Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“¿Dónde están la Xunta y el Seprona?”

Exigen que se cumpla la Ley de Bienestar Animal: este viernes recogieron a un perro al que dejaron morir de hambre en un piso de Monte Porreiro. Si hay sanción, tardará un mínimo de 3 años

Participantes en la concentración que celebraron ayer ante el edificio de la Xunta 14 protectoras y asociaciones de acogida. | // RAFA VÁZQUEZ

La veterinaria de la protectora pontevedresa Os Palleiros retiró el pasado viernes a un perro al que habían dejado morir de hambre en un piso del barrio de Monte Porreiro, “y eso que los propietarios acudían a la vivienda, pero no le daban de comer”. Sencillamente, lo vieron agonizar, explican los voluntarios. Presentarán denuncia y, con suerte, la sanción (si finalmente no prescribe) llegará en unos 3 años.

“Es solo el caso más reciente, pero como ese hay muchísimos”, lamenta Pilar Perille, de la Asociación de Rescate Animal Cadeliños que convocó ayer, con otras 13 protectoras y asociaciones de la comarca, una concentración ante el edificio administrativo de la Xunta para reclamar la aplicación efectiva de las leyes de protección animal.

Catorce protectoras y asociaciones de la comarca, donde se abandonan cada año unos 500 perros, se concentraron ayer ante el edificio de la Xunta para exigir la implicación de las administraciones en el cumplimiento efectivo de la ley

decoration

Los participantes, muchos de ellos acompañados de sus mascotas, se concentraron con carteles en los que podían verse casos dramáticos: perros encerrados en zulos de por vida, atados desde la infancia, heridos, golpeados y sin atención…

“Lo que reclamamos es que ya que existe una ley, que se cumpla”, recuerda Pilar Perille, una de las voluntarias de rescate animal que constata que ha mejorado sensiblemente en los últimos años el trato a las mascotas “pero todavía queda mucho por mejorar. Y ese pequeño empuje que falta creemos que deben darlo las administraciones. Tanto la Policía Autonómica, que para eso lo tenemos, como el Seprona deben actuar en estos casos que ellos consideran leves, porque implicaría que estos escenarios no avanzasen y pasasen a ser casos graves”.

Falta, aseguran las protectoras, que las administraciones públicas “den ejemplo, haciendo cumplir la ley”. También reclaman celeridad ya que, explican, “por una sanción administrativa tardan un mínimo de 3 años. Hay casos que hemos denunciado ante la Xunta y que el animal está muerto meses antes de que llegue la sanción”.

También reclaman celeridad ya que, explican, “por una sanción administrativa tardan un mínimo de 3 años. Hay casos que hemos denunciado ante la Xunta y que el animal está muerto meses antes de que llegue la sanción”

decoration

Los escenarios que encuentran con más frecuencia las asociaciones de rescate de Pontevedra son, explican, “perros encadenados en condiciones penosas, no hablamos de que están atados unas horas o días, sino que permanecen encadenados de por vida, hasta que se mueren. O bien aparecen encerrados en cubículos en los que no tienen ni las condiciones higiénico-sanitarias mínimas; o no se los alimenta ni se llama al veterinario cuando están heridos... Es nuestro día a día, nos encontramos con ese tipo de casos todos los días”.

En el entorno de Pontevedra se abandonan anualmente más de 500 perros. Como resultado, incluso las asociaciones que cuentan con grandes refugios están saturadas, “como también lo está el Centro de Acollida de Animais (Caan) de la Diputación”, recuerdan.

Constatan que aunque en los últimos años se ha avanzado en concienciación, aprobando legislaciones para mejorar la calidad de vida de las mascotas, estas normas “no se aplican” y piden a las administraciones que corrijan esta anomalía

decoration

Los participantes buscaban alzar la voz por todos estos animales y constatan que aunque en los últimos años se ha avanzado en concienciación, aprobando legislaciones para mejorar la calidad de vida de las mascotas, estas normas “no se aplican”, de modo que unieron su voz para exigir a las administraciones que corrijan esta anomalía.

Dieron lectura a un manifiesto en el que criticaron que “ya han pasado más de 4 años de una ley (la Ley de protección y bienestar de los animales de compañía en Galicia) que, hasta la fecha, se ha quedado en papel y no se ha llevado a la práctica”.

Insisten en que a día de hoy esa Ley de Bienestar Animal ”no es más que papel mojado” y en que la Policía Autonómica gallega y el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil “deberían esforzarse más” para que se cumpla

decoration

Insisten en que a día de hoy esa ley ”no es más que papel mojado” y en que la Policía Autonómica gallega y el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil “deberían esforzarse más” para que se cumpla, “pero en realidad cada vez que denunciamos solo encontramos trabas y, en la mayoría de los casos, no se hace absolutamente nada por hacer cumplirla”.

“Nos damos de bruces con el organismo sancionador de la Xunta que, según nos dicen, no tiene personal suficiente y las denuncias acaban prescrita por el largo tiempo que han permanecido en el cajón”

decoration

En paralelo, explicaron en el manifiesto que “nos damos de bruces con el organismo sancionador de la Xunta que, según nos dicen, no tiene personal suficiente y las denuncias acaban prescrita por el largo tiempo que han permanecido en el cajón”.

Compartir el artículo

stats