Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pioneros en aprovechar (y cuidar) la despensa del mar

La empresa pontevedresa Algamar es desde hace 25 años la única especializada exclusivamente en el procesado de algas

Procesado de alga kombu. | // ANTONIO VIDAL

Los fundadores de Algamar, los hermanos Fermín y Clemente Fernández Sáa, le daban vueltas a principios de la década de los noventa a que “aquí en Galicia había diversidad y buena calidad del pescado y marisco, pero la parte vegetal, aunque el alga no es vegetal pero vamos a llamarle así, estaba olvidada”, recuerdan. Era, no obstante, un producto muy reconocido en países como Japón, Corea, China o Chile, y si ahora se hace una primera búsqueda en la red cualquier puede comprobar la larga lista de beneficios nutricionales, pero hace 25 años es que, sencillamente, ni se conocían en España.

Lo tenían todo: un agua excepcional, algas de buena calidad y el espíritu emprendedor y ecológico que los había llevado, mucho antes de existir los consejos reguladores, a recuperar antiguas especies de Galicia. “Lo único que no teníamos”, reconocen, era clientes: hace más de dos décadas Clemente Fernández Sáa recurrió a círculos barceloneses vinculados a la macrobiótica, veganismo y vegetarianismo, que sí consumían algas, pero importadas de Japón.

Las algas eran desconocidas. Hace más de dos décadas para iniciar la comercialización Clemente Fernández Sáa recurrió a círculos barceloneses vinculados a la macrobiótica, veganismo y vegetarianismo, que sí consumían algas, pero importadas de Japón

decoration

“Los primeros años fueron una travesía en el desierto”, reconoce Fermín Fernández Sáa. El negocio no era rentable y solo los animó a seguir adelante que “gente del mundo científico y académico nos daban ánimos, nos decían que estábamos en el buen camino”.

Y es que no solo en el producto eran pioneros, también en su concepto de empresa, ya que 30 años antes de ponerse de moda apostaron por la economía circular.

Las algas se recolectan buceando, siempre salvajes (aunque hay pocos cultivos experimentales, en los que también participa Algamar) y en zonas seleccionadas. “En Galicia todavía contamos con áreas muy buenas, con poca población”, señala el cofundador

decoration

Algamar arrancó oficialmente en 1996 y desde un primer momento dejó clara su apuesta por el medio natural: utiliza placas solares para la producción de energía eléctrica, los secaderos tienen calderas de biomasa y en general todo el proceso de producción es sostenible. “Todo nuestro trabajo forma parte de nuestra filosofía de empresa”, explica Fermín Fernández Sáa, “que es el absoluto respeto al medio ambiente”, empezando por el producto.

Dos trabajadoras de Algamar muestran algas wakame. | // ANTONIO VIDAL

Las algas se recolectan buceando, siempre salvajes (aunque hay pocos cultivos experimentales, en los que también participa Algamar) y en zonas seleccionadas. “En Galicia todavía contamos con áreas muy buenas, con poca población”, señala el cofundador de la empresa. La recolección es muy selectiva y respetuosa con el mar.

¿Cómo se selecciona? En función de su valor nutritivo (hay 600 tipos de especies pero no todas tienen el aporte biológico exigido) y la biomasa, es decir que haya suficiente para abastecer el mercado.

La empresa pontevedresa, con nave en A Lama, comercializa 8 especies codiciadas. Todas ellas se recolectan en tiempos concretos, dependiendo del tipo durante la primavera y principios de verano o en septiembre y este mes de octubre, en el que llegan las últimas partidas del año la planta.

Utiliza placas solares para la producción de energía eléctrica, los secaderos tienen calderas de biomasa y en general todo el proceso de producción es sostenible

decoration

“Después las algas se traen a fábrica y se presentan de tres modos, deshidratadas, congeladas y en salazón”, explica el empresario.

Las más frecuentes son las deshidratadas (más del 80% de la producción se comercializa de este modo, empaquetadas o utilizadas para elaborar otros productos como patés, sopas y galletas). A mayores, también provee a fabricantes de otros elaborados como hamburguesas vegetales.

La empresa pontevedresa, con nave en A Lama, comercializa 8 especies codiciadas. Todas ellas se recolectan en tiempos concretos, dependiendo del tipo durante la primavera y principios de verano o en septiembre y este mes de octubre

decoration

Hoy Algamar sigue teniendo un carácter familiar, con una veintena de trabajadores, y es la única de España que se dedica a las algas en exclusiva. Ha ganado nuevos consumidores, se han democratizado las algas y ha demostrado que es posible hacer una empresa 100% sostenible, con un producto bueno para nuestra salud y también para el medio ambiente.

Compartir el artículo

stats