Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ENIL de Punta Balea plantea retomar la actividad agrícola para recuperar especies

La memoria encargada por el Concello para este Espacio Natural de Interés Local prevé usos turísticos, científicos y educativos en el ámbito a proteger, de 45 hectáreas en Darbo

La Laguna de Massó, en la zona de Punta Balea. // Santos Álvarez

El proyecto para la declaración del Espacio Natural de Interés Local (ENIL) de Punta Balea-As Barreiras, en Darbo, consiste en una memoria descriptiva de 35 páginas, además de planos, que elaboró la empresa ourensana Xesmega por encargo del Concello. El trabajo acaba de completarse. El alcalde, Xosé Manuel Pazos lo ha retomado en este segundo mandato a través del edil de Urbanismo y también de Medio Ambiente, el sociasta Hugo Fandiño, que señala que el estudio está pendiente de unas correcciones, por lo que podrá llevarse a pleno para que la Xunta apruebe la propuesta de declaración del ENIL. Con esta figura recogida en la Ley de Conservación de la Naturaleza de 2001 y desarrollada por decreto en 2005, se persigue la conservación de las especies y hábitats que hay en las 45 hectáreas de su delimitación, en el frente litoral de Darbo, de los que la gran mayoría es propiedad de la Mancomunidad de Montes de esta parroquia.

En Galicia hay cuatro Espacios Naturales de Interés Local, el último de ellos, aprobado por la Xunta en marzo de este año, para un tramo del río Os Gafos en la zona urbana de Pontevedra. Los otros ENIL son los de A Xunqueira de Alba (también en el municipio de Pontevedra que data de 2012), Loio- Ruxidoira (en Paradela-Lugo y que obtuvo la declaración definitiva en 2013) y Puzo do Lago (declarado en 2014 y localizado en Maside, Ourense).

El ENIL de Punta Balea-As Barreiras está promovido por el Concello, impulsado por el Grupo de Anelamento Anduriña, que preside Antonio Fernández Cordeiro y que ha aportado muchos de los datos de la fauna y flora.

¿Pero que supondrá esta protección? En la memoria desctriptiva constan que los usos y aprovechamientos permitidos serán los tradicionales y no tradicionales, entendiendo como tradicionales los que históricamente se desarrollaron en el espacio, en este caso las actividades agrícolas "orientadas ao cultivo de subsistencia". Señalan que el abandono del uso agrícola del suelo fue uno de los motivos de la pérdida de la diversidad de especies en la zona "polo que planease retomar estas actividades para unha recuperación das especies asociadas aos ambentes agrícolas". También se permitirá, después de consultas con la Cofradía de Pescadores, el marisqueo a pie de almeja en las zonas de playa. La cofradía también confirmaba que estaba permitida la extracción de algas y lapa en toda la costa del espacio. En cuanto a las actividades no tradicionales, consta que todas las que se vayan a ejercer en el ámbito, excepto el turismo particular, deben ser comunicadas por el interesado al gestor, en este caso, el Concello de Cangas para que emita autotrización. Se trata de actividades que deben ser compatibles con la conservación de los valores que motivan la declaración del ENIL. Para regularlas, se establecerá un plan de conservación con normas relativas a los usos y posibles actividades admitidas. Los principales usos son el turismo y las actividades científicas y educativas, "que serán permitidas sempre que sexan compatibles coa conservación do medio natural".

En el aprtado de actividades que se pueden desarrollar, el estudio difeencia dos grupos: las asociadas a servicios cara la población y las enfocadas al acondicionamiento del espacio. En el primer caso se contemplan servicios de alimentación, visitas guiadas y la regulación de las instalaciones y actividades de salvamento y socorrismo.Para las actividades enfocadas a la mejora y mantenimiento del espacio, se establecerán unos objetivos en los que se basarán las actividades: preservación del espacio natural, control de las actividades que alteren o puedan alterar el valor y garantizar la actuación enfocadas a la regeneración del medio.

Entre las medidas y programas a adoptar, la memoria del ENIL destablece la realización periódica de inventarios de flora y fauna, así como de análisis del estado de conservación de los hábitats para adoptar medidas; elaboración de programas de limpieza de áreas afectadas por contaminación de vertidos de residuos que, por otra parte, ya está realizando Anduriña y la Comunidad de Montes de Darbo; elaboración de programas para la regeneración y mantenimiento de la biodiversidad, en donde se incluye la recuperación del uso agrícola; elaboración de programas para la erradicación de especies exóticas invasoras; programas de información ambiental e instalación de cercados.

El presupuesto que baraja el estudio es de unos 300.000 euros, de los que 6.500 son para el mantenimiento dunar; 16.375 para acondicionamiento de caminos del sistema duna; 12.000 para control de plantas exóticas; 35.000 para repoblaciones; 100.000 para desbroces y mantenimiento; 38.000 para vallados; 8.000 para señalización; 70.000 para acondicionamiento del túnel y casi 13.000 para implantación de la actividad agrícola.

Compartir el artículo

stats