Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lobios pide mayor control de las visitas con la apertura de fronteras

Los vecinos, preocupados por la afluencia de turistas que generan el parque y el balneario - El Concello se reunirá con la Guardia Civil

Está próximo el 1 de julio cuando se abrirán las fronteras, y algunos vecinos de Lobios muestran su preocupación al ser un municipio muy turístico por su balneario que atrae gran afluencia de gente así como su Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés. Están inquietos por ser una zona con gran afluencia de portugueses y de otras nacionalidades. Hay quien apunta que "empieza la gente a moverse y las fuerzas del orden público son muy escasos y se comparten con toda la comarca de Celanova, y ello puede ser un problema este verano".

Se abren las fronteras el próximo miércoles, y hay incluso quien confiaba en que en el pleno ordinario que debía celebrarse ayer se tratara este asunto de la seguridad, y aún así "creo que vamos un poco tarde, solo cuatro días para regular esto con una normativa municipal. A la gente hay que informarla de lo que pueden hacer o no antes de llegar al lugar. A mayores tenemos población de mucho riesgo, muy mayor. Estamos intranquilos".

Este vecino lamenta que en el medio rural "no hay mucha ayuda y deberíamos solicitar que la gente del Ejército que vienen a vigilar los incendios nos echen una mano porque aunque no pueden sancionar, el uniforme coacciona un poco". Pero también son conscientes de que "hay que ser condescendientes y tener sensibilidad con quienes pasaron mucho tiempo encerrados en pisos pequeños, y ofrecerles ahora un espacio donde respirar pero hay que compaginarlo con la población de riesgo que tenemos, buscar un equilibrio, y con la apertura de la frontera el día 1 vamos un poco tarde en este sentido".

Pero si los vecinos en general tienen esta preocupación, desde la comunidad de montes en particular destacan el problema de estar caducado el Plan Rector de Usos y Gestión (PRUG) del parque natural del Xurés, que no se renovó, y confían que el Concello a través de una normativa limite el acceso de vehículos a zonas como las Minas de las Sombras, las charcas del río Vilameá, la pista que va a las Antenas, entre otras, y así "evitar las aglomeraciones al no poder llegar en coche, y que cuando haya infracción puedan sancionar".

Por su parte, la alcaldesa, Mari Carmen Yáñez, explica que el pleno de ayer se aplazó hasta primeros de julio a petición del secretario, pero que está prevista una reunión la próxima semana con la dirección del parque y el sargento de la Guardia Civil para tratar la problemática que pueda surgir por la apertura de fronteras. Comparte la preocupación vecinal y apela a la responsabilidad individual de cada persona.

Compartir el artículo

stats