Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbaser seguirá con la recogida de basura con renovaciones mensuales del contrato

Los tres regidores, técnicos de la Mancomunidade y la teniente de alcaldesa de Moaña, en la reunión de ayer. | GONZALO NÚÑEZ

La empresa concesionaria del servicio de recogida de la basura en la comarca, Urbaser, acepta seguir prestando el servicio a partir del 31 de octubre, cuando concluya la prórroga del contrato con la Mancomunidade do Morrazo. Así lo acordó con este organismo supramunicipal en las conversaciones mantenidas a lo largo de los últimos días, después de que las tres alcaldías acordasen solicitarle que siga en el servicio varios meses más, mientras ultiman su rescate para gestionar directamente desde la Mancomunidade la recogida de residuos. La intención de los alcaldes es que en los primeros meses de 2022 se pueda dejar listo ese rescate.

Para poder hacerlo efectivo en cuanto la Mancomunidade tenga claros los costes y cerrada la subrogación de la plantilla, el acuerdo pasa por prorrogar el actual contrato mes a mes, tal y como explica la presidenta de turno y alcaldesa de Moaña, Leticia Santos. Urbaser tendría que seguir de todas formas con el servicio, al tratarse de un trabajo esencial que no podría quedar sin prestarse.

De momento no está cerrado el pago que la Mancomunidade debe acometer cada mes a la concesionaria durante este periodo de transición, pero Santos señala que la intención es que los pagos sean los mismos. El último año el organismo pagó 138.500 euros cada mes a esta empresa. Desde Urbaser sí que ofrecieron ciertas mejoras como una limpieza más frecuente de contenedores a cambio de un precio más alto, pero no parece haber intención por parte de los alcaldes de renegociar el precio.

La decisión de prorrogar la gestión de Urbaser, aunque sea durante un periodo de transición, ha sido muy controvertida y criticada duramente por los concejales del PP en la comarca. Y es que los gobiernos locales llevan meses cargando contra una gestión que consideran “insuficiente” e incluso han encargado a la consultora Lagares la realización de informes sobre el grado de cumplimiento del contrato, que podrían derivar en la apertura de algún expediente. Desde el PP criticaron en su día la “improvisación” de no tener una alternativa lista antes de que finalice octubre.

Urbaser se ha hecho con este contrato después de la renuncia por parte de la anterior concesionaria, Recolte. Los técnicos de la Mancomunidade aceptaron la cesión del contrato sin un nuevo concurso público al encontrarse ya a finales de 2019 en prórroga y con un tiempo limitado por delante.

Ayer, los tres regidores acordaron la creación de la comisión de trabajo que debe lograr el rescate del servicio en los próximos meses. En ella se encuentran todos los técnicos de la Mancomunidade.

Por otro lado, se fijó para este miércoles 27 de octubre la reunión de la junta de gobierno de este órgano, que debe refrendar acuerdos como la propia decisión de que Urbaser siga prestando el servicio durante los próximos meses. Mientras tanto, las negociaciones con la concesionaria seguirán hasta que finalice el mes.

Desde el partido con más concejales en la comarca pero en la oposición de los tres concellos, el PP, reclamaron varias veces la convocatoria de una asamblea para acordar este tipo de decisiones. Pío Millán, del PP de Cangas, exigió también conocer el informe encargado a Lagares sobre la viabilidad de la prestación pública del servicio de recogida de la basura, al entender que el único informe previo con el que cuentan desaconsejaba esta postura al considerar que sería económicamente más costosa.

En cuanto a la plantilla de trabajadores, son más de 30 los que debe subrogar la Mancomunidade. La intención es que mantengan todos los derechos adquiridos y los salarios que perciben actualmente.

El personal se comprometió a colaborar en el diseño de rutas y frecuencias de recogida de contenedores para hacer el servicio más eficiente, pero sus representantes sindicales reclaman un refuerzo en los meses de verano, al demostrarse este mismo año cómo se dispara la carga de trabajo.

Por otro lado, la Mancomunidade va a licitar la adquisición de 250 nuevos contenedores de carga trasera, con capacidad para 800 litros cada uno, así como 130 de carga lateral con capacidad para 3.200 litros. Se suman a los 150 comprados el pasado verano.

Restos de podas acumulados en Samertolaméu.

Los restos de podas se acumulan en Meira

Mientras la Mancomunidade trata de resolver la gestión futura de la recogida de la basura, se suceden las quejas por el estado actual del servicio. Son distintos los puntos en los que se denuncia un retraso en la recogida, sobre todo en los contenedores de reciclaje de envases, de vidrio o de papel.

La Asociación de Veciños NovaMeira, de esta parroquia moañesa, elevó sus críticas por la situación de las jaulas para depositar restos de podas en Samertolaméu, en el entorno del parque infantil.

Señalan que los restos vegetales se acumulan desde hace más de un mes, implicando problemas de limpieza y, además, riesgo de incendio, al estar secos todos los restos. “Podría arder solo con una colilla”, lamentan.

Piden, desde este colectivo, que los Concellos exijan a Urbaser el cumplimiento del vaciado regular de los contenedores para poner fin a este tipo de deficiencias.

Los informes que se encargaron a Lagares desvelan, según los propios alcaldes, irregularidades reiteradas e incumplimientos del contrato que ahora seguirá prorrogado al menos durante varios meses más.

Compartir el artículo

stats