Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La (pen)última dorna de Ons regresa a casa

Víctor Domínguez junto a la "Elvira", la última dorna de Ons, recién restaurada. Santos Álvarez

“Elvira” regresará en los próximos días a casa. Se trata de la última dorna que había en la isla de Ons, que llevaba varios años guardada a la espera de que llegase el momento de su restauración. Gracias a la convocatoria de ayudas del Parque Nacional Illas Atlánticas la Asociación Os Galos acaba de completar esa ansiada recuperación de esta histórica embarcación, que se encontraba en mal estado de conservación. Ahora será trasladada de nuevo a Ons, donde se expondrá en las instalaciones del centro de interpretación y de visitantes de la isla bueuesa.

No estará en la Praia das Dornas, pero regresará a casa completamente restaurada y luciendo sus mejores galas. “Elvira”, que es la última dorna que se conservaba en la isla de Ons, volverá en unos días a su lugar de origen después de que la Asociación de Amigos das Embarcacións Tradicionais Os Galos la restaurase gracias a un convenio con el Parque Nacional Illas Atlánticas. El barco llevaba prácticamente una década guardado en un alpendre de la isla a la espera de que llegase el momento de su recuperación. “Parecía imposible poder restaurarla porque estaba muy estropeada. Resultaba más barato hacer una nueva, pero al final conseguimos recuperarla y mantener todo su valor histórico y patrimonial”, destaca el presidente de Os Galos, Víctor Domínguez.

Estado de la "Elvira" cuando llegó al taller de Os Galos. Fdv

La embarcación, con una eslora de entre 4,20 y 4,30 metros, era propiedad de José Vidal Patiño, más conocido como Checho y el nombre de “Elvira” era un homenaje a su esposa. Cuando llegó el momento de deshacerse de ella para encargar una nueva dorna, desde el Parque Nacional Illas Atlánticas mostraron su interés en conservar la original debido a su marcado carácter histórico y simbolismo. Era la última dorna de la isla de Ons, una embarcación que probablemente data de la década de 1960 y cuando las numerosas embarcaciones de esta tipología daban nombre a la Praia das Dornas.

Después de varias gestiones el barco fue trasladado a un inmueble de Ons que Parques Nacionales emplea como almacén, donde permaneció durante varios años aguardando que llegase el momento de su resurrección. Esa oportunidad finalmente se acaba de materializar gracias a la convocatoria de subvenciones del año 2021 para los municipios del área de influencia socieconómica del parque nacional. La Asociación Os Galos recibió una ayuda de casi 3.900 euros con la que pudo obrar lo que antes de empezar parecía casi un milagro.

“La reparación era realmente complicada por el estado en el que se encontraba. Prácticamente ya no existía la estampa de la popa porque faltaban el codaste y el barragán”, explica Víctor Domínguez. Los daños por el paso del tiempo afectaban también a otros elementos, como la tapa de la tilla o los corredores de la embarcación. “Antes de nada lo primero que tuvimos que hacer fue consolidarla bien y luego acometer la reparación”, añade.

La "Elvira" durante el proceso de restauración. Fdv

Traslado a Bueu

La dorna polbeira tuvo que ser transportada desde Ons hasta Bueu, donde Os Galos tiene su taller de trabajo. El personal de Parques Nacionales se encargó de bajar la “Elvira” hasta el muelle de la isla, donde fue cargada a bordo del barco “Real Madrid”. Esta embarcación se encarga habitualmente de llevar material a la isla y dispone de una grúa con la que izó la dorna y la colocó sobre su cubierta. Cuando llegó a Bueu la “Elvira” fue trasladada a la nave de Petís, donde se ubica el taller de reparación de Os Galos.

“La embarcación está fabricada en madera de pino y a pesar del estado en el que se encontraba la reparación fue relativamente rápida, nos llevó sobre un mes”, cuenta Domínguez. Ese trabajo está recién finalizado y “Elvira” luce en estos momentos su mejor aspecto.

Ahora la previsión es que regrese a su lugar de origen. El objetivo de la subvención era restaurar la última dorna polbeira de Ons y que pudiese ser expuesta en la propia isla. El lugar elegido es el centro de interpretación y de visitantes del archipiélago, acondicionado en la antigua escuela de Ons. El viaje de vuelta será nuevamente a bordo del “Real Madrid” y está previsto que sea esta misma semana, aunque la fecha dependerá de las condiciones del mar.

La dorna polbeira "Elvira" ya completamente restaurada con una subvención de Parques Nacionales. Santos Álvarez

Una réplica de “A Roiba”, la dorna de Vázquez Molezún

La actividad de Os Galos para mantener viva la memoria de las embarcaciones tradicionales de Bueu y de la ría de Pontevedra no cesa. La asociación se ha embarcado esta misma semana en un nuevo proyecto: la construcción de una dorna de tope, que será una réplica de “A Roiba”, la embarcación del arquitecto Ramón Vázquez Molezún. Los trabajos comenzaron el martes y están dirigidos por el último carpintero de ribera de Bueu, Manuel González “Purro”, que anteriormente ya colaboró con Os Galos para la construcción del bote polbeiro “Vila de Bueu”. “Es un tipo de construcción diferente a la dorna de tingladillo, que son las más comunes, y en las que las piezas de madera van montadas como en un tejado”, explica Víctor Domínguez. En este caso los bances no van superpuestos, sino que van arrimados y apretados unos contra otros. A tope entre ellos.

Manuel González "Purro" dirige el taller para la construcción de una nueva dorna de tope. | // S.ÁLVAREZ

La embarcación original fue construida por otro de los grandes carpinteros de ribera de Bueu: el conocido señor Marín. Fue un encargo del conocido arquitecto Vázquez Molezún, Premio Nacional de Arquitectura en 1953 y que tenía la famosa casa-barco de A Roiba, en Beluso. La viuda donó la embarcación a Os Galos en el año 2003, en el décimo aniversario del fallecimiento de Molezún, y el propio Víctor Domínguez junto al ingeniero técnico naval Fidel Simes se encargaron de levantar los planos para facilitar su conservación.

“La original tiene una eslora de 4,20 metros y es una especie de híbrido entre dorna y bote. Es un barco que ya tiene muchos años y nuestra intención es donarlo al Museo Massó porque es la última dorna de tope de la ría de Pontevedra”, cuentan desde Os Galos. Dentro de poco tendrá una hermana casi gemela. La réplica en la que trabajan Os Galos será algo más grande, con una eslora de 5,40 metros.

Compartir el artículo

stats