Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alertas Epidemiológicas: "Hay muchas personas que no dicen toda la verdad; no dan todos los contactos"

Los responsables de evitar la propagación del coronavirus se están encontrando con la falta de colaboración ciudadana a la hora de aportar la relación de contactos. Esto dificulta su labor y el control de la pandemia

Una profesional sanitaria en la puerta de entrada de Urgencias del Hospital Montecelo.

Una profesional sanitaria en la puerta de entrada de Urgencias del Hospital Montecelo. // Gustavo Santos

El área sanitaria, al igual que la comunidad gallega, continúa sin ser ajena al repunte de los casos de coronavirus que se vive en la actualidad en toda España. Los rebrotes detectados en las últimas jornadas consolidan al alza la evolución de la pandemia en la zona y la preocupación entre profesionales y la población general por la llegada de una segunda ola de contagios va en aumento.

En Pontevedra, el jefe del servicio de Alertas Epidemiológicas, Miguel Álvarez Deza, explica que desde el departamento autonómico de Sanidade no solo se espera que los casos activos sigan incrementándose en las próximas semanas, sino que incluso "se esperan pequeños rebrotes" repartidos por toda la geografía gallega.

El hecho de que en la temporada estival haya una mayor presencia de turistas en Galicia dificulta en gran medida la labor de los profesionales que se ocupan de realizar los rastreos correspondientes en el momento en el que se detecta un positivo por Covid. En este sentido, Álvarez Deza señala que es indispensable que no quede ningún caso suelto para conocer el foco de origen y apunta que "con la llegada de gente de todas partes de España, las interconexiones entre personas son más difíciles de establecer".

Asimismo, el responsable del sistema de Alertas Epidemiológicas hace referencia a la finalización de la temporada de pesca de atún y al regreso de un gran número de marineros que "muchos llegan contagiados, otros sin síntomas, pero que al llegar a Galicia se les hace la prueba y resultan positivo".

En cuanto a los principales lugares de procedencia de estos "casos importados", Álvarez Deza apunta a Madrid, Barcelona y Aragón principalmente y explica que estas personas "se realizan las pruebas en laboratorios privados para estar tranquilos y luego dan positivo. Estos son los casos que más nos están surgiendo en la actualidad".

Falta de cooperación

Uno de los aspectos que más preocupa en este momento a los profesionales es la falta de colaboración que se están encontrando entre la población, más allá del seguimiento de las recomendaciones sanitarias como el uso de la mascarilla o la distancia social.

A este respecto, Miguel Álvarez Deza afirma que se encuentran con que muchas personas "no dicen toda la verdad; no dan todos los contactos". Si la gente no colabora y no es consciente de lo importante que es evitar la transmisión comunitaria, evidentemente, esto supone un problema. Entonces nosotros solo llegamos hasta donde podemos".

El jefe del servicio de Alertas Epidemiológicas también mostró una especial preocupación ante la falta de medidas que toma la gente joven, ya que "las descuidan por completo, porque no es poco frecuente ver en la playa a grupos de gente joven juntos, sin mascarilla, jugando a las cartas o bebiendo", destacó Deza.

La labor de los profesionales de Alertas Epidemiológicas es fundamental para controlar y evitar la propagación del virus. En Pontevedra, el equipo de Alertas Epidemiológicas está integrado en la actualidad por cuatro facultativos, una jefa de sección titulada en Farmacia y varios sanitarios en la sección de Programas, que también cuentan con la colaboración de un MIR contratado por el área sanitaria.

A la hora de efectuar el rastreo, la función de estos profesionales empieza en el momento en el que se detecta un positivo por Covid. El facultativo de Atención Primaria correspondiente es el encargado de solicitar al paciente la relación de contactos estrechos que posteriormente debe enviar a la central de seguimiento. A partir de aquí, se procede a aislar a estas personas que estuvieron más de 20 minutos a menos de dos metros con el positivo y se les realiza la prueba diagnóstica para detectar si están o no contagiados.

En el momento en el que se registran tres positivos en un mismo entorno, bien sea familiar, profesional o de amistades, es cuando se considera que existe un brote como tal y se aplican otros protocolos preventivos, ya que si de las 48 horas antes no sacan la información necesaria, los rastreadores deben remontarse a 14 días antes de los síntomas.

Como dato relevante, cabe destacar que en Pontevedra la media suele ser de entre cuatro o seis contactos estrechos, pero Miguel Álvarez Deza asegura que "hay casos en los que se han llegado a contabilizar hasta más de 30".

Compartir el artículo

stats