El PP rechaza que el ORAL gestione impuestos porque es una privatización

Los populares y AV impidieron que el tributo de vehículos lo cobre la entidad que depende de la Diputación de Pontevedra | El argumento de la oposición sorprendió al gobierno

Las oficinas del ORAL en Cangas.

Las oficinas del ORAL en Cangas. / GONZALO NUNEZ

El presidente de la Diputación de Pontevedra, el popular, Luis López, debió quedarse sorprendido el viernes al ver como sus correligionarios de Cangas aseguraban que la Diputación de Pontevedra es una empresa privada. Ésta fue la razón esgrimida por el grupo municipal del PP para rechazar la propuesta del gobierno local para que fuera el Organismo de Recaudación de la Administración Local (ORAL), que depende de la mencionada institución provincial, gestionara el cobro del impuesto de vehículos. Pero no solo lo piensa el PP que el ORAL es una empresa privada, también la concejala de Alternativa dos Veciños, Victoria Portas, que dijo aquello de que la “verdadera izquierda no privatiza”. El que más sorprendido debió quedar con todo esto de la privatización debió ser el concejal del PP, Pío Millán, que trabaja en el ORAL por oposición.

El concejal de Facenda, Óliver Álvarez, explicó que su propuesta tenía la intención de mejorar la gestión del impuesto y facilitar a los vecinos el pago a través de la oficina virtual, además de conseguir un ahorro de 27.000 euros. El portavoz del PP en ese punto, Rafael Soliño, mencionó que cuando se cobra por una gestión es una privatización, y el ORAL cobra por ello al Concello. Considera el PP que el ahorro no es tal, porque se paga al ORAL y que ese dinero debe destinarse a otras cosas de más necesidad. La portavoz de AV echó cálculos, tiró líneas, resolvió ecuaciones y dijo que con el dinero que se le pagaba al ORAL daría para contratar cuatro personas y media para realizar la labor que se quiere entregar a la Diputación. Fue entonces cuando al portavoz del PSOE, Iria Malvido, también se sintió sorprendida porque la oposición hablara de privatización. Dirigiéndose al PP manifestó que “a lo mejor, ahora, que está en sus manos, piensen que la Diputación sí es una empresa”.

Por su parte, la alcaldesa de Cangas, Araceli Gestido, ironizó con que era un día histórico, porque el PP había dejado claro su apuesta por la gestión pública. “El del PP de Cangas es un ejemplo para el país”.

Lo que ofreció también el pleno del viernes es que no hay secretos de estado, que el de silencio de la lucha contra el ciberataque fue una quimera, que no se puede confiar en nadie, porque a todo se le quiere sacar rédito político, sin ningún tipo de pudor, aunque el Concello de Cangas estuviera en peligro. Y así lo manifestó el interventor en el pleno, que con el ciberataque se había vivido una situación límite, que desde la oposición, ,ahora, se intentan menospreciar y reconvertir en un ataque continuado.

El pleno ofreció también un nuevo episodio de enfrentamiento entre Victoria Portas e Iria Malvido. La edil de AV ve un ataque personal las réplicas de la portavoz socialista. Así sucedió durante el debate de los presupuestos, cuando la concejala del PSOE ironizó diciéndole a Portas que si quería que el gobierno dijera que ella era magnifica, que lo hacía todo muy bien, que era estupenda, que sabía más que nadie, pues no había problemas, se lo dirían. El tono enfadó a Portas, que recordó que una de las condiciones del pacto para que cobrase el gobierno era que no se le faltara al respeto y que Iria Malvido lo estaba haciendo de nuevo. Solo era un intervención, una réplica a una dura intervención de Portas en el debate de los presupuestos, que quedaron rechazados por la oposición que conforman PP y AV, cada vez más unidos.