“Seguimos sen cobrar. Nin Prosetecnisa nin GFS nin o Sergas nin Serveo nos dan ningunha explicación”. Ese es el alegato de los trabajadores de seguridad del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense que llevan meses sin cobrar y ante la petición de información nadie les aporta claridad.

Decenas de trabajadores se concentraron ayer en el entorno hospitalario para visibilizar el descontento que llevan acumulando meses y además desde el sindicato CIG denuncian la “represión” contra el personal que reclama el cumplimiento de sus derechos.

En el mes de octubre se produjo un cambio de empresa en la prestación del servicio de seguridad, los trabajadores cuentan que “no cobramos la nómina de septiembre ni tampoco el finiquito, pero resulta que el jefe de la empresa entrante es el mismo de la saliente y nosotros reclamamos la nómina de septiembre más el finiquito y nadie nos garantiza nada”.

Según estiman la deuda es de 3.500 euros por los 30 trabajadores que hay en Ourense, más los 5 de Verín y los 5 del hospital barquense. Sobre estos dicen que “en estos casos la situación es peor ya que llevan 6 meses sin cobrar y su situación es más preocupante”.

Señalan también que la nómina de octubre, con la nueva empresa, sí que la cobraron y manifiestan que “nadie se pone en contacto con nosotros y no nos garantizan que vamos a cobrar ese dinero, por lo que nos seguiremos concentrando hasta que lo cobremos o nos lo garanticen”. Critican la inacción de los delegados sindicales que “no aparecen” y dicen que “nos movemos nosotros mismos”. Esperan seguir con la presión colectiva, para conseguir lo que “es nuestro”.