Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La depuradora de Placeres, más incumplimientos que cualquier otra

La depuradora se encuentra en plenas obras de mejora

La depuradora se encuentra en plenas obras de mejora Gustavo Santos

Hace unos meses, la asociación Ecologistas en Acción analizó 288 depuradoras del litoral español y situó a la estación de aguas residuales de Placeres como la que peor funcionamiento de toda Galicia. Ahora son los informes oficiales de la Consellería de Infraestruturas los que confirman las numerosas deficiencias de la planta pontevedresa. Un balance de Augas de Galicia sobre los incumplimientos de la directiva europea 91/271 sobre aguas residuales urbanas que analiza mas de 150 depuradoras gallegas revela que la de Placeres acumula cada año el doble de fallos ambientales que cualquier otra: una media de 40 anuales. La siguiente en el listado es la de Castro de Rei, con una media de 22, y en tercer lugar aparece la de Muxía, con 18.

La Directiva 91/271/CEE establece las medidas necesarias que los Estados miembros han de adoptar para garantizar que las aguas residuales urbanas reciben un tratamiento adecuado antes de su vertido. Establece dos obligaciones claramente diferenciadas, en primer lugar las “aglomeraciones urbanas” deberán disponer, según los casos, de sistemas de colectores para la recogida y conducción de las aguas residuales y, en segundo lugar, se prevén distintos tratamientos a los que deberán someterse dichas aguas antes de su vertido a las aguas continentales o marinas.

Esta normativa es la que incumple año tras año la planta de Placeres y más si se tiene en cuenta que la ría de Pontevedra está catalogada como "zona sensible”, lo que agrava las infracciones.

"No conformidades"

Según el balance de Aguas de Galicia, la estación de Lourizán tiene conectadas a 150.594 personas (la sexta con más población tras las de Vigo, A Coruña, Ourense, Santiago y Ferrol) y en 2020 registró 22 “no conformidades” en Demanda Biológica de Oxígeno y 15 en la Demanda Química. En 2019 fueron los mismos mientras que en 2018 se llegó a 24 incumplimientos en el primer parámetro y 18 en el segundo.

En la provincia de Pontevedra, las plantas de A Illa de Arousa, Ponte Caldelas, Soutomaior o Lalín, por ejemplo, también presentan anomalías, pero muy lejos de las que acumula la de Placeres. El informe oficial de Augas de Galicia marca con un rotundo “no" el casillero de “cumplimiento”. Solo otras doce depuradoras en Galicia reciben el mismo resultado y ninguna de ellas corresponde a las otras seis grandes ciudades.

Esta precaria situación, que se denuncia desde hace años –en especial el sector del marisqueo– es la que esgrime la Consellería de Infraestruturas para sustentar su plan de saneamiento de la ría por 47 millones de euros y que incluye no solo la mejora de la propia planta, ya en obras, sino una ampliación que todavía está en el aire y que es rechazada de plano por vecinos de Lourizán, y también un nuevo emisario submarino cuya ejecución es inminente.

Dos artículos europeos

Fuentes oficiales de la consellería recuerda que con la mejora y el emisario, más otras actuaciones complementarias, se invierten en la actualidad unos 30 millones de euros “en la depuradora y el emisario de Pontevedra porque, efectivamente, no se cumplen ciertos parámetros de la directiva europea 91/271. En concreto, hay incumplimiento del artículo 4 (eliminación de materia orgánica) y del artículo 5 (límites de vertido a zonas sensibles, que es como está clasificada la ría de Pontevedra)”, detallan estas fuentes.

También explica que “lo que supervisa la UE es el cumplimiento o incumplimiento, no los niveles de incumplimiento” y cita como ejemplo la situación de Raxó, Poio, donde no existe depuradora para tratar sus vertidos. En este caso “el nivel de incumplimiento a efectos oficiales es igual al de Placeres, aunque evidentemente es mejor una depuradora con deficiencias que ninguna planta”, una situación que trató de resolver Augas de Galicia pero finalmente será la empresa estatal Acuaes la que actue con la conexión de Poio a la depuradora de Paxariñas, en Sanxenxo.

Infraestruturas detalla que “en Placeres el incumplimiento viene derivado de la necesidad de optimizar los tratamientos y del exceso de caudal que entra. Para mejorar los tratamientos se está haciendo la obra de la estación y para limitar la entrada de caudal, la Xunta está impulsando otras obras, como la del bombeo de Cocheras, la del Río Lameira en Marín o las del puerto de Campelo y A Seca, en Poio”.

Planta y emisario

La mejora de la planta de Placeres comenzó hace unos meses con una inversión de 16 millones de euros, mientras que el segundo emisario, por 10 millones más, se encuentra en sus primeras etapas de ejecución. La consellería confía en que “en los próximos meses se pondrá en servicio la mejora de la estación de tratamiento de aguas residuales para poder empezar a cumplir los parámetros”. Explica que “actualmente Augas de Galicia reporta periódicamente a la UE sobre el cumplimiento de la hoja de ruta de las obras de mejora y del emisario, por lo que Europa es consciente de la situación y de los esfuerzos que se están haciendo para corregir el problema”.

Compartir el artículo

stats