Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La propuesta de ENIL en Darbo desata dudas en los propietarios, que exigen concretarla para dar el sí

La alcaldesa y sus asesores explicaron ayer los planes del Concello a medio centenar de propietarios afectados por el ENIL. | // G.NÚÑEZ

La propuesta municipal de declarar Espazo Natural de Interese Local (ENIL) la franja costera entre Punta Balea y la playa de Liméns, que coincide en la práctica con la zona de dominio público marítimo terrestre afectado por la Ley de Costas, causa división de opiniones entre los propietarios del terreno, que, en general, reconocen sus valores ambientales y la necesidad de protegerlos, pero rechazan que se pongan en riesgo sus derechos sobre el territorio, que se amplíen las restricciones y que la Administración pueda recoger los beneficios sin rebajar las cargas fiscales. El Concello realizó ayer un primer intento de convencerlos en una reunión a la que acudieron alrededor de medio centenar de vecinos, la mayoría pequeños propietarios que exigen un proyecto o una propuesta más concreta para estudiarla a fondo antes de dar el sí, y la alcaldesa se comprometió a poner a su disposición una memoria detallada elaborada por la empresa Xesmega, que data de 2018 y que habrá que actualizar para adaptarla a los recientes cambios legislativos.

En la propuesta, promovida hace un lustro por la asociación de anillamiento de aves Anduriña y respaldada en asamblea por los comuneros de Darbo, que son los dueños mayoritarios de ese ámbito, figuran 152 parcelas de muy distintas dimensiones. Victoria Portas remitió cartas de convocatoria a 56 titulares, ya que la propiedad de muchas de las demás fincas, 44, está en investigación, y otras pertenecen a Abanca o Frigoríficos del Morrazo, “con los que también se habló”, aunque no fueron convocados ayer. La regidora, que compareció en el salón de plenos acompañada por una abogada del despacho que asesora juridicamente al Concello y un técnico municipal de Medio Ambiente, insistió durante su intervención en que el ENIL será beneficioso para el medio ambiente y para la promoción turística de Cangas, que no supondrá afectar el territorio más que lo que ya lo hace la Ley de Costas y que la Administración local podría acceder a importantes subvenciones para poner en valor el entorno. Un objetivo que no parece viable si los dueños no le dan respaldo mayoritario.

Las dudas de los vecinos surgen en torno al control de sus parcelas y construcciones, que temen perder en beneficio del Concello, y las restricciones de cultivos, aunque Portas garantiza que los tradicionales no se verían afectados y de lo que se trata es de eliminar maleza y especies invasoras para proteger el hábitat autóctono y emblemas como la laguna de A Congorza. La reparación de pistas y caminos, desbroces y trabajos forestales o vallados de zonas protegidas las asumiría la Administración, aunque ese estadio no se alcanzará a corto plazo, porque la Xunta exige un amplio respaldo para darle trámite a la solicitud de ENIL y actualmente “estamos en el germen” del proyecto. Si los dueños asienten, habría que redactar un documento más exhaustivo, abrir un plazo de alegaciones, llevar la propuesta al Pleno de la Corporación y superar otros tramites administrativos.

Espacio propuesto para el ENIL entre Punta Balea y As Barreiras, delimitado en verde. | // G.NÚÑEZ

“¿Qué porcentaje de síes se necesita para seguir adelante?”, preguntó una de las vecinas presentes. La alcaldesa y la abogada del Concello dicen que la Xunta no lo concreta, aunque resulta inviable si la superficie que se ofrece “es ridícula” y el ámbito quedara convertido en “un colador”, salpìcado de parcelas que pertenecen al ENIL alternando con otras que no lo son. Victoria Portas les pide “que se lo piensen, que le den las vueltas que haga falta e intenten resolver todas sus dudas” antes de responder. También que aclaren la titularidad, dimensiones y lindes de sus parcelas para plasmarlas en la documentación que maneja el Concello y una propuesta nítida a disposición de los interesados, a los que prevé convocar de nuevo con ánimo de avanzar.

Rifirrafe entre dueños privados y conservacionistas

Aunque la reunión de ayer transcurrió sin incidentes relevantes, evidenció posicionamientos muy distintos entre los representantes de la Comunidade de Montes de Darbo y del grupo de anillamiento de aves Anduriña con algunos propietarios particulares. Los primeros defienden el ENIL con el argumento de que pondrá en valor la riqueza natural del entorno y garantizará su mantenimiento y conservación, mientras los segundos cuestionan el modelo porque creen que la Administración seguirá dando pasos para limitar los usos sin darle a cambio ningún beneficio o un tratamiento fiscal diferenciado. Algunos de los presentes ya anunciaron su oposición frontal a la iniciativa, que no piensan firmar, aunque la mayoría se mantiene a la expectativa y no dará una respuesta definitiva hasta contar con una propuesta más concreta y otros elementos de juicio. “Si la mayoría decís no, pues el ENIL no se hace, aunque sería una pena para Cangas”, sentencia la alcaldesa, Victoria Portas, que seguirá trabajando para alcanzar un “acuerdo básico” con garantías de éxito.

Compartir el artículo

stats