ya a un ERTE, con 71.000 afectados | Finsa incluye en el suyo al 80% de la plantilla |Empleo refuerza personal con interinos

La planta de Balaídos permanecerá cerrada a cal y canto hasta que pase la pandemia. // Ricardo Grobas

A la economía gallega le costó casi ocho años recuperar el umbral del millón de afiliados a la Seguridad Social. En realidad no ha llegado a alcanzar las ratios previas a la última doble recesión; aquellos 1.090.752 cotizantes de julio de 2008, en plena borrachera de cemento y liquidez, están lejos de los valores actuales. O de los que tenía Galicia antes de los súbitos y duros efectos de la pandemia de coronavirus. La comunidad bajó la persiana al mes de febrero con algo más de 1,012 millones de afiliados, en espera de unos datos de marzo que serán demoledores. Por lo pronto, y solo con los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) planteados hasta el mediodía de ayer, se han suspendido los contratos de más de 71.000 gallegos, según los datos facilitados por la Consellería de Economía. Equivalen a los empleos generados en la comunidad en los últimos cuatro años.

El grueso de los ERTE se han formulado bajo el paraguas del real decreto de emergencia, que permite a las sociedades mercantiles argumentar fuerza mayor. En estos casos, el Estado cubre buena parte del salario, que se devenga como desempleo, y el asalariado no pierde derechos futuros de paro. Pero no todas las solicitudes serán atendidas, como han destacado fuentes jurídicas; "todas las empresas deberían estar amparadas por la pandemia declarada, el problema es que probablemente las arcas del Estado no lo podrían soportar y esta es la manera de limitar las bonificaciones", matiza la abogada viguesa Vanesa Rodríguez. Es complicado dirimir por tanto qué empleos están en riesgo y los que no, habida cuenta además de la recesión que avecinan todos los organismos internacionales y casas de análisis.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

De acuerdo a los registros de la Xunta, han sido 13.976 las empresas que de momento -hasta este martes- han planteado un ERTE. De ellas, 4.576 son de la provincia de Pontevedra, por las 5.422 de A Coruña, otras 1.845 de Lugo y 1.715 de Ourense. Se han planteado asimismo 402 expedientes de nivel autonómico (supraprovinciales), y otros 16 estatales. Las cifras engordarán sustancialmente los próximos días, tanto en cuanto a número de firmas adscritas como de trabajadores afectados. De esos 71.000 contratos en suspenso, de Pontevedra son 24.564, otros 25.322 de A Coruña, por los 6.523 y 6.285 de Ourense y Lugo, respectivamente. No hay cifras de afectación de los ERTE nacionales; los autonómicos han atrapado a 8.390 empleados.

Para atender el aluvión de peticiones, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha decidido incorporar de manera inmediata cerca de un millar de efectivos para reforzar la plantilla actual. Serán trabajadores interinos, y la intención es que se incorporen "ya". El sindicato CC OO había denunciado el martes que el SEPE -organismo encargado de reconocer las prestaciones- corría peligro de colapsarse si no se aumentaba su plantilla, y cifraba las necesidades de personal en 2.500 efectivos. Para cursar el subsidio no hará falta que los afectados lo pidan, pues la empresa remitirá toda la información a las oficinas de los servicios públicos de empleo.

Entre las grandes empresas que comunicaron ayer la decisión de plantear un ERTE está la maderera Finsa, que en su caso ha formulado uno por causas productivas (no fuerza mayor) en sus cuatro plantas en Galicia, que afecta a un total de 1.609 empleados, alrededor del 80% de su plantilla en la comunidad. El ERTE debido a la crisis del coronavirus tiene una duración hasta el 30 de abril, que afectará a: 808 empleados en la planta principal de Santiago; 384 empleados, en Rábade (Lugo); 280, en Padrón (A Coruña); y 137 San Cibrao das Viñas (Ourense). Por su parte, alrededor de 335 personas continuarán teletrabajando.

También Decathlon, con once tiendas en Galicia, ha notificado a los sindicatos el inicio expediente, en este caso por fuerza mayor, para hasta 8.886 trabajadores tras el cierre de todas sus tiendas después de decretarse el estado de alarma en España para luchar contra la propagación del coronavirus. El histórico proveedor de Inditex Caamaño, con 700 trabajadores, ha cursado la misma petición.

Compartir el artículo

stats