Publicaban anuncios de servicios sexuales en páginas web y utilizaban los números de las personas que contactaban para amenazarlas con el objetivo de sacarles dinero. Para intimidar, advertían de que no pagar conllevaba un peligro de muerte, e incluso llegaron a enviar el vídeo de una ejecución. Una red de presuntos extorsionadores deja una treintena de víctimas por toda España. Una, tras pagar 36.500, intentó suicidarse ante la situación de amenazas y continuas exigencias.

En la provincia de Ourense, ocho presuntos implicados fueron detenidos en noviembre en la ciudad y O Carballiño, y otra persona más, investigada Tres integrantes de este grupo criminal han ingresado en prisión.

La bautizada por las autoridades como Operación Aurora sigue abierta y, según la comisaría provincial, en los hechos han participado, al menos, 18 personas en las provincias de Ourense y A Coruña, más otro no identificado que ha operado desde el extranjero.

La Policía atribuye por el momento 28 delitos de amenazas, pertenencia a grupo criminal y blanqueo de capitales. Los presuntos autores comenzaron su actividad el 21 de octubre de 2021, logrando 71.600 euros. Además, los presuntos autores participaron en otros 11 casos de amenazas que ya investiga la justicia, con 12.298 euros de botín. Presuntamente, el grupo estaba organizando una nueva campaña de extorsiones.

El 31 de octubre, el grupo contra el ciberdelito de la Brigada Provincial de la Policía Judicial recibió una denuncia procedente de Málaga. La víctima relató que le habían exigido un pago de 1.500 euros tras haber contactado por teléfono los días previos con varias mujeres que ofrecían servicios sexuales, cuyas líneas se anunciaban en una página web de contactos.

El denunciante aseguró que finalmente no había llegado a concretar una cita. Los agentes iniciaron la investigación y constataron la existencia de al menos otras 27 víctimas de un mismo modus operandi, en las provincias de A Coruña, Alicante, Burgos, Córdoba, Granada, Gran Canaria, Huelva, León, Madrid, Málaga, Murcia, Pamplona, Ourense, Pontevedra, Salamanca, Sevilla, Valencia, Tenerife y Zaragoza.

“Si no pagas, te mataremos a ti o a un familiar tuyo”

Según informa la Policía, el grupo criminal insertaba anuncios de teléfonos en páginas web de servicios sexuales, para conseguir que potenciales clientes se pusieran en contacto. No se llegaba a concertar cita alguna, pero la organización conseguía los teléfonos de sus víctimas, a las que exigía el pago de una determinada cantidad.

Cometían la extorsión por mensaje o llamada, intimidando a las víctimas para que pagaran una especie de multa por hacer perder el tiempo a sus “chicas”. Según la Policía, utilizaban frases como: “Si te niegas a pagar, los sicarios irán a por ti” o “si no pagas, te mataremos a ti o a un familiar tuyo”. Incluso remitían fotografías de armas de fuego, miembros corporales amputados y vídeos de una ejecución con arma blanca.

El modo de pago propuesto por los autores varía, cuando las víctimas accedían a pagar. En ocasiones solicitaban transferencia bancaria, en otros casos un ingreso en efectivo en un cajero, y también se empleaban transferencias monetarias a través de servicios empresariales, o plataformas móviles de pago. Los ingresos de las extorsiones iban a parar a entidades bancarias de España y también del extranjero.

Formalizado el pago, la pesadilla no terminaba para algunas víctimas. La Policía indica que los autores seguían demandando pagos posteriores. La presión no cesaba hasta que los perjudicados interponían denuncia, temerosos de que las amenazas se materializaran.

Una víctima pagó 36.500 euros

Los pagos a la red de extorsionadores van desde los 100 a los 36.500 euros que llegó a ingresar una sola víctima, que además intentó suicidarse por la situación que le hicieron sufrir. Entre las 28 víctimas detectadas por el momento, las entregas de dinero suman un total de 71.600 euros en poco más de un año.

El 16 de noviembre fueron detenidas 8 personas en Ourense y O Carballiño. En dos registros en dos domicilios de ambas localidades, se halló documentación, las tarjetas utilizadas para la comisión de los hechos delictivos, teléfonos y material informático relacionado con la investigación.

Los detenidos son siete varones y una mujer. También fue trasladada a la comisaría otra mujer, investigada pero no detenida. Con todo, los investigadores concluyen que han participado, al menos, 18 individuos en Galicia (Ourense y A Coruña) y, como mínimo, otro no identificado que estaría participando desde el extranjero.